Relevante Salomón

Finamente terminé de leer el libro de Saramago, “El viaje del Elefante”. Como siempre, dejo un link a una crítica más profunda y profesional que la mía (que igual no impide que alguien se tome las cosas muy a pecho y me pegue una buena puteada que me marca de por vida física y emocionalmente).

Algo que nadie (espero) puede negar. Es que la obra de Saramago es muy buena. Y uno tiene que conocerla. Este libro se basa en sucesos que realmente pasaron, pero sólo sirven como marco general…no es que se trate de verdades históricas. Es como si yo me pusiera a recopilar datos sueltos del último capítulo de “Fin de Semana” y me inventara lo que pasó en el trasncurso de ese trascendental evento (aquí entre nos, tengo una morbosa curiosidad de ver ese último capítulo).

La cosa es que este libro no deja de ser bueno; pero sí ha hecho mejores. Las primeras cincuenta páginas (aproximadamente) son bien insulsas y uno las lee porque sabe que Saramago siempre promete algo mejor.

Y no lo voy a negar. Cuando se agarra el ritmo, no se puede soltar el libro. Es muy bueno. El viaje cuando incluye al elefante, al cornaca y al comandante es de lo mejor. De paso, los ignorantes como yo, aprendemos la palabra “Colombofilia“.

Pero ya uno bien interesado, se topa con Fritz y con Solimán…y esta etapa ya no es tan interesante y, dado que es la última, es el último sabor que te deja la obra en totalidad.

¡Es como “Atonement” (expiación)!

¿la han visto?

¿no?

Bueno, yo la volví a ver un día de estos y ahora sí ya pude ver una cosa. A mí si me gusta. La escena bizarra en la playa durante la guerra me hace acordarme de la racista Scarlett O’Hara pasando entre todos los heridos mientras la cámara se va hacia arriba y nos hace sentir toda esa desesperación de estar metido ahí. ¡Ese era mi paréntesis sabiondo! Bueno, la película a mí me gusta mucho, pero debo reconocer que ese final es bien feo…

(SPOILER ALERT)

Que Brioni nos diga que el final fue realmente triste no nos permite disfrutar el final feliz y, como no vemos con detalle, la parte triste, tampoco nos podemos sentir mal por lo que “realmente” pasó. Es un “podría haber sido una gran obra”.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s