Caminando por el centro – No a las bocinas

No andaba en busca de amorcitos; pero el sábado pasado andaba buscando unos juguetes bastante específicos: pistolas. Me fui a las tiendas de los chinos porque las grandes jugueterías son políticamente correctas y ya no venden esas cosas. Las que encontré tampoco me convencen; pero peor es nada.

Estuve caminando por la primera calle oriente / Poniente y luego anduve por las calles Arce y Rubén Darío. Recorrí bastante. Ese es el meollo del asunto, el caminar esas calles. Y sí, el tráfico al incorporarse de la Juan Pablo segundo a la 8a Avenida Norte es feo y uno tiene que parar cerca de los borrachitos y huelepegas…pero eso es el señor automovilista. Cuando ya regresamos al estado natural de las cosas; es decir, al peatonismo, nos damos cuenta de lo hostil que es la ciudad por (entre otras) dos cosas básicas: la imposibilidad de caminar seguro dentro de una acera que permita que circulen por lo menos dos filas de personas en sentidos contrarios y la escasez de silencio. No me refiero a los buses y sus pitos. Me refiero a la tortura de tener infinidad de almacenes que se anuncian con bocinas enormes. Uno ni siquiera puede distinguir de dónde viene el ruido; sólo puede asimilarlo y sentirse cada vez de peor humor. ¿Cómo no seremos una sociedad violenta? Vivir así todos los días debe ser horrible. ¿Dónde está la ordenanza municipal para controlar la emisión de ruidos? No estoy hablando de arruinarle los empleos a la gente. Estoy hablando de eliminar la contaminación sonora. Eso sería un gran alivio para TODOS.

En otros lados, por lo menos yo puedo elegir NO entrar a un almacén que haga la estupidez de intentar llamar mi atención con sus ensordecedores parlantes (E incluso peores DJs). Eso me repele y elijo creer que mi decisión tiene un impacto (Me apoyo a mí mismo). Pero en el centro, uno no puede darse el lujo de elegir porque la mayoría tienen esas cosas y uno tiene que aguantarse entre ahí o no.

Así que finalizo mi perorata diciendo: Yo demando la prohibición absoluta de bocinas de alto poder en las calles de nuestra ciudad. Abogo por una ciudad libre de contaminación sonora.  Gobierno municipal, me dirijo a ti como uno de tus súbditos.

Gracias

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s