Acabo de ver “La nana”

El MUNA presentó hoy esta película chilena a un precio de 5 dólares, en beneficio de las víctimas de los terremotos.

Mañana viernes la presentan a las “seis” en la Francisco Gavidia y, de nuevo, ahí otra vez el próximo viernes 19.

Pongo las “seis” entre comillas porque hoy era a las 7 y empezó a las siete y media y uno acostumbrado a llegar temprano a los eventos de ahí porque después no hay parqueo o ya no logra entrar tuvo que estar ahí calándose las puestas al día de la comunidad chilena “niña, vamos a tomarnos un cafe y chambriamos”.

 

En realidad esta es una entrada que debería venir a maldecir a la humanidad. Ya conté mi experiencia infernal viendo “The hurt locker”. “Alicia…” fue buena estéticamente, la vi en 3D (mi primera vez), lástima la historia.

Pero ahora creí que iba a ser distinto. Pero no. Quedé acorralado. A mi derecha un par de mujeres (de un grupo enorme de gente) que pasaban aclarándose la garganta todo el tiempo. Creí que eso sería todo, pero no. A mi izquierda, un grupo de viejas fastidiosas (medio moralistas) que tenían que empezar a adivinar (a todo volumen) lo que iba a pasar. Y, a pesar del tema de la película, me pareció bien pintoresco el hecho de que una -en tono de burla- le haya dicho a la otra “una así queres, ¿verdad?” (refiriéndose a una muchacha, chacha, sirvienta, cholera, doméstica…en Chile, “nana”).

A pesar de que, como el 98.4% de cine latino, tiene un pésimo sonido, La Nana es bonita. A pesar de durar casi las dos horas, yo creo que no lo habría sentido si hubiera estado yo solo en la sala (creo que me volveré un viejito loco, al menos eso me va a permitir putear a la gente y escupirla. Si los desangro, me llevaré mi casa en globo hasta Venezuela).

Creo que fue después de la mitad de la película que el sonido es aún peor y la gente finalmente se quedó callada tratando de averiguar qué decían y fue bonito. El cine chileno da sorpresas ultimamente. Se trata de una mujer defendiendo su “territorio” en la casa, de malas pulgas y de quien no llegamos a saber a ciencia cierta su historia, pero nos la podemos imaginar todos los que tenemos un par de dedos de frente y analizamos lo que debe ser vivir esa vida todo el tiempo, constantemente, sin una perspectiva de cambios, con la única certeza de que esa vida se va a mantener así…y a eso hay que aferrarse.

Me encantó el final. Es abierto, pero no loco y “pseudo-profundo-no-me-entiendan-porque-es-mi-pelicula-y-la-hice-sólo-para-mí”. Muy buena, pero busquen críticas más especializadas. Yo no sé cómo dar una sinopsis de una película sin decir más de la cuenta.

 

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s