Los Juegos del Hambre: En Llamas

Ayer vi la secuela de Los Juegos del Hambre. Ya habiendo leído la trilogía completa, mi percepción es distinta.

HungerGamesCF_KatnissCov_1500pxDYo soy de la impopular opinión de que es mejor ver la película antes de leer el libro. La confirmo al notar cómo han cambiado mi percepción desde que vi la película por primera vez y me motivó a ir y comprarme los libros. Es obvio que una película nunca va a ser superior al libro que le sirve de fuente. En dos horas no se pueden incluir todos los detalles, personajes o situaciones interesantes. Por eso quiero empezar hablando del libro como fuente. El segundo libro empieza atrapándote de una manera increíble, puesto que continúa la historia de personajes que ahora ya conocemos y con los que nos hemos encariñado, uno no puede despegarse… hasta que llega el momento de los nuevos juegos. Ahí uno siente que está leyendo algo que ya se usó. El ritmo se vuelve malo y es la antesala para un tercer libro que se vuelve aún más aburrido e incluso peor porque son los momentos interesantes los escasos. Entonces, ¿A qué quiero llegar?

Quiero decir que no se trata de un libro sagrado e intocable. Su calidad inferior permitiría realizar una película que sólo rescate lo positivo. Y, en mi opinión, esta no lo hace.

No está mal, es aceptable; pero a diferencia de quien escribió esta crítica de The AV Club, yo sí extrañé la dirección de Gary Ross. Él, Billy Ray y la propia autora se encargaron de la adaptación del primer libro. Creo que así se encargaron de mantener lo esencial y aún así mostrarte indicios de lo que está detrás. Este guión estuvo a cargo de Simon Beaufoy y Michael Arndt (bajo un seudónimo, lo cual te hace cuestionar sus motivos). Ellos han decidido que el foco más importante de la película sean los juegos. No estoy de acuerdo, pero supongo que es la manera más fácil de atrapar al público gringo; pero, como bien lo explica la crítica que les compartí antes, termina siendo una ejecución rara de un combate a muerte que tiene que ser apto para toda la familia. Si no vamos a sentir la emoción de los primeros juegos (¿Y cómo podrían si es una burda imitación de una fórmula ya probada?), ¿por qué dedicarles tanto tiempo? Al seguir esa dirección, no ahondamos en las partes más importantes de la gira de la victoria: Katniss abriendo los ojos a lo que va pasando y sorprendiéndose al descubrir lo que han provocado sus acciones que, en esencia, fueron un simple, egoísta y llano atento por sobrevivir. Otras consecuencias son que la percepción de la vida falsa y decadente que se lleva en el distrito uno se reduzca a unas tres líneas; la familias de Gale y sobretodo la de Peeta están invisibilizadas, ¿Por qué quién tiene tiempo e interés en saber sobre ellos? (Hay más besos y con eso le basta al público, ¿verdad?); la llegada de Thread es malísima y es una escena que da pena ver; ni siquiera vemos cómo van apretándole el cuello al distrito 12 para que de veras nos importe lo que pase con él…o cómo tienen que seguir el juego con la última “manipulación” de Peeta durante las entrevistas.

También debo darle un espacio a las cosas buenas: dejan que Jennifer Lawrence tenga más expresiones faciales y que conozcamos un poquito más de su forma de ser. Sé que la “voz en off” es un recurso barato, ¿Pero no hubiera sido bueno usarlo dado que todo está contado desde su perspectiva y narrado en primera persona? Por lo demás, creo que quienes se lucen más son Elizabeth Banks y Jena Malone, siendo esta última el único personaje que exterioriza la responsabilidad que tiene el público al ponerlos en esa situación por pura diversión y voyeurismo. Ese público que debería ser mejor presentado y cuyos vestuarios y maneras podrían haberse conocido durante la fiesta.

En fin, es sólo una película aceptable. Agradezco no haber sido un fanático esperando su estreno de medianoche o algo así porque me hubiera decepcionado muchísimo.

Ojalá la conclusión sea mejor. Aunque ya les compartí lo que pienso del libro y no entiendo cómo podrán dividirla en dos partes y lograr que sean interesantes. Quizá si se toman algunas libertades y hacen cambios. Si lo hacen, estaré alegremente sorprendido. Confiemos en el talento del primo de Jane Sterling.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s