Cinco de Mayo

Concepción Badillo

Creciendo en el norte de México, el Cinco de Mayo significaba un día lleno de solemnidad, de respeto y orgullo patrio, de desfiles con uniformes planchados, honrando a los héroes y a la historia.

Décadas después el destino me trajo a este país, donde este festivo es aún mayor, es la gran fiesta de los latinos, sólo que celebrada más que nadie por los anglosajones que están convencidos de que abrir una botella de tequila, acompañada con fritos, es traer a sus vidas la cultura y el pasado de México.

En Estados Unidos una gran mayoría de la población, aun aquellos que se consideran cosmopolitas y educados, considera que el Cinco de Mayo es el día de nuestra independencia, y pocos están enterados o tienen interés en saber que la fecha es en realidad el aniversario de la Batalla de Puebla, cuando en 1862 el Ejército mexicano derrotó a los invasores franceses.

Este es el día en que los norteamericanos y el resto de los latinos nos festejan: sacan el sombrero y las cervezas —después de todo las embotelladas en México las ponen al dos por uno—- y los mexicanos los vemos celebrar.

Una teoría es que el festejo fue inicialmente traído a este país por inmigrantes mexicanos en los años 20, pero creció en importancia cuando en la década de los 60 el Movimiento Chicano adoptó la fecha como estandarte y orgulloso símbolo étnico. Con el tiempo su propósito político disminuyó, dejando atrás un día de fiesta para la población en general, que ha sido explotado comercialmente con gran éxito.

Con el Cinco 5 de Mayo ha pasado algo similar a lo que ocurrió con el famoso día de San Patricio, que se festeja con mucho más fanfarrias en Boston o Nueva York que en Galway o Dublín. En Irlanda es un día de ir a la iglesia y celebrar sin mucho ruido. La cerveza pintada de verde, los besos y los adornos con tréboles son invención de sus parientes aquí.

Los mexicanos conmemoramos lo que sucedió en Puebla. Aquí en la actualidad, la fecha en el mejor de los casos, representa la celebración de la hispanidad y el día de festejar a la cultura latina en general. Al grado de que se ha vuelto costumbre que el presidente en turno tiene su propio Cinco de Mayo en la Casa Blanca, donde al menos en los últimos años la fiesta ha estado en manos del productor cubano-americano Emilio Estefan, que radicado en Miami, ese día le hace de experto en festejos “del sur de la frontera”, como dirían aquí.

LEER EL RESTO AQUÍ

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s