Astrov

Me pasé el día sin un momento de respiro, sin probar bocado, y nada más llegar a casa me trajeron a un guardagujas. Le tiendo en la mesa para operarle, le pongo el cloroformo, y él agarra y se me muere. Entonces, cuando menos falta me hacía, se despiertan mis sentimientos y empieza a remorderme la conciencia como si le hubiera matado yo a propósito… Me senté, cerré los ojos, así, como ahora, y me puse a pensar: los que vengan a este mundo después de nosotros, dentro de cien o doscientos años, y para quienes estamos desbrozando el camino, ¿sentirán algo de gratitud por nosotros? No, ama, no lo sentirán.

 
Mijail Lvóvich, el médico de “El tío Vania (Escenas de la vida en el campo en cuatro actos)“, obra estrenada por el Teatro de Arte, en Moscú, el 26 de octubre de 1899.

Antón Chéjov

Antón Chéjov

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s