Levine y la guerra

Estoy a punto de terminar el libro “Ana Karenina” de Lev Nikoláievich Tolstói, también conocido como León Tolstói (o Leo Tolstoy, en inglés). No sabía el final que aparentemente es de conocimiento general y tampoco he visto la película. Algunas mujeres me hicieron el comentario de querer leer el libro; pero, ahora que ya sé ese final y he leído el prólogo de Fedro Guillén donde escribe “la cinematografía ha contribuido a popularizar el fatal idilio de Ana y de Wronski, entre los más diversos públicos. Esa difusión cinematográfica, ¡cómo olvidarlo!, como en tantas ocasiones, a veces olvida lo mejor del espíritu del relato en aras de una concesión al gusto de las mayorías“, creo que me tomaré ese interés con cierta reserva.

Tiene razón Guillén cuando dice que la adaptación va a enfocarse en el gusto de las mayorías, en lo que más venda; en fin, en aquello con lo que más fácilmente puedan identificarse. Hay que ser honestos, el libro no debía llevar el nombre de ella, si acaso “los Levine, Karenina, Oblonsky y las Cherbatzky” (o un título incluso menos pegajoso) porque Constantino “Kostia” Levine es igual (o más) protagonista que Ana, lo cual quizá se deba a que es una extensión del mismo Tolstoi y de sus interminables soliloquios que solo ponen en evidencia cuán afortunados somos hoy de que la industria literaria le haya dado paso a la existencia de los editores.

No quiere decir que siempre me haya aburrido, quizá el hecho de haberme identificado con muchas de las inquietudes de este personaje me haya servido al final para confirmar cuán fastidioso debe ser convivir con mi persona. Sin embargo, quiero reproducir esta parte interesante a propósito de la guerra, esperando -como siempre- que no me lleven preso por violar los derechos de autor.

– ¿Qué necesidad tenemos de interrogar a nadie – dijo Sergio Ivanovitch- cuando vemos centenares de hombres abandonar todo lo que tienen, sacrificar sus últimos copeks para alistarse y acudir de todos los rincones de Rusia por el mismo motivo? ¿Me dirás que esto no significa nada?

– Eso significa que entre ochenta millones de hombres siempre hay unos cuantos centenares, y hasta unos cuantos miles que, no siendo buenos para una vida regular, se lanzan a la primera aventura que se les presenta, trátese de seguir a Pougatchef o de ir a Servia, a Khiva o a donde sea – dijo Levine acalorándose.

(…)

– Los periódicos – continuó (el viejo príncipe) – actúan del mismo modo: como la guerra duplica su venta, es natural que exploten el instinto nacional, los hermanos eslavos y todos esos cuentos(…) Alfonso Karr estaba en lo cierto cuando antes de la guerra franco-alemana propuso a los partidarios de ella que formasen en la vanguardia para soportar el primer fuego.

Y Sergio Ivanovitch (con su propia historia militar) agrega:

– La unanimidad de la prensa es un síntoma feliz que hay que tener en cuenta. Los miembros de la sociedad humana tienen todos un deber que cumplir, y los hombres que piensan cumplen el suyo dando expresión a la opinión pública. Hace veinte años, todo el mundo se hubiera callado; hoy la voz del pueblo ruso pide vengar a sus hermanos y se hace oír. Es un gran paso adelante y una prueba de fuerza.

Convencer a Sergio Ivanovitch y a Kaavasof era un imposible, dejarse convencer por ellos, otro tanto (…) ¿Cómo admitir el derecho que se arrogaba un puñado de hombres, y entre ellos su hermano, de representar junto con los diarios la voluntad de la nación, cuando esta voluntad solo expresaba venganza y asesinato y cuando toda su certidumbre se apoyaba en los informes sospechosos de algunos centenares de aventureros?

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s