Hablemos del Voluntariado

Tradicionalmente yo siempre he sido la persona que, cuando se discute ese tema, se pone del lado de las personas que “hacen algo”. Discutiendo con los que hablan de cambiar las estructuras, yo no estoy en desacuerdo (para nada), pero siempre suelo decir que hay personas que no se pueden dar el lujo de esperar tal cambio y se les debe satisfacer ciertas necesidades ya.

Últimamente he estado criticando bastante el voluntariado, pero el asistencialista ¿por qué? Porque se trata -en la mayoría de las veces- de gente que entra en las siguientes categorías:

1) Los que hacen UNA cosa y sienten que tienen pase directo al cielo y pueden continuar viviendo con la conciencia tranquila.

2) Los que lo hacen para conseguir publicidad y salir en fotografías donde quede constancia de lo buenas personas y activas que son.

3) Extranjeros (en su mayoría, aunque no exclusivamente) que lo hacen para tener algo en su curriculum y regresar a sus países con un valor agregado de lo concientes que son al ayudar al tercer mundo y con la posibilidad de presentarse como “expertos” en la situación de estos países.

 

Y muchas veces se cae en estas categorías ingenuamente…y estando joven, lo entiendo. Uno quisiera hacer cosas y cambiar el mundo y esta sociedad se aprovecha de ello. No se encamina a alguien así ¡de cuánta gente no podríamos ya haber hecho uso! “Si uno no cambia la sociedad, la sociedad lo cambia a uno”.

No se trata de dar por ser bueno, no se trata de ir a buscar un nuevo club social, debe tratarse de corregir una injusticia estructural, de tratar de hacer algo moralmente correcto y tradicionalmente esta visión sólo se acepta de alguien que viene de fuera. Eso me cae mal. ¿Por qué uno no puede movilizarse para ayudar BIEN a su propio país?

Y acá esta una foto de las casas que hace “Hábitat para la humanidad”. No sé cómo sea el proceso. No sé si la gente sea de los que ya mencioné. Pero lo que sí me gusta es que sean bastante callados con lo que hacen (comparativamente) y las casas sean CASAS, de verdad.

De todo lo mencionado creo que al final lo que más me cae mal es el hambre por publicitarse y que todo el mundo te vea siendo “bueno” y la actitud autocomplaciente con la que uno se convence de que ya todo está bien, ya cambié el mundo, soy lo máximo. Eso no se acaba hasta que se termina.

 

 inv

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s