Los demandantes

Cuando mi madre crecía, ella y sus hermanos crecieron pendientes de que su perro Solimán no atacara a diestra y siniestra. La preocupación era mayor cuando este mordía el palo en el que estaba amarrado por ganas de ir a atacar a los pobres demandantes.

Los demandantes andaban un vasito, un canasto y sus palos. Andaban recolectando la contribución para las fiestas de San Antonio Abad (en enero) o de la Asunción de la Virgen (en Agosto). Los palos los protegían de los perros, el vasito era para las monedas y el canasto era para aquellos que no podían dar dinero, sino que daban algo más.

A mi mamá y a sus hermanos les tocó recibirlos cuando su madre no estaba. Así que no había dinero a la mano (¿hubiera habido aún con ella presente?), pero aún así contribuían dándoles huevos.

Mi papá comentó que su abuela recibía a la señora que vendía carne y, a veces, tampoco había dinero. La señora de la carne le decía “de a huevo cómpreme”. Y mi tatarabuela hacía el trueque con huevos. Y si de ahí viene la expresión “de ahuevo quiere que le compre” para referirse a “a la fuerza quiere que le compre” vaya usté a saber.

Anuncios

One comment

  1. Aniuxa · marzo 6, 2011

    Qué bonito 🙂

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s