Made in El Salvador: bordando la casa tomada

Fui a ver la obra “Made in El Salvador…y de bordar en bordar se me fue la vida” del grupo Teatro Del Azoro. Se presentaron el día de ayer en la Casa Tomada.

La obra me gustó mucho. Si siguen este blog, ya se habrán dado cuenta de que tengo una debilidad por las historias que retratan la realidad de mis compatriotas. Me gusta que hagan esto. Sin embargo, entiendo cómo a alguien un poco más fundamentalista que yo le pueda hacer falta una estructura aristotélica o tener algunos problemas con el manejo de los objetos (sobretodo los imaginarios). Yo creo que, al final, esta es más una historia para que te mueva lo de adentro. Yo he tenido la oportunidad de trabajar en ONGs y con personas de la zona rural. Aunque ya he oído varias anécdotas, sus historias y luchas siempre me conmueven, siempre me entristecen y siempre me indignan. Por eso me gusta que el grupo se tome el tiempo en reflejar y quizá hacer que uno se cuestione esas realidades…incluso la cooperación internacional que desea que las y los beneficiarios se tomen el tiempo para una asamblea o un taller sin considerar a detalle qué implica esto para los mismos. (Aquí podemos hablar de quién tiene el poder de decisión al final y esto ya se convertiría en otra cosa, así que dejemos este tema bien profundo de nosotros mismos hasta que salga por sí solo en forma de tumor).

A veces hay muchos sonidos simultáneos y a veces los modismos o la articulación (muy acertada, como siempre en el grupo) me hacía difícil entender ciertos aspectos. A mí me interesa captar lo más posible y por eso el principio me aturdió un poco; pero, si usted es menos obsesivo que yo, le prometo que no le va a crear ninguna dificultad. Quizá le será más difícil entender a los españolitos ahora que el grupo les va a llevar el espectáculo de gira. Pero está bueno. Que se aguanten, así como nosotros aguantamos sus horribles doblajes de vez en cuando.

El local de la casa tomada definitivamente no tiene condiciones para una presentación de teatro: por el nivel del suelo y el tipo de sillas, es prácticamente imposible ver bien, no hay muchas luces con que jugar y hace mucho calor. Sin embargo, en esta obra y en la presentación de “Las Criadas” tuve la oportunidad de ver que es un espacio que atrae más variado público. Otra vez había señoras copetudas. Hoy incluso vi a una pareja. Era obvio que él iba obligado por su noviecita de pelo planchado y me alegró. Quizá este sea el término medio para que el teatro salvadoreño le llegue a otras personas y para que (ojalá) personas de otras esferas se dignen a mezclarse con círculos diferentes, conocer nuevas realidades y por un segundo preguntarse si eso es justo o simplemente ver las cosas desde otro punto de vista. Esa es una gran ganancia y ese ha sido siempre el más grande aporte del teatro a la sociedad, en mi opinión.

Si usted, gracias a mi infinita sabiduría, se ha quedado con la curiosidad de ver la obra, estarán el día de hoy en el Centro Nacional de Artes a las 4 PM.

y de bordar en bordar se me fue la vida

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s