Biblicidad

Es “Dios habla hoy (con deuterocanónicos)”, pero no sé si es la misma “Latinoamericana”. No sé sobre qué estoy hablando, sólo quiero decir que de niño la biblia era bien divertida por ver todos esos dibujitos que, creo, han marcado mi forma de dibujar expresiones faciales en mis “monitos”.

Pero entonces qué me hace retomar el tema de la Biblia. ¡AHH! Son dos cosas: 1) Una plática y 2) Una prédica.

La plática se dio el Sábado entre mi madre y su pariente. Esta pariente (que llamaremos “Angélica”) le contaba a mi madre de una señora que estaba super contenta porque su hijo iba a salir de ángel (en no sé cuál representación de no sé qué fecha), que “era un milagro que no le cobraron”, ¡bendito Dios! Porque hay quienes pagan 300 ó 250 dólares para que el niño salga de angelito. ¡El ángel Gabriel cuesta 400 dólares!

¿La respuesta de mi madre?

Es una ofrenda.

¿Mi pensamiento?

Tal y como Dios querría.

Su palabra dice: “paga por disfrazarte de un no santo y así seré feliz”

Ayer mi mamá veía la prédica de Salvador Gómez. ¡¡¡ahh!! Aquellos días de levantarse a las cinco y tanto para prepararse para ir al colegio con esas prédicas de fondo ¡¡UHH!!

Salvador Gómez estaba hablando de la carta a los romanos. ¡Bien moderna! hablando de “sabios…tontos; porque han cambiado la gloria del Dios inmortal por imágenes del hombre mortal, y hasta por imágenes de aves, cuadrúpedos y reptiles(…) Dios los ha abandonado a los impuros deseos que hay en ellos y han cometido unos con otros acciones vergonzosas (…) Sus mujeres (que) han cambiado las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza; de la misma manera, los hombres han dejado sus relaciones naturales con la mujer y arden en malos deseos los unos por los otros. Hombres con hombres cometen acciones vergonzosas, y sufren en su propio cuerpo el castigo de su perversión.”

Y con toda esta morbosidad, tuve que ir a curiosear la biblia y esa carta específicamente donde encontré esto bien bonito y útil:

cap.2, versículo 3 “En cuanto a ti, que juzgas a otros y haces lo mismo que ellos, no creas que vas a escapar de la condenación de Dios”

vers 11-16. “Porque Dios no hace diferencia entre unos y otros; todos los que pecan sin haber tenido la ley de Moisés, morirán sin esa ley; y los que pecan a pesar de tener la ley de Moisés, por medio de esa misma ley serán juzgados…cuando los que no son judíos ni tienen la ley hacen por naturaleza lo que la ley manda, ellos mismos son su propia ley, pues muestran por su conducta que llevan la ley escrita en el corazón. Su propia conciencia lo comprueba y sus propios pensamientos los acusarán o los defenderán el día en que Dios juzgará los secretos de todos por medio de Jesucristo…”

Luego leí un poco más. Dios aceptó a Moisés ANTES de la circuncisión. Así que aceptó a un gentil. Luego me dormí.

Y como soy salvo, viviré en paz juzgando a los demás.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s