No estoy de acuerdo con un toque de queda

Una amiga me mandó este link que habla de la importancia de más que conocer el Derecho humanitario internacional, de aplicarlo. Me dijo que le deprimía la injusticia de este mundo.

Yo pienso que es importante cumplir con el Derecho humano internacional durante la guerra. No siempre se hace; pero es todavía más improbable en un Estado que no busque proteger las libertades fundamentales en “tiempo de paz”.

Funes ha estado militarizando nuestros cuerpos de seguridad. Abogados con experiencia de lucha contra violaciones a los derechos humanos como Henry Campos son necesarios en la creación de políticas públicas. Pero ha renunciado. Y sólo podemos especular sobre los motivos…yo creo que la hipocresía de nuestro presidente debe ser una razón de enorme peso.  Mientras tanto nos quedamos con ignorantes del Derecho en la Asamblea Legislativa creando leyes. (Ojalá sus fotos en la papeleta sean bonitas)

En la noticia que habla sobre la renuncia de Campos está un comentario que me da una gran tristeza: “Creo que Henri Campos es una persona honesta, bien intencionada, buen profesor de derecho, pero su concepto de seguridad falló en tanto que no sirvió par(sic) transformar la realidad que le fue encomendada mejorar. Está bien que se vaya. Él fue uno de los que le dieron alas a los mareros: que eran delincuentes por la pobreza y la marginación, que eran niños, que necesitaban amor y comprensión, que tenían todos los derechos humanos del mundo, etc., etc. Ahora falta que renuncie el director de la academia de seguridad, otro alcahuete de los mareros“.

Sus palabras denotan que él fue alumno de Campos; pero al igual que otro abogado que yo conozco (graduado de la Matías) su concepto de la participación ciudadana, los Derechos Humanos y la responsabilidad política debe ser muy pobre. Votar no es la única responsabilidad de un ciudadano. Uno debe hacer oír su opinión porque el Gobierno tiene obligación de escuchar y atender a aquellos por quienes dice trabajar.

Es una situación compleja. Viene la propuesta de un toque de queda para menores. Ya Comisiones de Derechos Humanos mexicanas se han pronunciado sobre su inconstitucionalidad. Un blog salvadoreño rojo también se pronuncia contra él. Yo también lo hago. ¿Pero estoy solo en esto?

En la noticia de Diario El Mundo la gente comenta lo siguiente:

jose dice:

ya solo falta que ponga el grito en el cielo el procurador luna, el idhuca y sus curas colorados, cemujer, fespad y todos esos que salen en defensa de los mareros

Con todo y su falta de signos de puntuación y mayúsculas, José representa el sentir de varias personas, como el de Silvia:

Silvia dice:

Me parece perfecto!!!. Hay que disciplinar a los jóvenes que deben cuidarse, hay que proteger a nuestros hijos hasta donde sea necesario, para salvaguardas sus vidas.
Bendiciones

Silvia me da miedo. Es el tipo de personas que por miedo está dispuesta a renunciar a todas las garantías por las que lucharon (y murieron) tantas personas (El niño debe entender que lo encadeno a la cama para que no corra riesgos allá afuera). La gente sufre por la delincuencia; pero es incapaz de detenerse y pensar de dónde viene. Todos nos sentimos bien ignorando las crueles realidades de las otras personas hasta que queman un autobús enfrente de nuestra casa. Ahí ya nos obligan a encarar que algo está pasando. ¡Maldición! ¡Tiempo de pensar! La gente quiere creer que “los mareros” son otra clase, que no tienen Derechos Humanos y que sólo gente desconectada de la realidad podría pensar en ellos como seres humanos.

Me rehuso a tener ese pensamiento supremacista. Una amiga entendió la importancia de sus derechos fundamentales hasta que le tocó estar injustamente en una bartolina. Ahí se dio cuenta de cómo TODOS son maltratados por igual. Por eso uno debe pensar en los Derechos de todos: porque no sabe cuándo esperará que alguien vele por los suyos.

Sería importante que la gente entendiera de dónde viene la delincuencia: es de la exclusión, de la falta de oportunidades y de conciencia misma de lo que ellos podrían ser. Siempre ha habido alguien aprovechándose de ellos y de su ignorancia. Son instrumentos para el beneficio de alguien más. Si sólo pudiéramos conocer las historias de todos, entenderíamos que ningún ser humano es sólo una cosa que nació mala y que debe matar a otro de su misma calaña para mantener nuestro mundito perfecto.

Reaccionar nunca es tan útil como prevenir.

Reflexionar es lo más importante. Pensar.

Yo me rehuso a aceptar a los militares tomando posiciones de autoridad y que violen mis derechos…de nuevo. Me rehuso a que limiten la libertad de una persona que “podría” delinquir. ¿Cómo sé si esa categoría va a expandirse hasta volverme digno de desconfianza a mí también? Y creo que todos deberíamos ser capaces de ver el riesgo oculto.

No es que esté viviendo en el pasado.

Es que conozco el pasado y sé que mucha gente ya lo olvidó y  que tenemos demasiados jóvenes que jamás lo han conocido, que no pueden dimensionar estos riesgos o su complejidad. Sé que tampoco leerán estos pensamientos. Toda esta gente pasará adormecida por la serie de escándalos mediáticos con más LIKEs en facebook sin percatarse del espantoso aparataje que Funes dejará y del cual podrá aprovecharse el gobierno que le siga cuando él se haya retirado tranquilamente a vivir en Copacabana.

Anuncios

One comment

  1. Aniuxa · febrero 2, 2012

    Eso me da cólera, que nadie dimensiona bien qué significa todo lo que está pasando. El volver a los años 50 así como así,

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s