Photoliving 4: Pucón

Nuevo momento de relatos sobre mi vida. ¡Mi fascinante vida! Si me gusta a mí, debe gustarle a todo mundo, ¿Verdad?

Después de Santiago, el destino fue Pucón.

En sus calles se me presenta la oportunidad de probar el trutro, la pulpa o el estomaguillo. Desaprovecho todas mis oportunidades. ¡Oh, tonto de mí!

Ahí íbamos destinados a conquistar el volcán Villarrica.

¿Cuál es la mejor manera de prepararse para llegar a la cima? Algunos dirían un poco de sexo extramarital. ¡Suerte para ellos! Unos decidimos hacer ducking. Sí, aún no estoy listo para ir atrás y ser el líder. Soy un seguidor.

Ese era el río conquistado. Aún estoy vivo.

Luego atardece. Me termino media botella de vino agua esperando al resto de mis amigos. Una vez llegan, nos vamos a cenar. El postre se come en otro lado, en donde habita el chef Pato.

Ha llegado la mañana. El grupo del día anterior fracasó por el viento fuerte. ¿Será que nosotros llegamos a la cima?

No hay manera de anticiparse.

Estamos aquí y hay que seguir.

Señor don Volcán. No nos mate.

Es la primera vez que veo la nieve. Hay viento abajo, así que las telesillas no están funcionando. Hay más que caminar. ¡YEAH! Siento la presión en mi pecho a medida que vamos subiendo…

Pero a pesar de la dificultad, del equipo pesado, de esos zapatotes, de mis mocos saliéndose, logramos llegar 2,300 metros sobre el nivel del mar.

El contraste de los azules y las ropas que facilitan la recuperación de cadáveres es bien bonito.

¡Miren!

Es la Sierra Nevada

Somos uno solo.

Desde México hasta el Estrecho de Magallanes.

Nos deslizamos hasta abajo y descubro que quizás me gustaría usar un trineo. Feliz Navidad. Es 24 de diciembre y parece un día cualquiera en Pucón puesto que la época obliga a la gente local a trabajar por la cantidad de turistas.

El señor conductor a quien interrumpimos su cena familiar nos recoge alrededor de las 11 de la noche en unas aguas termales donde todo está prohibido y nos lleva oyendo villancicos que en las calles oscuras y solitarias hacen que la situación sea un poco tétrica. El resto de la tripulación va dormida, así que no comparto mi comentario con nadie.

Al siguiente día hay que ir a conocer el Lago Caburgua. Tomamos un bus normal lleno de gente colorida y todo el mundo anda bien feliz. Hacemos una parada en los ojos de agua.

Vamos a conocer más

Esa se llama “laguna azul”. No está permitido bañarse. Una media hora después veremos a una familia bañándose ahí.

Para ir del otro lado hay que salir y caminar. Lo hacemos.

¡OH! ¡Bandurrias!

Nos metemos en el camino “por el Cristo” y ¡Menos mal! Una señora nos da “ride” en el camino polvoso. Cuando llegamos a nuestro destino nos damos cuenta de lo afortunados que fuimos porque hubiera sido una caminata larguísima.

Este lugar es super bonito. También está prohibido bañarse. Un grupo de gringos se mete y se baña, ¡por supuesto!

Pero ellos sí caminaron todo el camino de regreso…Ellos sólo nos preguntaron si el camino llevaba hacia la carretera principal. No nos preguntaron cuánta era la distancia.

Es el momento de ir al lago.

¡JA!

Me imagino a la Mafalda de veraneo por la zona.

Después de disfrutar su heladísima agua, su arena blanca y jugar con los pájaros muertos, ha llegado el momento de partir. Ahora nos encaminamos a Valparaíso.

Alguna foto que no haya incluido para no atosigarlo a usted querido lector, puede ser vista aquí.

Anuncios

One comment

  1. kathya · enero 13, 2012

    Me encanta Mario!!! buen relato, jajajajaj ante todo la conquista gringa con las aguas cristalinas.. no les basta!!!

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s