¿culturizándonos?

Estaba leyendo una entrada de esta señora que viene a defender su posición de “culturosa”, desde una posición bastante infantil, pero -por supuesto- llenándose de palabras tan grandes como “diáspora” y hablando del resentimiento, de inseguridades…¿lo dice alguien ADULTO que se pone a responderle a los jóvenes bloggeros? Luego nos habla de “miados” y de silbarles la vieja. Si todos los salvadoreños somos iguales, no soy salvadoreño. No quisiera gastar un medio eléctrónico en ser vulgar, perdón, en demostrar “mi idiosincracia”.

Como una persona que está dedicándose al teatro por las tardes, debo decir que yo tampoco me considero “artista”. Que, hace un par de meses, cuando me dijeron “¡ah! ¿entonces eres actor?”, tuve una duda de cuarenta mil millones doscientos veintidós segundos (¿ven? puedo ocupar muchas palabras para decir algo que sólo me llevaría una línea). ¿Por qué esa cuestión de no querer pertenecer a la élite pensante?

Yo sí puedo responderlo.

Por que está llena de gente pretenciosa, pseudo-intelectual, bohemia, que se dedica a contemplar al mundo desde su pedestal de perfección pero siempre rogando por poder llamar la atención, por ser vistos, hambrientos por “ser”, por validarse a través de otros.

Prefiero decir “me gusta esto”, “hago esto”…luego vendrán a decir que son mis miedos, mis inseguridades de juventud que no me permiten llenarme la boca para definirme a mí mismo. Pero no. Si de eso se trata “madurar”, prefiero seguir siendo este bicho inútil insistiendo en aprender cosas nuevas, más que en tratar de demostrarle al mundo quién soy, la cuestión es conmigo mismo y es en las situaciones adversas donde se demuestra tu calidad de persona (como cuando estás perdiendo un partido), ahí demostrás la forma en que competís, cómo manejas la presión y si tenés en mente lo que querés.

Ahora que podría haber un cambio, se demuestra que quizás esa zona cultural -con la que me codeo- no esté lista para ser distinta a los otros.

¡Por Dios! ¿Qué no nos damos cuenta de la calidad de la mayoría de obras que se presentan? Y, por otro lado, la cantidad de público que tienen; y, por otro lado, la moral de los que los critican sin hacer nada…es todo tan complejo. Es tan fácil creer que uno sólo tiene la razón. Es tan fácil concentrarse en su microcosmos (pude haber dicho “mundito”, pero quiero sonar elegante y presuntuoso), olvidándose de que -supuestamente- la idea era transformar una sociedad.

Anuncios

One comment

  1. Aniuxa · junio 18, 2009

    :I

    Y sí.

    Todo es demasiado complejo. Y extraño. Y concuerdo con vos.

    P.D.

    Me encanta el anuncio solicitando una plaza fantasma en el CNR jajajaja.

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s