Ronnie 11: Parchando

La última vez nos quedamos con que el grupo estaba a punto de dormir y estaba preguntándose qué iban a hacer para subsistir.

Eso se quedó solo en reflexión.
El artesano de la pareja que les dejó quedarse en su terreno realmente quería que todos los días se quedaran por lo menos dos ayudándole. A “El gallo” le tocó quedarse tres veces seguidas cuando sus compañeros huyeron. Pero en ese primer día, solo los invitó a que fueran al río a bañarse y a lavar su ropa. Sí, a ensuciarlo. Nos enseñaron una técnica, enjabonas la ropa, la metes ahí, la sacás y la empezás a golpear con un palo…contra las piedras había visto yo, pero no con un pelo…mi ropa quedaba limpia, maje. Una mancha no le sale, pero la tierra sí le sale.

Se echaron un puro por primera vez en un buen tiempo. La última vez había sido en una de las islas. Ahí, un tipo les había dicho, al saber que pretendían llegar a Medellín, “cuando lleguen a Medellín le tienen que morder las nalgas a una chimbita. Ustedes muérdanle el culo porque eso les gusta a las mujeres de Colombia y diga ¡Soy libre! Porque usted en Locombia es libre”. La pareja también les advirtió sobre los colombianos siendo bien rumberos, mientras conversaban tomando y fumando a la orilla del río.
En la tarde, fueron a conocer la montaña y se llenaron comiendo mangos.

La siguiente noche fueron a “parchar”. Ahí el talentoso artesano caleño les dijo que estaban a tiempo, que la próxima semana empezarían a llegar las personas con dinero. Esa noche y las siguientes no vendieron nada, así que aprovecharon para producir más que nunca.

IMG_1032

Eso se llama parchar. La mantita con cosas se conoce como “parche”. Ahora ya puede vivir sabiendo algo nuevo. Si ya lo sabía, ¿por qué sigue leyendo esto?

El tercer día Anderson y Maxi se fueron a caminar y llegaron a una hacienda. Ahí se pusieron a fumar con el dueño de la casa, cuando de repente vieron que se acercaban los militares. Ellos se asustaron; el dueño de la casa, no. Él los saludó tranquilamente. Maxi estaba tratando de esconder su porro cuando el militar les dijo: “Échense el puro”.

Ellos, extrañados, se vieron entre sí antes de soltarle: “No, écheselo usted”

“Vaya pues”, les dijo el militar y empezó a fumar con ellos.

Ese fue uno de los días en los que le tocó trabajar a “El gallo”. Le tocó halar agua, arena, cemento y hacer los bloques. Estaba enojado, así que dijeron que el día siguiente lo relevaría alguien más…pero no dijeron quién y, como Maxi ya había contado de la hacienda con los mangos, Ronnie quiso ir. Los otros dos también fueron y volvió a tocarle a “El gallo” todo el trabajo.

Un día después ayudó solo durante un rato, antes de huir también.

depositphotos_7965765-Rooster-chicken-office-worker-employee-axed

Ya nadie más le ayudó al tipo del terreno con la construcción.

En esa semana lo único que comieron fueron mangos. Yo solo amanecía y todo mi intestino comprimido, maje porque unas ganas de cagar bien horribles…cagando mangos. Bien cagado en risa.

Un día fueron a la montaña con el caleño a recolectar mangos y aguacates. Se quedaron dormidos y empezó a llover, por lo que buscaron refugio. Más noche escucharon pasos, pero no se atrevieron a salir a ver qué era; por la mañana salieron de la duda. Era un caballo y se había comido todo lo que habían recolectado, incluyendo unas naranjas que les habían regalado.

Llegó el momento de buscar trabajo en la comunidad.

Maxi cruzó hasta Sapzurro que tenía, entre la gente de Capurganá, la misma fama que Honduras entre los salvadoreños de Oriente: el lugar para trabajar porque los locales no hacen nada. Encontró una escuela en construcción. No le dieron oportunidad en ese momento, pero le sirvió para conocer el terreno. Al día siguiente, “El gallo” y Ronnie decidieron cruzar el lodazal de la montaña durante casi tres horas para ir a probar suerte. Encontraron a la gente tomando y a los turistas en la playa, provocando sus ganas de meterse; pero siguieron preguntando en algunas construcciones y nadie les daba oportunidad.

Un tipo estaba construyendo una acera frente a una casa. Se presentaron y él, a su vez, los presentó al dueño de la casa. Este último les dijo que quería hacer un murito frente al muelle para que las olas no rompieran, pero ahí hay ánguilas, tengan cuidado, pero les voy a prestar guantes. Ahí vieron que no eran serio. Se metieron y empezaron a halar las piedras, mientras recordaban el Poema de Amor de Roque Dalton. Después de un rato, el señor les dio desayuno. Ronnie se tomó 3 vasos de naranjas y tuvo tiempo para admirar: tenía unas hijas bien buenas. Una, la mayor. Después del desayuno, les pidió que le ayudaran con la acera; para eso, los mandó a traer cemento con la carretilla a una ferretería. Al llegar, vieron que tras ellos iban el tipo y uno más. Al entrar, empezaron a echarse un porro y los llamaron. “Para que agarren fuerza”, les dijeron. Ahí disparados, maje, tri-locos. Ya ni pesaba el cemento. Qué vergón me siento…y a darle verga, viejo. Ahí sí trabajé con todo. Nunca había trabajado así…todos unos obreros y el maitro solo se nos quedaba viendo…terminamos bien rápido.

¿Cuánto les damos?-  le preguntó el señor al albañil
Ahí vea usted, pero son los mejores trabajadores que he tenido hasta ahorita – le respondió él.
Ellos solo se reían.
Recibieron 20 mil pesos cada uno. Unos 10 dólares por trabajar hasta las 2 de la tarde.
Se despidieron y caminaron sin poder disimular su sonrisa. Vieron la playa y se metieron, sumamente relajados.

Al regresar a Capurganá, compraron huevos, aceite, aguacates y pan francés. Comieron también plátano verde cocinado en los trastes que les había prestado su amigo artesano.

Los siguientes días siguieron buscando. Maxi consiguió halar arena en una ocasión. Supuestamente iba a repetirse la oportunidad, pero ya no se dio.

Con el parche seguían sin vender nada.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s