Conquistando El Salvador

Que quizás venimos de California, que siempre fuimos “pleitistos” y cómo las montañas nos han ayudado desde siempre, además la huída de Diego de Holguín. Todo esto (y más) a continuación:

CONQUISTA DE EL SALVADOR

Aunque no hay datos exactos sobre quiénes habitaban lo que es El Salvador, numerosos historiadores de la época de la conquista, sostienen que fue poblado en épocas remotas por los seculares nahoas, llegados a Centroamérica de más al norte de México, probablemente de California. Las tribus nahoas que llegaron a El Salvador fueron llamadas más tarde pipiles. Parece que también habitaban el país los lencas y los chontales, pero llegados mucho después que los pipiles.

Dos expediciones y casi quince años de lucha se necesitaron para lograr la sumisión del señorío aborigen de Cuscatlán y cacicazgos de la región.

Pedro de Alvarado usando filtros de instagram

Pedro de Alvarado usando filtros de instagram

La primera de estas expediciones fue dirigida personalmente por el adelantado de Guatemala, Don Pedro de Alvarado. Este había juzgado que la empresa era fácil, pues, según él llevaba propósitos de “calar hasta cien leguas” y pasar el invierno de 1524, en las tierras que esperaba conquistar.

El 7 de junio, después de cruzar el río Paz, penetró en el actual territorio de El Salvador, encontrando totalmente abandonados los pueblos de Mochizalco y Acatepeque, en la actual región de Ahuachapán.

El 8 de junio se dirigió a la población marítima de Acaxual o Acajutla, donde tuvo el primer encuentro con los descendientes de los pipiles, en las fuerzas combinadas de los aborígenes de Mochixicalanco y de los izalcos, dirigidos por el príncipe Atonal, de quien las tradiciones cuentan haber herido personalmente a Alvarado en una pierna, dejándolo cojo para toda su vida. La batalla de Acajutla, por más que Alvarado trate de disimularla en sus relatos a Cortés, abultando el poderío de sus enemigos y el coraje de sus soldados, fue una legítima derrota para los españoles.

El 13 de junio de 1524, libró otra batalla, con poca ventaja sobre los indígenas en Tezcucalco, hacia el sur de Sonsonate. De ahí, después de descansar avanzó hacia Ateos o Atehuan.

En Ateos recibió Alvarado una embajada de los señores de Cuscatlán, ofreciéndole pacífica sumisión. Y que “ellos querían ser vasallos suyos y ser buenos; y así lo dijeron ellos a mí, en su nombre, y yo los recibí pensando que no mentirían como los otros”-escribe Alvarado a Cortés.

El 17 de junio avanzaron hacia la ciudad de Cuscatlán, donde fueron recibidos en paz. Pero encontraron una ciudad “alzada”, pues poco antes de aposentarse los invasores, fue abandonada totalmente en son de guerra y sus moradores huyeron a las montañas vecinas de la ciudad.

Alvarado y sus soldados permanecieron en Cuscatlán diecisiete días, sin que lograran vencer a los indígenas, a pesar de sus frecuentes ataques a las montañas. Ni por las armas, ni por las numerosas embajadas de paz que mandó.

Al fracasar sus intentos de conquista ordenó Alvarado la formación de un proceso contra los caciques de Cuscatlán, declarándoles traidores. La sentencia fue ejecutada en los prisioneros de guerra, entre los que había algunos principales del señorío.

Alvarado levantó el campo de la ciudad de Cuscatlán y tomó camino a la ciudad de Guatemala, aunque consolado con la esperanza de volver y de “pacificar de vuelta, la tierra que dejaba atrás” según lo expuso en carta a Hernán Cortés.

De la segunda expedición, mandada por el hermano de don Pedro de Alvarado, Diego de Alvarado no se tiene mayores datos*. Lo único que se sabe por documentos es que “hubo mucha y continua guerra con los naturales, que se hacían fuertes en peñoles y otras fuerzas, padeciendo los españoles hambres y necesidades de vestidos, lo que duró más de dos años”; que uno de esos peñoles de resistencia pipil era llamada Cina cantlan.

La rebelión persistente de los cuscatlecos está fijada entre el año 1525, época de la llegada de Diego de Alvarado, y el 1539, en que se efectuó la última sublevación de los pueblos de San Miguel y la de los indios tejutlas en la región de Chalatenango.

Víctima de la rebelión aborigen de El Salvador fue la primera ciudad española de San Salvador, fundada el primero de abril de 1525, como la más probable fecha, por don Diego de Alvarado.

Esta rebelión obligó al alcalde don Diego de Holguín a trasladarla al valle de Suchitoto, después de huir a la región del Lempa, en busca de la protección del adelantado Alvarado, que regresaba de Honduras, en su intento frustrado de entrevistarse con Hernán Cortés.

La Diego de Holguín

La Diego de Holguín

Fueron también notables los levantamientos indígenas efectuados en Oceloloclan o Usulután, contra las fuerzas de Diego de Rojas, en 1529, muriendo en la horca, después de ser procesados por traidores, los caciques de Perulapán, Cojutepeque y otros.

En 1530, las tribus tejutlas se enfrentaron en las alturas de los Cadeleros, donde aún se conserva el nombre de “Cerro de la conquista”, en memoria de aquella acción.

En 1533, una rebelión en la costa del Bálsamo hizo necesarios los refuerzos llegados desde Guatemala, para lograr su pacificación. Ese mismo año, los aborígenes de Usulután se rebelaron nuevamente en la actual bahía de Jiquilisco.

En 1537 se suceden las rebeliones de los indios de San Miguel, la de los indios tejutlas nuevamente y la de los indios de Potonico, que obligaron a la movilización de fuerzas españolas. Con la última rebelión de más allá del Lempa, hacia 1539, queda terminada la conquista española de Cuscatlán. De ese año, 1539, data en rigor histórico, el comienzo de la dominación española en El Salvador.

Tomado de

IBAÑEZ, Javier. “Estudios sociales I. Plan Básico”. Servicios Educativos. P. 196- 198.

* Para información contradictoria sobre Diego de Alvarado, use wikipedia.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s