The Lonely Conqueror

Este post se trata del libro de Willi Heinrich. El título original en alemán es “Gottes zweite Garnitur”, algo así como la segunda guarnición de Dios o lo que pone extra en un plato. Este libro lo conseguí en uno de esos hostales donde se pueden intercambiar libros, así que tiene historia: la historia es que no había otras opciones más interesantes y esta hablaba de racismo escondido, así que me llamó la atención; no tuvo nada que ver la descripción de la portada: “Una novela explosiva sobre amor y odio en la Alemania de la post-guerra”. Básicamente es una historia de amor con prejuicios, pero le doy mérito por haber sido escrita en 1962; es decir, en la mera época de los acontecimientos en cuestión.

El libro fue adaptado como película (ver aquí y aquí), pero por las fotos parece que el elenco era típicamente viejo e inapropiado para los personajes.

 

Sobre la película no puedo decir nada, pero el libro sí me provoca reacciones. El autor no puede alejarse de su entorno y aunque pretenda tener un mensaje integrador y conciliador, no deja de decir frases como las siguientes:

La primera vez que el protagonista le arranca la ropa a la protagonista, pero es lo suficientemente “bueno” como para no hacerle nada, el diálogo interno de ella es: Perhaps the steering wheel had been in the way, perhaps he felt that a car wasn’t made for this sort of thing, not for a man like him, even though she had stopped fighting him. It only proved that rape was possible mainly because there were so many women waiting for it. Wasn’t all seduction a sublimated form of rape after all?

*

He wouldn’t even tell Sam of his plans-Sam might tell Mary and women could not keep their mouths shut.

Y cuando el protagonista entra a un restaurante junto a ella, his feelings had been that of a woman parading her diamond necklace for the first time.

Quizás es porque se trata de los sesenta, quizás es un problema de traducción (lost in translation)…mhhh… no creo, puesto que no soy el único que ve ciertos issues: The novel of racial misalliance is often given to such trait slinging, and The Lonely Conqueror is no exception. The hero, Sergeant John Baako, U.S. Army, has colored skin, but beneath it lies a colorless stereotype. As Baako and his German sweetheart careen from the valley of the Rhine to the hinterlands of the Zambezi, the common indignities, predictably enough, cluster upon them like cattle flies. But when she says, “I know a lot of men who aren’t half the man you are, even though their skin is the same color as mine”; and when he feels “inferior to white women only as long as they hid underneath their dresses”; it is clear that the level of communication will be mainly horizontal. Love is a skin game to The Lonely Conqueror, and the game is only skin deep.

Otro signo interesante de la época es que en un avión un hombre se sienta intrigado por la protagonista y las preguntas a las que la somete terminan siendo simplemente para descubrir si era una agente comunista yendo a los ahora inexistentes Tanganyika y Livingstone en Rhodesia.

Lo que sí tiene de acertado el autor en su visión sesentera es la representación que hace de África, en un momento en el que el libro ya hasta parece ser otro: “Your place should be in Africa, they’ll need every helping hand here in the next hundred years“. Y cuando comentan sobre la ciudad y la marcada diferencia de clases, justo antes de conocer a los Masai (la parte más bonita del libro, en mi opinión):

Was it a great shock to you, the town, I mean?

– I’d had a rather different image”, she said frankly.

-They don’t know any better. It’s an example of the discrepancy between what we want to be and what we are. We have too many people who don’t know.

– What they want to be?

– What they are.

 

Finalmente debo decir que sí disfruté el libro, a pesar de sus altibajos. La parte de los militares es realmente la parte más tediosa de la obra y sólo entiendo que exista para darle ese giro al final. Con tono de señora con mal aliento: “es de leerla”.

Y si ya se cansaron de tanto espanglish y machismo disfrazado, vayan a ver esta página totalmente en inglés con anuncios abiertamente machistas.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s