Viendo las cosas del señor Slim

Ya admití el retraso para compartir historias.

Esto pasó el 2 de febrero. Visitamos el museo Soumaya. Fue divertido. Lo primero que hicimos fue leer los comentarios de los visitantes previos. Uno de ellos escribió algo como “Señor Slim ahí le dejo un par de pesos para su museo”. Me dio mucha risa. Como siempre, busqué un artículo que hablara del asunto también (y que comparta mi opinión o no vale). Como podrán ver, el autor del artículo se refiere a La Piedad en bronce. James Oles dice “No me es claro porqué alguien querría una versión en bronce de ella” (“It’s unclear to me why anybody would want a bronze version of it“) Esa fue la primera señal.

Los primeros dos pisos son espantosos. Uno va en espiral viendo cosas feas y mal hechas. Yo ya tenía miedo de entusiasmarme con cosas que en letra pequeña iban a decir “réplica” como me pasó en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo. Mi amiga no compartía mi opinión (¿Cómo va a ser si es del hombre más rico del mundo?) aunque estaba más ocupada odiando la estructura del museo y el hecho de que sus ovarios hicieran lo que tienen que hacer cada 28 días.

Así que, si alguna vez vienen a visitarlo, se pueden ahorrar los tres primeros pisos e ir directo a lo mejor que aquí les comparto. Y saben que lo comparto porque soy una buena persona. Como soy buena persona, me merezco cosas buenas, ¿Verdad?

Anuncios

One comment

  1. Monica Guevara · marzo 2, 2013

    Yo quiero ir de todas maneras…

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s