Días de cine

Estos días que he estado por acá por la ciudad de México me han servido, entre otras cosas, para ver cine. A eso va uno a otro país, ¿No?

Empezó el día en que fuimos a la cineteca nacional a ver la película “Entre la noche y el día“. No tanto a verla como a aburrirnos con ella. Se siente más profunda de lo que en realidad es. Y si hay gente que critica “Mad Men” por subrayar ciertos simbolismos como si la gente no pudiera entender, esa misma gente se volvería loca viendo a este rechazo de la sociedad conviviendo con el rechazo de otro seres y la hostilidad hasta el infinito.

Otro día regresé, pero no había nada que quisiera ver. Pero a la salida estaba el puesto de los piratas que tenían ordenadas sus películas por autor. Así vi que tenían la sección de Lars von Trier que incluía “Manderlay“, la secuela de “Dogville”. No sé si fue por verla en casa y pudiendo pararla para servirme algo; pero sentí que tenía mejor ritmo que su predecesora, aunque es en esencia otra historia sobre lo espantosa que es la humanidad. Aunque debo decir que sentí que esta vez era un mensaje dicho de una manera menos intensa o profundita. Lo cual me parece bien. La hace ligeramente más accesible.

Hace tres días fuimos a ver “Django unchained“. Debo decir que quizá tenía expectativas más grandes pues no me encantó. Aunque me gustó “Pulp Fiction”, creo que prefiero “Kill Bill vol. 1” . En “Inglorious basterds“, la única historia que me pareció interesante fue la de Shoshana. Todo eso me hace preguntarme si quizá Tarantino es como Almódovar y puede hacer cosas más interesantes cuando la historia gira en torno a una mujer. No es que no me haya gustado la película. Creo que todos disfrutamos ver las historias de venganza. Sin embargo, el ritmo no es constante y, aunque DiCaprio actúa bien y tengo nada que criticarle, es la parte en su casa la que se vuelve más aburrida. En esencia sentí que era Tarantino haciéndose homenaje a sí mismo y repitiendo escenas (Django vs. Stephen / The bride vs. Sofie; Django acorralado en la casa / The bride y los Crazy 88 en la casa de las hojas azules), no sólo manejando su estilo que tanto nos divierte. Tampoco entiendo para qué usar un mismo actor (Con una cara conocida y distractora) para dos personajes distintos. Acabo de enterarme de que es la primera película de Tarantino sin su editora que ya murió. Quizá ahí radique el problema o, quizá, como dije antes, todo se reduce a mis expectativas altas.

Valga aclarar que todo lo demás me parece muy bien, su fotografía, la elección de vestuario que quedará por siempre en nuestras cabezas y la elección de actor para “Big Daddy” porque (A) Vuelve a resucitar una carrera otrora en gloria; y (B) Porque luce muy natural como si fuera el coronel de KFC.

Las otras películas que vi ayer y hoy fueron “Zero Dark Thirty” y “Silver linings Playbook“.

Dos películas totalmente diferentes.

Apreciables desde distintos puntos de vista.

La primera es larga, pero creo que la disfruté más que “Zona de miedo”. Quizá porque no estaba rodeado de imbéciles. A pesar de eso, sí me di cuenta de su extensión y de que hay muchas cosas que dan por sentado que sabemos y simplemente las pasa de largo con un “Cualquiera que haya visto las noticias lo sabría“. Perdón por mi ignorancia, pero (SPOILER) no entendí por qué trasladaron al personaje de Kyle Chandler hasta que leí esto. Y esa crítica tiene razón en otro aspecto crucial: nos están contando una historia “objetivamente“, de un solo lado, pero todo lo que los personajes hacen aparece justificado por un fin mayor, proteger el suelo americano, “homeland”. Y según esta película sólo una mujer se obsesionó hasta triunfar, llevando una fastidiosa cuenta de días, y probó que tenía razón (Como Claire Danes en la serie “Homeland”). Y yo me pregunto cuántos otros no estarán igualmente obsesionados, sin que al final se compruebe una justificación a sus actos. ¿Qué pasa con esas historias? Pero de eso no se trata la película y no se le puede achacar.

Jessica Chastain como “Maya”

Si ya analizamos con profundidad el asunto, lo preocupante es que pueda ser usada (Y lo será) como propaganda pro-CIA. Sólo podemos confiar en que la gente quiera conocer el otro lado del asunto (y no lo harán) y tengan presente las palabras de la ex Secretaria de Estado Madeleine Albright al ser entrevistada por Lesley Stahl:

– “We have heard that half a million children have died. I mean, that’s more children than died in Hiroshima. And, you know, is the price worth it?” (Hemos oído que medio millón de niños han muerto. Esos son más niños de los que murieron en Hiroshoma. ¿Lo vale?)

Albright: – “We think the price is worth it.” (Creemos que lo vale)

Y sólo se refería a la guerra del 91 y los diez años de sanciones que siguieron.

Si quieren saber más sobre la investigación que van a hacerle a los creadores de la película, pueden leer esto.

Pasemos a la más ligera de todas: “Los Juegos del Destino” (Silver Linings Playbook). La disfruté bastante y hubo momentos en que dejé de pensar en que estaba viendo a Bradley Cooper y, por un breve momento, en una conversación padre-hijo, vi a Robert DeNiro como algo más que el policía/delincuente Newyorkino de siempre. Eso siempre será algo bueno.

Sí creo que lo mejor de la película es Jennifer Lawrence (Aunque nunca he conocido a una mujer con issues que se vea como ella como para dejarla que me siga).

Jennifer Lawrence acechante

Pero no la recomiendo como la mejor diversión. El guión es un problema. Creo que el hecho de que Bradley Cooper sea uno de los productores también debe haber sido un ligero problema.

En el momento en que ya hay una gran apuesta y todos los personajes van a juntarse para “el” evento, ya deja de ser la divertida película que empezó siendo y se convierte en otra genérica comedia romántica en la que tenemos que obviar que los protagonistas se llevan quince años de diferencia.

Al menos es un buen intento de re-invención. Y creo que ha funcionado porque hay gente que ya lo mira a él de forma diferente. Quizá como me pasó a mí con Ryan Gosling después de “Lars and the Real Girl”. Pero aquí no hay una Bianca y siento que hay demasiado ruido como para que la conexión entre los personajes o su transformación interna me parezca memorable.

Y hasta aquí termino. Ustedes pueden dejar sus opiniones también.

Podría contarles de mi primera ida al teatro en México. Fui a ver la obra “Requiem”, pero contarles eso me tomaría mucho más tiempo. Y quizás así los mantenga interesados en mi vida…

Si les interesa acercarse a mi opinión, les diré que leer esto me consuela mucho.

Anuncios

One comment

  1. Pingback: Viendo “No” | Ex360's Blog

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s