Claudia Cristiani sobre la gestión cultural

Si quiere leer la entrevista entera y darle tráfico al diario de hoy, haga clic aquí.

¿Cómo evalúa que el partido FMLN haya comprometido a su candidato a crear un Ministerio de Cultura y de que también hable de darles seguro social a los artistas y la creación de una Ley de Cultura?

Me parece que la creación de un Ministerio de Cultura es una apuesta acertada y me parece bien que haya un compromiso al respecto. En relación al seguro social para los artistas y trabajadores de la cultura, me parece que hay que evaluarlo desde dos perspectivas: como sector y como sociedad en general. Como sector me parece que los trabajadores de la cultura y el arte tienen derecho al seguro social como cualquier otro ciudadano que labora. Desde la perspectiva de la sociedad en general es donde yo creo que habría que hacer una reflexión más honesta para evaluar cómo se justifica el que toda la sociedad pague por la seguridad social de un sector en particular cuando no es el único sector laboral excluido actualmente. Y digo que la sociedad en general pague, porque tal y como está planteado el mecanismo en el anteproyecto [de Ley Nacional de Arte y Cultura del FMLN] es justamente el Ministerio de Cultura, con dinero de los impuestos, el que asumiría el pago del “empleador” de la cuota del ISSS correspondiente a cada trabajador.

CC

¿Qué evaluación hace de la gestión cultural del presidente Funes?

Es un poco limitante y tramposo hablar de la gestión cultural del presidente Funes porque la gestión cultural abarca mucho más que la presidencia (aún siendo la institución gubernamental cultural más importante que es parte de ella), habría que ver Educación, Turismo, Economía, la Universidad de El Salvador, y porque el Frente no se puede desligar de su propio gobierno y gestión. Me decepciona muchísimo cuando se hace esa diferenciación, es deshonesta porque refleja algo que es importante reconocer: la dificultad que ha tenido para construir consenso y trabajar aún dentro de lo que ellos mismos han creado y la falta de responsabilidad de asumirlo. Incluso, si quisieran desligarse de la gestión de la actual titular de Cultura (lo cual no me parece válido), la Dra. Cuenca y el Dr. Samour [actual viceministro de Educación] estuvieron al frente de la Secultura por tres años. ¿Por qué debemos asumir que esta no ha sido gestión del Fmln? Trabajar en dos anteproyectos de ley de forma paralela [uno en la Secultura y otro desde la Secretaría de Cultura del FMLN) es un síntoma de falta de apertura y falta de disposición para construir consensos bastante desalentador tanto del partido como del sector cultural en general.

Pero regresando a la pregunta que me has hecho, me declaro incapaz de hacerlo con propiedad porque no he estudiado lo que se ha hecho, desconozco la totalidad de los programas e iniciativas que se han desarrollado y ejecutado y sus resultados por lo que sería poco profesional una evaluación de mi parte. Sin embargo, no me voy a “zafar olímpicamente” de la pregunta, como dicen. Mi apreciación superficial y general de lo que se ha visto es que no han habido cambios significativos en cómo manejamos la cultura en el país. Ha habido una continuidad que no inició en los famosos “20 años de ARENA” sino mucho antes, y cuya principal característica es que la cultura y las dinámicas culturales no son consideradas como algo intrínsecamente valioso y, en muchos sentidos, seguimos sin entender cómo instrumentalizarla para resolver nuestros problemas y que a la hora de la hora hay que confrontar los ideales con la realidad.

¿Usted cree que un nuevo gobierno del FMLN hará cambios en el ámbito cultural?

Creo que hay personas dentro del FMLN que tienen la intención de hacer cambios, pero es difícil saber hasta dónde y de qué forma eso se logrará. El partido tendrá que definir prioridades en las aspiraciones que se ha trazado y esto no es fácil. Ya tuvieron cinco años para hacerlo y no lo hicieron. Y la capacidad que tendrá para realizar cualquier cambio o avance sustancial dependerá de tres cosas principalmente: primero, de la disposición que tenga para construir un proyecto de consenso (que trascienda más allá de las personas o colectivos que responden a una convocatoria lanzada desde el partido); segundo, como te he mencionado, de la responsabilidad que asumamos desde el sector cultural para participar y acompañar el proceso; y tercero, de la disposición y aceptación de las otras carteras del Estado implicadas con las propuestas y los sectores sociales y empresariales afectados o implicados.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s