Del Racismo

El día de ayer empecé a leer el libro “Why are all the black kids sitting together in the Cafeteria?” (¿Por qué todos los niños negros se sientan juntos en la cafetería?)(*) y ahora encontré este editorial de la Prensa Gráfica. El tema es el mismo: conversaciones sobre raza y racismo. Así que lo tomaré como una señal y compartiré con todos ustedes que se interesan en mi vida unas partes que me parecen muy interesantes:

ghost+world+art+teacher

Ciertamente hay algunas personas más prejuiciadas que otras, activamente asumiendo y perpetuando imágenes negativas y llenas de odio de aquellos diferentes a sí mismos. Cuando afirmamos estar libres de prejuicios, quizá lo que estamos diciendo es que no somos personas hostiles; pero ninguno de nosotros es completamente inocente. El prejuicio es una parte integral de nuestra socialización y no es nuestra culpa (…) no somos culpables de los estereotipos, distorsiones y omisiones que han formado nuestro pensamiento a medida que crecimos.

Decir que no es nuestra culpa no nos exime de responsabilidad. Podemos no haber contaminado el aire, pero tenemos que responsabilizarnos, junto a los demás, de limpiarlo. Cada uno tiene que ver su propio comportamiento. ¿Estoy perpetuando y reforzando los mensajes negativos tan penetrantes en nuestra cultura o estoy buscando desafiarlos?

David Wellman define racismo como un “sistema de ventajas basada en la raza”…racismo no puede explicarse en su totalidad como únicamente una expresión de prejuicio.

La mayoría de las personas blancas, si son realmente honestas consigo mismas, pueden ver que hay ventajas en ser blanco en los Estados Unidos. A pesar de la actual retórica sobre “acción afirmativa” y “racismo inverso”, cada indicador social, desde el salario hasta la esperanza de vida, nos revela las ventajas de ser blanco.

En concreto, significa que si una persona negra es víctima de discriminación cuando busca una casa, el apartamento que de otra manera le hubiera sido rentado a ella está disponible para una persona blanca. Esta persona, sabiendo o no sabiéndolo, es beneficiaria del racismo, un sistema de ventajas basado en la raza. El inquilino no es el culpable de la discriminación previa, pero se beneficia de ella, de todas maneras.

Para muchas personas blancas, esta nueva conciencia de los beneficios de un sistema racista les ocasiona malestar, acompañado de sentimientos de rabia y culpa. Pero estas emociones incómodas pueden entorpecer una discusión. A todos nos gusta pensar que merecemos las cosas buenas que hemos recibido y que otros, también, obtienen lo que se merecen. Psicólogos sociales llaman a esta tendencia una “creencia en un mundo justo”. El racismo directamente contradice tales nociones de justicia.

¿Qué tal aplicar esto aquí a nuestra división social?

 

(*) En el libro se refieren a “Gente de color”, pero estando entre gente de raza negra y británica, aprendí que prefieren el término “Black people”.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s