Meditaciones de Verano III

Esta será mi última entrada sobre el libro “Summer Meditations” de Václav Havel. En esta me enfocaré en su visión sobre el sistema de mercado que él considera más acertado que el comunismo que se dio en la Unión Soviética, ciudadanía y la importancia de asumir las características propias.

Acabo de darme cuenta de que Brad Pitt podría interpretarlo.

…Justicia Social en el sentido de equidad social es algo con lo que el sistema de mercado no puede, por su propia naturaleza, cumplir…No veo, sin embargo, por qué un Estado democrático, armado con una legislación y el poder de diseñar un presupuesto, no pueda luchar por cierta justicia en, por ejemplo, políticas de pensión o tributarias, o apoyar al desempleado…

Las mejores leyes y los mecanismos democráticos mejor concebidos no van a garantizar por sí mismos legalidad, libertad o Derechos Humanos si no están basados en ciertos valores humanos y sociales… ¿De qué servirían elecciones en las cuales la opción del elector fuera entre un mayor o menor sinvergüenza?

De nuestra reciente experiencia sabemos demasiado bien qué puede pasarle a la más decente ley en manos de un juez inescrupuloso y cuán fácilmente gente sin escrúpulos puede usar las instituciones democráticas para introducir el terror y una dictadura. La ley y otras instituciones democráticas aseguran muy poco si no están respaldadas por la disposición y el valor de las personas decentes a salvarguardarlas de abuso.

Todas las naciones deben pasar por una fase de conciencia y luego una de lucha por un Estado independiente, luego deben experimentar la soberanía nacional antes de madurar y darse cuenta de que la membresía a un organismo supranacional basada en la noción de sociedad civil no sólo no suprime su identidad nacional y soberanía, sino que en cierto sentido hasta la extiende, refuerza y alimenta.

…Mi hogar es el país en el que vivo, su clima intelectual y espiritual, expresado en el lenguaje hablado. El idioma checo, la manera checa de percibir el mundo, la experiencia histórica checa, las formas checas de cobardía y valentía, el humor checo, todo eso forma parte de mi círculo que llamo hogar…No tiene sentido negar o excluir alguno de estos estratos en beneficio de otro. Ninguno debería ser visto como menos importante o inferior.

El principio de la sociedad civil representa la mejor manera de disfrutar todos (esos) aspectos…Establecer un estado con otras bases (ideología, nacionalidad o religión, por ejemplo) sería hacer uno sólo de estos estratos superior a otros,…apartándonos de nuestro mundo natural.

Me parece que una sociedad civil basada en la universalidad de los Derechos Humanos sólo puede ayudarnos a percibir todo lo que somos, no sólo miembros de una nación, sino miembros de nuestra familia, comunidad o región, nuestra iglesia, asociación, partido político, nuestro país, nuestras comunidades supranacionales.

…En Diciembre de 1990, propuse a la Asamblea Federal aprobar una ley autorizando un referéndum para determinar si los checos y los eslovacos quieren seguir viviendo juntos en un país común. No creo que algo tan serio debería ser dejado únicamente a decisión de los cuerpos legislativos, no importa cuán democráticamente hayan sido elegidos. La gente misma debería decidir…El punto de un referéndum es permitir que, si el Parlamento no puede decidir sobre algo, los electores tengan la oportunidad de hacerlo.

…El número de ministros en nuestro primer gobierno independiente fue determinado no por una necesidad práctica, sino por el número de partidos pidiendo un lugar en el gobierno.

Un énfasis excesivo en los partidos políticos puede tener muchas consecuencias desafortunadas…Las maniobras pre-electorales de un partido se vuelven más importantes que los intereses de la sociedad. Gente hambrienta de poder, bajo ciertas circunstancias, puede usar su membresía en el partido, su servilismo a los líderes políticos, su astuto escondite tras la bandera del partido para ganar una posición e influencia desproporcionadas a sus cualidades.

…Siempre he sabido que el único sistema económico que funciona es el de la economía de mercado, en el cual todo le pertenece a alguien, lo que significa que alguien es responsable de todo…Intentar unir todas las entidades económicas bajo la autoridad de un solo monstruoso dueño, el Estado, y someter toda la vida económica a una céntrica voz de la razón que se considera más lista que la vida misma es un atentado contra la vida misma.

El Estado debería ser cada vez menos visible. Debería gradualmente -en lo que a economía se refiere- convertirse en un mero recolector de impuestos, usándolos para pagar, o al menos apoyar, lo que no se puede esperar que se mantenga por sí mismo inmediatamente pero que podría sostenerse en el futuro, como la educación, investigación y desarrollo. Además debería pagar aquello que jamás se sostendrá por sí mismo pero que debe existir si el Estado quiere sentirse seguro (el ejército), o por aquellas cosas que son simplemente parte de la identidad de un estado moderno, humano y cultural, con intención de servir al pueblo y la sociedad (un servicio de salud, pensiones, protección al medio ambiente, los paisajes, monumentos históricos y la cultura).

Me opongo a la ciega imitación, especialmente si se convierte en una ideología…jamás convertiremos a Checoslovaquia en una República Federal de Alemania, o en Francia, Suecia o Estados Unidos y no veo la más mínima razón para intentarlo. Eso sólo nos haría preguntarnos para qué deberíamos ser un país independiente en primer lugar, ¿Para qué aprender idiomas tan poco importantes como el checo y el eslovaco en la escuela? ¿Por qué no aplicar inmediatamente para ser el quincuagésimo primer estado de los Estados Unidos?

…No veo razón para avergonzarnos de intentar a nuestra manera…No lo hacemos para impresionar al mundo con nuestra originalidad o para curar algún complejo de inferioridad. Lo hacemos pura y simplemente porque es la única manera posible. Nuestro país está donde está, su paisaje es bello en ciertas formas y devastado en otras, sus recursos naturales e industrias están estructurados de cierta forma, tenemos ciertas tradiciones históricas y costumbres… ¿Por qué no aceptarlo?… ¿Por qué no lidiar con ello en la forma más apropiada?

.

Un Estado basado en ideas no debería ser nada más y nada menos que un garante de la libertad y la seguridad de la gente que se sabrá apoyada por ese Estado y sus instituciones en la medida que ellos mismos se responsabilicen por el Estado mismo: si lo ven como un proyecto propio y como su propio hogar; como algo que no deben temer, sino amar, sin vergüenzas, porque lo habrán construido por sí mismos.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s