Photoliving 5: Valparaíso

Con este largo post pretendo hacer un cuasi-cierre del relato. Ya regresé a mi país, el segundo más deforestado de Latinoamérica, y me siento culpable de no concentrarme nuevamente en él. La otra cosa que me hace sentir culpable es que ya no tengo fotos visibles en el flickr que no sean de Chile. Ya les he pedido antes que contribuyan y me hagan PRO.

Está bien. Seré honesto. No es el último post. Haré uno específicamente sobre el año nuevo en Valparaíso y otro sobre la actividad cultural de la zona. Estuve ahí justo a tiempo para la invasión callejera. Como ya dije, este no es el momento para hablar de eso.

Mi amiga Graciela no sólo me permitió conocer la canción “Rosa de Lima” en su computadora, también nos dejó quedarnos en su modesto hogar y ese fue el centro de operaciones para lanzarnos a la ruta.

Vimos sus miles de perros callejeros que conviven con los otros miles de gatos en las ventanas

La gente era bien honesta y se mostraba molesta porque no todos los ascensores funiculares funcionaban.

Ver la casa de Pablo Neruda no me dio tanta alegría como ver a este Santa Claus asaltante,

al Santa festivo,

o, mejor aún, al Santa satánico y abusador de niños

Luego ya pudimos relajarnos y disfrutar de sus cerros con sus calles estrechas y los autos a toda marcha.

Mi amiga Dora se maravillaba con los homenajes ciclísticos

Un día salgo a caminar y me encuentro más monumentos a los detenidos y desaparecidos durante el régimen de Pinochet.

También me encuentro con Fray Camilo Henriquez y me da miedo.

ESTA foto me demuestra que talvez sí era bien feo.

También encuentro un homenaje de la logia de los búfalos mojados a sí mismos

Y las muestras del ingenio popular que se hacen latentes en el grafitti (como ya había dicho cuando comenté sobre Santiago)

¡Qué insolencia! ¡No si Norman puede evitarlo!

Pearl Jam está aquí. Y como hoy está de moda ser no cool y disfrutarlo, le tomo fotos para deleite de mi amiga

La caminata nos hace llegar hasta el Museo Naval y ahí aprendemos algo nuevo:

¡Ay, sí! ¡Ustedes ya sabían!

Conozco más sobre el héroe enviado por Dios, Arturo Prat y encuentro este intercambio de cartas que más o menos va así:

“Señora, le maté a su esposo; pero él fue un caballero valiente mientras expiraba”

Y ella le responde:

“Señor, ¡Qué alegría me da conocerlo! Gracias por hablarme bien de los despojos que quedan de mi hombre. XOXO”

Llego a esta salita y encuentro estas fotos. Alguien está orgulloso de estar con Franco, ¿Quién podrá ser este misterioso hombrecillo?

¡Es José Toribio Merino! Y su espantosa gestión junto a Pinochet es ensalzada aquí. ¡Qué alegría en mi corazón!

Hasta Margaret Thatcher era su BFF. ¡Qué emoción! Así compensa su espantoso nombre.

Es el momento de marcharnos a las dunas de la superflua Viña del Mar.

Son propiedad privada y quieren construir sobre ellas más edificios. ¡Qué bonito! Aquí sería igual. ¿No se sienten especiales?

Hasta su casino se parece al Colonial

Y su McDonald’s estaba repleto el primero de enero a pesar de su insípido sabor.

Pero regresemos a Valparaíso y sintámonos bien porque nuestro Banco Salvadoreño hoy tiene al Bodegón…casi igual que su teatro…

¿Ven? ¡Somos hermanos latinoamericanos!

Hasta tienen una placa para los niños abortados

Pero una galería de arte satánica nos dice burlonamente que lo que se necesita es educación sexual gratuita:

¡Qué escandaloso!

Volteemos

¿Qué hay ahí?

¡Nooo! ¡Qué inmoralidad! ¡Cuánta indecencia! “Arte interactivo donde el observador puede ser parte de la obra. Se puede sentar y sentir el relax después de una intensa noche“. Ya no hay temor a Dios.

Ya ni los perros son de su casa…

Pero miren ahí

Si me enseñan a ser “jefe” (sólo JEFE, de cualquier cosa), les doy un taller de información inútil.

¡Oh! Al parecer llegamos al cementerio y estamos tomando fotos aunque hay muchos rótulos que nos explican que está prohibido. Quizás aprendimos algo de los gringuitos que se metieron en el agua sin permiso.

Gatito, deja de seguirme. Sería tierno si no estuviéramos en el cementerio y yo fuera el único visitante.

¿Será esta tu tumba, gatito? Ahí te han dejado comida y un arbolito de navidad.

Si yo fuera de apellido “Rivera” o “Baeza”, ya sabría a dónde podría ir a encerrarme.

Pasemos al cementerio de disidentes…así llaman a los protestantes aquí, en lugar de…ya saben…condenados por Dios.

Dios abre las tumbas de los que no tienen la religión correcta

¡Un jugoso chambre!

Veamos la columna adjunta…

¡Qué divertida tumba!

Llegamos al museo dedicado al caricaturista Lukas quien dijo que todo arquitecto debería presentar sus exámenes en Valparaíso.

¿Quién sabe por qué?

Es de noche y “alguien” sugiere entrar a este bar que no es para nada como “Leyendas”, porque “tiene más personalidad”.

Mi amiga Dora tiene razón y no está influenciada en lo absoluto por alguien más. ¿Cómo no pude apreciar su aspecto único? Tiene papeles pegados en las paredes. ¡Es totalmente distinto! Bebo un sorbo de su cervecita y al día siguiente me duele la cabeza por mi intolerancia a la levadura.

Pero ya recuperado empiezo a caminar hacia el puerto

¡Cuánta promiscuidad en el área!

Quizás debería unirme al grupo de bañistas

¿Qué haría Maradona?

Alfred Hitchock presenta…

¡Cuidado, pequeño!

¡Nos atacan!

¡Oh, diablos! Nooo…

Sólo están aquí por nuestros amigos los leones marinos

Nosotros igual tenemos gente gorda en nuestras playas

Vamos, comamos, mejor

Insípida de nuevo. Sólo el “chupe de mariscos” del otro día tuvo éxito conmigo.

Ha caído la noche.

¿Cómo has llegado al Cerro de Polanco?

¡Recórcholis! Ya es día y estás en el único que es ascensor. ¿Cómo se te fue la noche? Bueno, no importa. Sigamos…

Si yo me llamara “Yuri” podría decir que tengo mi propia picá.

Una noche más. Casi es el año nuevo y no estoy en el paseo El Carmen. Carita triste.

El año nuevo tiene su propio post como ya dije. Así que pasemos al día siguiente y demos una vuelta en una lanchita insegura donde el señor dice “Estamos en la parte más honda y aquí es donde empezamos a cobrar”.

¿Los ves?

¡Qué animales tan abusivos! ¡Vamos a quitarlos!

Una foca metiche está saliendo del agua. Mejor vámonos. Toma tu sombrerito ridículo y emprende la marcha.

Si quieren ver el resto de fotos que no logró entrar a este fascinante relato o quiere compartir las fotos sin la vergüenza de admitir que leyó todo esto, haga clic aquí.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s