Bien por usted, sir Edward

Pues sí, si ellos querían, ¿cuál es el problema?

14 de julio de 2009, 10:35 AM

LONDRES (AP) – El maestro británico Edward Downes, quien dirigió a la Filarmónica de la BBC y la Opera Real pero en años recientes sufrió problemas de audición y de la vista, murió con su esposa en una clínica de asistencia a suicidas en Suiza. Tenía 85 años; su esposa 74.
Los hijos de la pareja dijeron el martes que sus padres fallecieron el viernes “plácidamente bajo circunstancias de su propia elección”, en una clínica en Zurich operada por el grupo Dignitas.

“Luego de 54 años felices juntos, decidieron terminar con sus propias vidas en lugar de seguir luchando contra serios problemas de salud”, dijeron el hijo y la hija de la pareja, Caractacus y Boudicca, en un comunicado.

La misiva dice que Downes, a quien la reina Isabel II nombró Sir Edward en 1991, se había quedado casi ciego y estaba cada vez más sordo. Su esposa, otrora bailarina, coreógrafa y productora de televisión, se dedicó por años a trabajar como su asistente. Periódicos británicos reportaron que a ella le habían diagnosticado un cáncer.

El fundador de Dignitas, Ludwig A. Minelli, no pudo confirmar las muertes por razones de confidencialidad.

El manager de Downes, Jonathan Groves, se dijo conmovido por la noticia pero calificó la decisión de la pareja como “valiente”.

Estos suicidos fueron los más recientes en una serie de casos prominentes que han suscitado llamados de un cambio legal en Gran Bretaña, donde el suicidio asistido y la eutanasia están prohibidos.

Pese a las leyes, en años recientes las cortes británicas se han negado a condenar a personas que ayudan a sus seres queridos a viajar a clínicas en el extranjero para poner fin a sus vidas.

La Policía Metropolitana de Londres dijo que recibió notificación de los decesos y que estaba investigando.

Nacido en 1924 en Birmingham, en el centro de Inglaterra, Edward Downes estudió en la Universidad de Birmingham, La Universidad Real de Música y con el director alemán Hermann Scherchen.

En 1952 ingresó a la Opera Real de Londres como empleado subalterno; su primer trabajo fue como apuntador de la soprano Maria Callas. Debutó como director con la compañía al año siguiente y llegó a ser director musical adjunto. A lo largo de su vida mantuvo fuertes lazos con la Opera Real, para la cual dirigió 49 óperas distintas en más de 50 años.

También estuvo asociado durante décadas con la Orquesta Filarmónica de la BBC, de la que fue director principal y luego director emérito.

Downes era conocido por su apoyo a compositores británicos y su pasión por Prokofiev y Verdi. En los 70 llegó a ser director musical de la Opera Australiana, y dirigió la primera presentación en la Casa de la Opera de Sydney en 1973.

La pareja deja a sus dos hijos, quienes afirman sus padres “vivieron al máximo y se consideraban extremadamente afortunados de haber tenido vidas tan gratificantes, tanto profesional como personalmente”.

La familia dijo que no habrá funeral.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s