¿Cuán laico es el Estado Salvadoreño?

Yo sé que ya antes he hablado de este tema. Pero recientes acontecimientos me han movido a retomarlo.

El Estado salvadoreño es un Estado laico

Un estado laico separa con nitidez la iglesia del estado, y la Constitución de El Salvador lo hace. También pone garantías para que se cumpla. Claro, si el espíritu de la ley mayor de El Salvador es éste, en su letra, sin embargo, puede encontrarse la trampa para evadirla.

Como está sucediendo hoy.
Esta laicidad del estado está en los orígenes de las repúblicas latinoamericanas. Es lo que significa el gorro frigio que figura en el centro del escudo de El Salvador, y de otras cinco repúblicas indoamericanas –como son Argentina, Paraguay, Colombia, Cuba y Nicaragua-. Repúblicas nacidas en un ciclo que, en su inicio, cumple ahora -en 2008-200 años, inspirado en los revolucionarios franceses de 1789, que separaron del todo Iglesia y Estado.

Laicidad del Estado
Desde la fe cristiana encarnada en este mundo, se pronunció sobre este asunto un congreso de teología realizado reciente, en setiembre 2008,  en Madrid, en el que participaron teólogos de Europa, Africa y América Latina. En la declaración final del Congreso puede leerse:
“Al vivir en una sociedad plural desde el punto de vista de las creencias, el Estado tiene la obligación de velar por los derechos de todos los ciudadanos sin ningún tipo de discriminación, y para ello tiene que configurarse como un Estado laico e independiente. En este sentido, tiene que mantenerse neutral ante las diferentes opciones religiosas, garantizando a todas ellas el ejercicio de sus derechos y no debe dejarse influenciar por alguna en particular”. (Más al respecto aquí)

Esa es la ley, pero ya sabemos que aquí pueden prohibirle la entrada a alguien por atentar contra la fe católica. No quiero que me malentiendan. A mí también me parece loco el viejo y su secta; pero que “atente contra la fe católica” no puede ser un motivo válido ni legal para prohibirle nada. Hay que vigilar que no violen las leyes establecidas, como el resto de ciudadanos; no perseguirlos por agresiones intangibles y que no pueden probarse con hechos. Cuando tienen su sórdido final, ya pueden sentirse contentos porque la furia del Señor se desató sobre ellos (aunque regocijarse por el mal ajeno es un poco contradictorio con lo que estamos defendiendo).

Todo esto se desató en mí al leer una petición que no quería que la marcha del orgullo gay atentara contra valores cristianos. Entre sus argumentos estaba: “En El Salvador es un delito establecido en el artículo 296 del Código Penal él (sic) ofender públicamente los sentimientos o creencias de las religiones, así como escarnecer de hecho alguno de los dogmas de cualquier religión que tenga prosélitos en la República, así como hacer apología contraria a las tradiciones y costumbres religiosas. Lo anterior teniendo en cuenta que como seres humanos y salvadoreños tenemos derecho a la libertad de culto y que este sea respetado, tal como lo expresa nuestra Constitución.”

index

El artículo dice lo siguiente:

ATENTADOS RELATIVOS A LA LIBERTAD DE RELIGION
Art. 296.- EL QUE DE CUALQUIER MANERA IMPIDIERE, INTERRUMPIERE O PERTURBARE, EL LIBRE EJERCICIO DE UNA RELIGIÓN U OFENDIERE PÚBLICAMENTE LOS SENTIMIENTOS O CREENCIAS DE LA MISMA, ESCARNECIENDO DE HECHO ALGUNO DE LOS DOGMAS DE CUALQUIER RELIGIÓN QUE TENGA PROSÉLITOS EN LA REPÚBLICA, HACIENDO APOLOGÍA CONTRARIA A LAS TRADICIONES Y COSTUMBRES RELIGIOSAS, O QUE DESTRUYERE O CAUSARE DAÑO EN OBJETOS DESTINADOS A UN CULTO, SERÁ SANCIONADO CON PRISIÓN DE SEIS MESES A DOS AÑOS.
SI LO ANTERIOR FUERE REALIZADO CON PUBLICIDAD, SERÁ SANCIONADO CON PRISIÓN DE UNO A TRES AÑOS.
LA REITERACIÓN DE LA CONDUCTA, SERÁ SANCIONADA CON PRISIÓN DE TRES A CINCO AÑOS.
LA CONDUCTA REALIZADA EN FORMA REITERADA Y CON PUBLICIDAD, SERÁ SANCIONADA CON PRISIÓN DE CUATRO A OCHO AÑOS. (33)

(33) D.L. No. 296, 26 DE ABRIL DE 2007;
D.O. No. 91, T. 375, 22 DE MAYO DE 2007.

En el día del abogado deberíamos deternos a analizar este artículo con detenimiento. Fue reformado en el 2007 y no sé de quién habrá sido la iniciativa. Averiguarlo será su tarea. Yo, en su lugar, empezaría con Rodolfo Parker.

Veamos:

¿Qué tal que yo me convierto al islam? Entonces la república ya tendría un “prosélito” (Palabra que no existe según la Real Academia). Si yo me vuelvo un ortódoxo, querría que las mujeres usaran velo para que sus cabellos no provocaran mis impulsos sucios. Una mujer acostumbrada a las tradiciones de este país se opondría y andaría como siempre ha andado. Tal vez vería el uso del velo como una manera de sometimiento y concientemente se negaría a portarlo. Así estaría haciendo de hecho un escarnio a mis creencias. Según ese artículo, yo podría ir a la Fiscalía y pedir la persecución penal para que la encierren de seis meses a dos años.

Su tarea ahora es llevar este artículo a la Sala de lo Constitucional para que lo analice y evitar que yo persiga a esta inocente empoderada. Soy capaz de convertirme para poner en aprietos a nuestros legisladores. ¿Ve lo que pasa cuando no controla a los pseudo-padres de la patria? Póngase a ver el canal de la Asamblea todo el tiempo para ver en qué tonterías andan.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s