Raúl Hernández (OPIM)

“Yo no estoy aquí por haber matado a Alejandro Feliciano, sino porque soy líder de nuestra organización y hemos defendido nuestros derechos. Ahora estoy pagando con mi libertad algo que yo no hice.”

Raúl Hernández, defensor indígena de los derechos humanos, es preso de conciencia y lleva recluido en la prisión de Ayutla, estado de Guerrero, desde el 17 de abril de 2008. Fue detenido junto con otros cuatro defensores indígenas de los derechos humanos pertenecientes a la Organización del Pueblo Indígena Me’phaa (OPIM).

Amnistía Internacional cree que Raúl Hernández y otros miembros de la OPIM han sido procesados como castigo por su exitoso trabajo de derechos humanos. Por ejemplo, han promovido proyectos de desarrollo económico y social en pequeña escala para mejorar las condiciones de vida de sus comunidades, y no han dejado nunca de hacer campaña para poner fin a la impunidad por violaciones de los derechos humanos.

 Este 17 de abril, Raúl cumplirá dos años en la cárcel por un delito que no cometió. Ahora debemos centrarnos en exigir que sea puesto en libertad de forma inmediata e incondicional.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s