Cambiando placas

¿Se acuerdan cuándo fui al ISSS y salí bien reflexivo y con energía positiva para la vida?

Bueno. Si no fuera por mi inmenso e inagotable poder mental hoy hubiera salido con ganas de darme un balazo.

Fui a cambiar -finalmente- las placas del carro hasta Santo Tomás, donde no es difícil llegar, sino salir porque el retorno queda a años luz de distancia.

Yo llevaba mi libro, “Luciérnagas en el Mozote” (sí, nunca lo había leído) para entretenerme (¿?); pero no contaba con que dos personas atrás de mí en la larga fila estaría el jovencito más estúpido que he conocido en mucho tiempo. No sé cuántos años tenía. Era todo pálido y escuálido -como está de moda ser hoy en día-, así que no pude catalogarlo.

Yo quería leer. Él estaba determinado a darle uso a sus manos libres. ¿Para qué si no va manejando?, diría usted. La respuesta es simple: él no hubiera aguantado con el teléfono en su mano por una hora, ¡¡UNA HORA!!

Primero habló con su novia, Alejandra (nombre real) para reclamarle porque ella estuvo abrazando a alguien la noche anterior y ella ya le había reclamado a él algo parecido. Le dijo cosas como ¿Cómo te sentirías si…? y que con él ella no era tan efusiva (no ocupó esa palabra) como cuando se encontraba a otros amigos. Ella los abrazaba, y los amigos de él se echaban el rollo y ¿qué iban a pensar? Así como ella se ponía celosa de la mejor de amiga de él y decía que sabía cómo pensaban las mujeres, él -como hombre- sabía como pensábamos (No creo).

¡¡Ah!! El amor…¡Cómo quisiera una relación estable y sana como esa!

Primero empecé a divertirme con sus cursilerías y ridiculeces; luego, cuando ya jamás paró y seguía impidiéndome leer sobre problemas de VERDAD, ya me empezó a fastidiar y le reenviaba sus comentarios a mi amiga Dora y a Patricio por el celular. La primera fue en una ocasión invitada por el segundo (y otro amigo, Asrael) a que se pistoleara y usara escotes para poder hallar el amor de un hombre salvadoreño. Sí, todos estudiamos juntos. No. No todos pensamos así.

Bienvenidos a la liberación femenina en el 2011.

El tipo luego habló de ir a la Costa del sol, de ir a misa en la iglesia que está en la Costa (¿Sabes que hay una iglesia en la costa?, dijo él). Habló de cómo se quedó dormido mientras veía “El exorcista” y le dijo a su interlocutora que ella roncaba y que cómo no había sentido las veintitantas (¡VEINTITANTAS!) llamadas perdidas.

Luego le dijo al mismo o a otro interlocutor que no era buen fan del Madrid porque no estaba pendiente del marcador. ¡Por supuesto! Tenía cara de ser fan del Madrid que ocupa la camisa blanca para ver los partidos.

Luego pasó un helicóptero y le informó a su interlocutor(a) que había pasado el helicóptero de su amiga que tenía no se qué cosa en el lago de Coatepeque y era el helicóptero más chivo al que él se hubiera subido.

¡DIOS! ¡Matame ya!

¿Cómo puede haber gente tan increíblemente estúpida? ¿Quién puede estar inseguro de que su novia ande abrazando gente? ¿Para qué putas está con ella si no le tiene confianza? ¿Por qué putas hay una mujer que se mete en una relación así? Y así, pensando en esterilizarme, termino este post.

Anuncios

One comment

  1. Aniuxa · octubre 22, 2011

    Lo que más me gustó fue la imagen de las placas.

    Gente fea que anda random

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s