Viendo “Los juegos del Hambre”

Anoche fui a ver la película. No porque quisiera ir el día del estreno. Solo me obsesioné en verla ayer y fui. Como persona perdedora, fui solo. Por lo menos a mí no me vieron raro como a mi amiga “Melanie” en el otro lado del continente donde supongo la gente está acostumbrada a ser más popular. Yo por lo menos he tenido buenas experiencias viendo blockbusters solo en el cine: X men – first class, The dark Knight, The 25th Hour, Eternal Sunshine of the Spotless Mind…bueno… esas no fueron blockbusters. El caso es que fue bonito verlas en la pantalla grande y no tener nadie cerca haciendo preguntas o poder encontrar la zona perdedora con asientos libres a ambos lados. (Caso contrario a the Hurt Locker)

Pero ya.

Concentrémonos en la película. Empecemos por lo más importante: sí me gustó y sí la recomiendo. (Lo único que necesitan saber para ajustar su vida)

Me gustó porque consigue hacer algo que no todos los blockbusters logran y es tener sustancia atrás de lo brillante y emocionante que está ante tus ojos. Sólo en raras ocasiones salen películas como The Matrix, The Bourne Supremacy o incluso X Men: First class donde se logra atrapar a la mayoría de la audiencia con acción o efectos, pero hay un contenido en la historia o los personajes tienen un verdadero conflicto que te hace involucrarte y buscarle las capas que están debajo.

En este caso nos encontramos con Katniss Everdeen, una joven de 16 (¿?) años que se ofrece como voluntaria para ir a los “juegos del hambre” sólo para reemplazar a su hermana pequeña que fue seleccionada al azar. En estos juegos dos personas representan a cada uno de los 12 distritos y se matan entre sí. Sólo uno puede ser campeón. (Por supuesto que tiene que haber super-entrenados con cara de malos-buajaja-estoy dispuesto a venir aquí a matar).

Según EW la película ha dejado una de las cosas más importantes de lado: la culpa que tiene el público al hacer que “los juegos del hambre” existan. Aparentemente, el libro nació cuando la autora (Suzanne Collins) estaba cambiando la televisión y pasaba de un reality show a imágenes del medio oriente. Yo no he leído el libro. Ni siquiera sabía que existía; pero concuerdo con esta crítica que dice que sí logra mantener un ritmo y no deja de engancharte y, mejor aún, te deja pidiendo más. Es tan buena que CASI pude creerme que no era Lenny Kravitz el que estaba en la pantalla.

SPOILERS A CONTINUACIÓN

La crítica de EW (mencionada arriba) dice que la relación Katniss-Peeta se maneja romanticona. Hasta cierto punto creo que es verdad; pero eso está bien. No somos gringos para necesitar un diálogo masticado para digerir ciertas sutilezas. Lo bueno de la película es que tiene capas que uno puede usar para posteriores discusiones o cine foros con niños tontos que, como la mayoría de la gente en el cine, hacen “uhhh” o “ahhhhh“.

Creo que han usado la crítica social de una manera sutil y hasta cierto punto tímida. Pero si estamos hablando de una película que tiene que recaudar millones y que dura más de dos horas, estoy satisfecho con que hayan dejado ciertos matices en ella: la forma en que ella tiene que entretener y encantar al público, pensar en su ropa, jugar el juego de los enamorados y conquistar a los patrocinadores. ¡Es increíble cómo nos están diciendo que el público que se devora este tipo de programas y paga por su drama prefabricado tiene la culpa de empujar los límites y llegar siempre a nuevos extremos! ¡Qué bonito que logren regañarte sutilmente y sin que te des cuenta!

Lo que más me gustó es que en el tren de regreso no se aclare si ella de verdad tiene sentimientos por Peeta o si estaba jugando para los patrocinadores (lo que se tradujo en ungüentos salvadores de vida). Me gusta porque se vuelve META y la misma audiencia del cine ha caído en el juego que la audiencia dentro de la película y quizás ni se dan cuenta de ello.

TERMINAN LOS SPOILERS

Personalmente hubiera disfrutado ver más sobre la culpa de la gente atontada con la tele o la forma en que el gobierno quiere dar cierta esperanza, pero no mucha porque se vuelve peligroso…u otros planteamientos de este tipo. Pero sólo el hecho de estar latentes en una película que no tiene problemas de ritmo (como The girl with the dragon tattoo) y que va a ser vista por millones es todo un mérito.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s