Viendo “No”

Como ya es costumbre, empezaré diciendo que sí me gustó la película. Esto no me salvó de ver la cara de mal humor de mi amiga cuando empecé a intentar explicar mi “pero”.

Vamos en orden.

Sí es una película bien hecha, aunque -al parecer- al verla en pantalla grande la experiencia no se hacía muy agradable. La película trata de un ex-exiliado chileno que se encarga de manejar la campaña para sacar a Pinochet del poder. Según este sitio, “The Hollywood Reporter” califica la actuación de Gael de “admirablemente medida” y felicita las cuotas de humor presentes en el drama que cruza todo el largometraje de dos horas. “Si bien el drama humano de la película -incluyendo los melancólicos intentos de René por reunir a su familia- es un poco bajo en cuanto a impacto nacional, lo central de la evolución de la campaña provee una narrativa apasionante”, agrega el mismo medio.

Ahí está el leve problema que yo tengo con la película. Me parece que sí tiene un buen ritmo y sí se debe a la campaña en sí misma, a que sabemos lo que representa y nos conectamos con eso.

El mismo sitio de arriba comenta las referencias hechas por otros a Mad Men. Yo no siento que el personaje de René tenga tanta profundidad o un nivel que me haga conectarme con él. No tiene que ver con la actuación de Gael. Se trata de que no logro relacionarme con el protagonista. No sé si es alguien que (A) Poco a poco se convierte y se compromete con la campaña por lo que pueda representar para Chile y/o su ex mujer o (B) Sólo ve la campaña como un producto más y tiene ganas de salirse con la suya, ganándole a su jefe (Cosa que también lo haría un personaje cínico e interesante) Si se supone que debía ubicarlo en medio de esas dos opciones, yo no lo hice. No logré encontrar ese vínculo que siento que medio se trata de dibujar a través del temor a que le pase algo al hijo o a su ex-mujer.

Tal vez yo sea el único que tenga ese problema con la película. Muchos hablan de la complejidad de la realidad histórica en esos momentos, pero la película no tiene obligación de tratar eso. Lo único que yo querría es poder decir que me produjo algo ver el desenlace en el personaje de René.

(SPOILERS)

Me pareció predecible verlo empezando una campaña más con el mismo “pitch”. Lo veía venir desde mucho antes. Y quizá por haber visto “Zero Dark Thirty” no pude dejar de comparar a ambos protagonistas. Ambas están basadas en eventos reales en los que ya sabemos el desenlace, pero es la narración de la historia la que puede (o no) envolvernos. “No” me gustó más. Hay una conexión menos imperialista, aunque igualmente cargada de política y, sin embargo, es en el personaje de Maya en el que sí pude ver un verdadero involucramiento que la hace quebrarse al final. Y es que el camino recorrido, las circunstancias alrededor son un suceso en sí mismo, pero también para el personaje significó un proceso fascinante y desgastante, más sólo un momento antes de pasar a lo siguiente.

(FIN)

En “No”, más que con los personajes, yo me conecté con la campaña que es la verdadera protagonista. Sin embargo, si no fuera así, probablemente tampoco estaría contento.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s