La justicia es bien oportuna en El Salvador

Vamos a establecer definiciones primero:

SWEEPS

Hay tres momentos puntuales durante cada temporada que son vitales: los sweeps rating que pueden traducirse como barridos de audiencia.

Durante los meses de noviembre, febrero y mayo, la Nielsen Media Research realiza una medición exhaustiva de la audiencia de todas las cadenas de televisión en Estados Unidos, las nacionales y las locales. Es en esos momentos específicos cuando se mide la audiencia televisiva real. Los  resultados obtenidos sirven para establecer las tarifas publicitarias que las cadenas podrán negociar durante el trimestre posterior con los anunciantes. De las audiencias que obtengan durante esos “barridos” depende la cantidad de anunciantes interesados en contratar sus espacios publicitarios y lo más importante: el precio del minuto.

La elección de los meses para hacer los sweeps no es azarosa. La temporada de las series empieza a mediados de septiembre, así que el primer sweep que se realiza en Noviembre permite valorar la aceptación de las series nuevas y la respuesta de las series que retornan. El sweep de febrero mide la aceptación de las series estrenadas en la Midseason, cómo evolucionan las estrenadas en otoño y cómo se mantienen las veteranas. Y el último sweep que se realiza en mayo proporciona una visión global que permite establecer la evolución de la audiencia durante la temporada completa, saber qué series se consolidan y cuáles decaen, estableciendo las estrategias de la cadena de cara a la temporada siguiente.

Así que lo que determina los picos dramáticos, los grandes giros, la inclusión de episodios dobles, episodios especiales, crossovers, cliffhangers de infarto y apariciones estelares  en los episodios de una temporada no es un paradigma creativo. Es una estructura diseñada para que éstos coincidan con los períodos en que se realizarán los sweeps. Lo siento si he roto un poco la magia.

Ahora vamos a lo que nos ocupa. Llámenme “escéptico”, porque no encuentro otra manera de traducir eficazmente la palabra “cynical” (ya he hablado de eso antes, pero no lo linquearé).

¿Por qué?

Por las capturas en el caso de Katya Miranda. ¿Tenía que realizarse esto justo después de las elecciones? ¡Claro! No podíamos recordarle al pueblo salvadoreño la falta de justicia en El Salvador. Ya pasó la efervescencia, démosle un poco de realce a nuestra labor haciéndolo justo antes de que prescriba el caso. Así, si salen libres, nosotros hicimos lo que pudimos y ¡oops! ya no se puede hacer nada.

Ahora vamos a los otros señores que tanto nos alegran la vida: los de la iglesia. Ahora que ya no está el señor Lacayo (¡uy! me equivoqué, Lacalle) ya pueden venir a pedir justicia.

¿ven? Esas son todas las maravillas que el sistema salvadoreño puede ofrecer. Díganle a todos los turistas que vengan a regocijarse de ver cómo se maneja nuestro país. Es tan chiquito y está lleno de inmensas estupideces.

¡Quedan 14 días!

¿Es posible que no paguen por la violación y homicidio de la niña? ¿es posible? ¡no puede ser! sí es.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s