La experiencia de ver la ópera “El Mozote”

Las reuniones previas:

1) ¿Por qué no llevamos ópera al anfiteatro del CIFCO? – Suena bien, la música eléctrica proveniente de los otros pabellones le dará una plusvalía al acto. Imagínense si hay seguridad por aquí, ¡ver soldados después del “show” sería bien vivencial!

2) ¿Por qué no vender nachos? – Es el anfiteatro…¡Obviamente hay que comer al estar sentado ahí!

3) ¿Por qué no decirle a los agentes de seguridad que anden con sus radios a todo volumen? – ¡Pues sí! ¿Quién quiere oír la ópera de todas formas?

4) ¿Por qué no tener los peores luminotécnicos? – Sí. Todo el mundo se divierte cuando el reflector no sigue a los protagonistas y los deja a oscuras. Es parte del encanto.

5) ¿Por qué no hacerlo para toda la familia? – ¡Claro! Niños viendo un espectáculo de más de dos horas de duración que incluye violaciones y asesinatos, ¿Qué podría salir mal?

6) ¿Por qué no empezar con más de media hora de retraso? – Si estar ahí es una experiencia en sí misma, ¿Quién podría no disfrutarlo?

Y mejor aún, ¿Por qué no presentamos una de las masacres más emblemáticas de El Salvador con un preámbulo de más de una hora de una cursi y empalagosa historia de amor?

Cuando el “malo” dijo que iba a vengarse me dije a mí mismo “Si terminan presentando la masacre como una venganza del tipo humillado, me preparo para el motín“. Menos mal no ocurrió así, pero por supuesto incluyeron al malvado entre los soldados que actuaron bajo las órdenes de Monterrosa (aquí llamado “Montenegro”) y masacraron a los habitantes de El Mozote (Morazán). Esto ocurrió en el segundo acto. Ya había pasado demasiado tiempo y la gente no estaba con la misma disposición del principio. Aún así, la gente se conmovió al ver las partes donde Rufina y el resto de mujeres eran encerradas en la casa por órdenes de los soldados vestidos de romanos de pastorela con huacales en la cabeza. Vi gente limpiándose las lágrimas.

Luego, los niños caían uno a uno y un fastidioso niño en el público, cerca de mí, hacía ruidos de balazos junto a sus inoperantes papás (¡Padres estúpidos!).

Que aún en estas circunstancias adversas y con una historia floja, la gente se conmueva, nos muestra que hay un hambre por ver estas historias reales, lo que hemos vivido como país y que nos repiten que debemos olvidar para no reabrir heridas; eso que se quiere esconder, ya sea robando o destruyendo documentos o reinventándose los hechos. Ojalá este sea sólo el primer paso para ir remoldeando nuestra memoria histórica, honrando a las víctimas inocentes y recordando quiénes cometieron esos crímenes y por qué debemos evitar que se repitan.

Anuncios

7 comments

  1. Mancia · enero 8, 2014

    Honestamente el hecho de presentar una obra que en efecto si decía el mozote en grande, en ningun momento se dijo que era la historia verídica, por que historias verídicas en nuestro país no tenemos por que cada bando cuenta lo que le conviene, en efecto las luces y el sonido no fue lo mejor pero en ningun momento en la historia de El Salvador alguien se interesó por reavivar la cultura, vivimos en un país tan pobre de cultura que prefiere ir a ver shows de danza moderna o falsas ilusiones de artistas que solo llegan a la fama por el apellido o los conocidos, con respecto a la critica me parece ilógico todo lo que comento de los alrededores a menos que haya llegado predispuesto a un fracaso para su gusto, o por el simple hecho de haber preferido llegar a la parte general de el publico sin intención de ofender opino que por lo menos si nova a apoyar a que el salvador reviva la cultura mejor no sirva como piedra de tropiezo, pues si bien es cierto no fue la mejor opera para su gusto, mucha de la audiencia estuvo satisfecha por la puesta en escena, en mi humilde opinión recalcó si no apoya mejor no sirva de piedra de tropiezo

    • ex360 · enero 9, 2014

      Bueno, como no quiero ser piedra de tropiezo, diré que fue maravilloso y todo estuvo excelente. Como es de autor salvadoreño, estuvo impecable. Cualquier cosa hecha en El Salvador está bien. ¿Contento? (Me fue difícil entender por la falta de signos de puntuación).

      • Raquel · enero 9, 2014

        Quizás no es ese el punto. Realmente, lograr hacer una producción de este calibre en nuestro país no es cosa fácil, pero también es necesario darle crédito a los cantantes y actores que hicieron su mayor esfuerzo para que esta opera se llevara acabo. En mi opinión, son los primeros pasos para volver a construir la cultura en nuestro país y de educar a los salvadoreños para que estos aprendan a apreciarla mejor, claro que hubo millones de errores técnicos, en cuanto a las luces y sonido, pero a pesar de ello se trato de dar lo mejor. Quizás debería de pensar mejor en el enfoque que les dará a sus criticas, porque en vez de ayudar, dando una critica constructiva, esta sirviendo de pieza de tropiezo. Por lo tanto, si no tiene nada bueno que decir, quedeselo para usted mismo, al menos que crea que sera de ayuda en la construcción de un mejor país, y este no es el caso.

      • ex360 · enero 9, 2014

        Gracias por su visita, Raquel. Trataré de no ser pieza de tropiezo en el nuevo año.

  2. david flores · diciembre 31, 2013

    Es un orgullo conocer y saber de la opera – El Mozte Amor en tiempos de Guerra – como salvadoreños tenemos que agradecerle al maestro y compositor Luis Diaz Herodier, por su tan magnifica obra y en memoria a ese lugar místico para nosotros (nadie es profeta en su tierra, pero ahora el sí rompió esquema), en buena hora. Le recomiendo que siga en Colombia, ya que aquí se mueren de hambre los artistas, y mejor que siga haciendo ópera desde el extranjero, ya que nos ha venido a dar una cátedra como lo que es el. Con las disculpas del doctor Cáceres, se ha quedado pequeño. Que dios te bendiga Luis Diaz Herodier.
    Justo y perfecto-namaste.
    David Flores

  3. Atenea · diciembre 8, 2013

    En lo personal me pareció una muy buena propuesta de ópera teniéndo en cuenta lo poco que se crea en este género a nivel nacional.. tienes razón al decir que el primer acto alargó innecesariamente la historia de amor, llevándome al punto de cuestionar cómo hilarían la matanza, en efecto fue predecible el cliché del malo que al verse humillado busca venganza (cómo en tantas otras óperas) y tienes razón al decir que la matanza de El Mozote no fue el tema central de la historia…pero quién dijo que lo sería? el mercadeo de la ópera no expuso esto como eje de su historia, o si? al menos no fue la propuesta que yo recibí, sin embargo escuché que algunos tenían expectativas diferentes a las mias al respecto. El eje de la historia lo expone el título mismo: “El Mozote: amor en tiempos de guerra”
    Los que conocemos sobre la matanza de más conocemos los hechos, los responables y las víctimas que jamás olvidaremos, no es una obra que ofrecía contribuir al proceso reparador en las familias afectadas por la guerra.
    Por lo que tu crítica no me parece justa, pues en lo único que concuerdo contigo es en la mala selección del espacio fisico para desarrollarla (ojo por eso los costos eran accesibles), la mala dirección de las luces y el sonido pobre. Pero es lamentable que dejes de lado la excelente interpretación de cada uno de los participantes, las voces que aún con el sonido pobre en más de un momento nos dejaron sin aliento por su profesionalismo. Una ópera que te lleva a reflexionar sobre la vida diaria de una comunidad como todas las de nuestros campesinos, dónde aúnq vivíamos en constante temor ante la amenaza de los soldados alrededor, también había espacio para lo común, lo “mundano”, el amor, la envidia, los celos, etc. Qué te puedo decir, la disfruté y aplaudo a sus creadores y los que interpretaron cada uno de sus personajes por haberse atrevido a tocar la matanza del mozote para hacernos recordar que eran personas comúnes y corrientes como nosotros, llenos de sueños, ilusiones y temores….y que así como ellos, todos estamos expuestos a que nuestra vida se vea truncada, un día cualquiera sin aviso, en manos del estúpido rencor y egoísmos…

    • ex360 · diciembre 9, 2013

      Gracias, Atenea. Es cierto que la protagonista era muy buena y me alegra que te hayas tomado el tiempo para dejar constancia al respecto.
      Mi principal problema es que el nombre de la obra sea algo tan emblemático como “El Mozote” y en letras pequeñas “amor en tiempos de guerra”. Siento que es como usar “1932” para hablar del diario vivir en Izalco JUSTO en ese año. Pero esa es sólo mi opinión.
      Saludos. Y gracias por visitar.

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s