¿Si queremos desarrollo lo tendremos sólo viendo hacia delante?

Una amiga indignada, a quien llamaremos Karlha, me envió a mi correo esta opinión que salió en El Diario de Hoy. El servicio es bastante malo porque lo envió el 4 de diciembre y me cayó hasta hoy.

Yo sé. Lo primero que cualquier persona sana se pregunta es ¿para qué lee El Diario de Hoy? Una vez hecha esa pregunta, debemos analizar el contenido de la no firmada opinión.

Vamos por partes.

Una de las bendiciones que tenemos cuatro países centroamericanos –Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, y en muchos sentidos también Panamá– es no sufrir de divisiones raciales, no estar clasificados como indios, blancos o negros(…) en este suelo nadie discrimina a nadie por creer o sentir que pertenece a una superior etnia o raza.

¡Claro! Si uno sólo ha estudiado para tener su diploma o ha leído los libros de historia que hablan de unos “cien” muertos en el 32, cree que acá no hubo distinción de razas. Y sólo una persona que escriba en El Diario de Hoy puede vivir en su mundito ilusorio donde El Salvador es una tierra de infinitas oportunidades y donde nadie se siente superior a nadie (aquí se inserta la aclaración con tono sabiondo: “él dice por creerse de raza o etnia superior“…ah, sí, mucho mejor).

Un amigo solía decir, con una dosis de humor pero también de conocimiento de la condición humana, que el gran ecualizador fueron las guarniciones militares dispersas en pueblos y cantones que iban dejando simiente y rompiendo la uniformidad étnica.

¡Qué chistoso su amigo! Que los soldados fueran violando mujeres indefensas a diestra y siniestra se me hace tan gracioso. ¡Me encantaría reunirme a tomar el café con ustedes mientras manoseamos a las empleadas! Se oye bien chistoso. Lo mejor es que destruyan nuestros orígenes, eso es lo más gracioso del comentario…¡casi me orino!

Es importante como lo han propuesto…estudiar las tradiciones, la literatura, los hallazgos, los idiomas de los antepasados indígenas, entre ellos el náhuat y el kakawira (antiguo idioma cacaopera), como lo hacen los escandinavos respecto a su desaparecida cultura vikinga, o los judíos al reconstruir sus raíces.

Como es “cool” estudiarlo para los escandinavos y también para los de la península de Jutlandia, es importante que nosotros también lo hagamos; pero siempre en un sentido pintoresco, como cuando a las niñas bien se les enseña a tocar el piano o a bailar ballet, pero por supuesto que con la intención de entretener en las fiestas snobs, ¡jamás como un modo de vida! ¡Qué estupidez!

Nuestros jóvenes necesitan aprender idiomas como el inglés, el chino o el portugués para insertarse en el mundo actual, cómo ser diestros en computación.

Bueno, ahí sí entiendo -medio- a dónde quiere llegar. Creo que se refiere a no descuidar las necesidades imperiosas actuales…

Quieren ropa de marca, no taparrabos

¡Ahí ya se jodió señor escondido Altamirano! Con ese estúpido comentario impreso en un medio de gran circulación ¿cómo espera que apoye en cierta medida su opinionsucha?

Más grave todavía es querer atizar en El Salvador diferencias y conflictos que se dan en países con altos porcentajes de pobladores y comunidades indígenas, como Bolivia, Perú y Guatemala. Las “panchas” desaparecieron hace tres cuartos de siglo, los campesinos no visten ya cotones ni usan caites, la totalidad de la gente en esta tierra se comunica en español y a lo más usan frases y expresiones inglesas.

¡A la gran diabla! Sólo alguien como usted sería capaz de ver en la recuperación de nuestra identidad, el demoníaco fantasma del comunismo a punto de estallar. Sus antiguos amigos ya se encargaron de destruir lo que quedaba de nuestras raíces, no se preocupe. Lo invito a ir al Museo de Arte Popular o al Museo de la Palabra y la Imagen para que reciba opiniones más variadas que las que intercambia en su finca cafetalera con sus demás amigos hacendados mientras ondea la bandera de ARENA al fondo y se deleita oyendo “frases inglesas” usadas por indígenas con la ropa de civil que adoptaron para que no morir en el genocidio del 32. Y, para que aprenda, aquí le dejo una foto de una “inexistente” pancha:

En cuanto a las ciencias de nuestros antepasados, estas desaparecieron como desaparecieron los sacrificios humanos, el culto al maíz y las plumas en la cabeza.

Sólo alguien como usted que pasa viendo el monumento a Atlacatl, creería que nuestros indígenas usaban plumas en la cabeza.

El anhelo de las comunidades que están rezagadas, y lo están porque no hay suficiente inversión para generar empleos formales e informales, no es pasarse danzando como los pipiles, sino ver programas de televisión, leer diarios, contar con Internet, comerse una hamburguesa y que los atiendan médicos, no curanderos.

El anhelo de estas comunidades que se han rezagado desde que el FMLN llegó al poder es ver edificantes programas de televisión como “bailando por un sueño”, leer diarios objetivos y veraces como El Diario de Hoy -o mejor aún, uno culturizante y con excelente uso del lenguaje como el MAS-, ver pornografía en internet, comer una típica y nacionalista hamburguesa y contar con consultas en una clínica privada que no puedan costear. Tiene razón, somos bien tontos y no podemos ver lo que le conviene a nuestra nación.

Muchos pueblos como lo señala Cervantes, situaron la edad de oro en el pasado, no en el futuro (“dichosos siglos y siglos dichosos aquellos…”). Así los amish que rechazan los vehículos automotores, los que repudian las transfusiones de sangre, los talibanes queriendo forzar la vuelta al Medievo musulmán.

Pero si queremos desarrollo, lo tendremos sólo viendo hacia delante.

Primero, esa era una sola idea, así que era punto y seguido, no punto y aparte. Segundo, ¿de verdad ha leído El Quijote? Tercero, ¿el comentario final pretende insultar a los testigos de Jehová y a los menonitas? Tendré que preguntarle a mi amiga Marla si ella, como descendiente de testigo de Jehová repudiante de transfusiones, sitúa la edad de oro en el pasado y no cree que vaya a desarrollar.

Ya para terminar con mis agudos y mordaces comentarios, sólo quería decir ya en serio que nuestro país jamás ha volteado, jamás se ha preguntado quiénes somos y de dónde venimos, no le inculcamos a las nuevas generaciones el respeto y la curiosidad por nuestros antepasados.

¿Qué nos define? La pilsener y las pupusas, las camisas de st. jack’s con dibujitos donde salimos borrachos, orinando por cualquier lado y llamándonos guanacos a nosotros mismos cuando el animalito ese es extremadamente estúpido, pero no nos importa. Durante mucho tiempo, no nos hemos tomado el tiempo para pensar en esas cosas por estar viendo hacia delante. Aquí está el futuro que nos hemos labrado durante varias décadas. Esto que tenemos es el desarrollo obtenido viendo hacia delante. Bonito, inclusivo y tolerante, ¿verdad?

Anuncios

2 comments

  1. Pingback: Limpia de la Casa Tomada « Ex360′s Blog
  2. Gabriel · enero 4, 2011

    Es un imbécil el autor.

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s