El embajador Edwin Ghast Corr

Por si no lo sabe, una corte de apelaciones sentenció que el ex Ministro de Defensa Carlos Eugenio Vides Casanova puede ser deportado de los Estados Unidos por participar o haber permitido a sus tropas torturar y asesinar.

En la nota aparecen estas dos cosas dignas de mención:

La junta de inmigración rechazó el argumento del General Vides de que era “manifiestamente injusto” que los Estados Unidos lo deportara porque durante su período como comandante, él fue “consistentemente y uniformemente inclinado a creer que su conducta era consistente con la política oficial” de Washington.

¿Y saben qué?

Lo más triste es que sí lo era. Lo que debe haber pesado más para llegar a este veredicto es su participación en el encubrimiento de la violación y asesinato de las cuatro monjas estadounidenses, Ita Ford, Maura Clarke, Dorothy Kazel y Jean Donovan.

Para muestra un botón. La nota también habla de un embajador que testificó en su contra, Robert White. Puede leer sobre él, uno de los pocos que se indignaba con la política exterior de Reagan aquí. Hubo otro embajador que testificó a su favor, el embajador Edwin Ghast Corr.

¿Quién es él?

ed-corr2_thumb

Veamos este sitio de los Metodistas en Bolivia (mjú, metodistas gringos…en Bolivia…nada sospechoso)

Aquí le dejo lo que yo considero más relevante. Lo invito a que usted revise por su cuenta el sitio. Quizá yo esté inventándomelo todo.

Trabajó como Embajador de los Estados Unidos en Perú de 1980 a 1981, en Bolivia de 1981 a 1985 y en El Salvador de 1985 a 1988.

Su experiencia en seguridad nacional es primordialmente en el campo de guerra asimétrica (contrainsurgencia, terrorismo, narco-terrorismo y crimen internacional). Como coordinador de misión en Tailandia (1972-75) ayudó al embajador a coordinar los esfuerzos de Estados Unidos entre embajadas estadounidenses en Vietnam, Laos y Camboya para apoyar fuerzas civiles y militares estadounidenses y a esos países en las guerras contra sus gobiernos (…) En El Salvador (1985-88), Corr lideró a los miembros civiles y militares de su misión en apoyo al gobierno salvadoreño durante su guerra civil con las guerrillas del FMLN. Como Director asociado del IPC (Centro de Programas Internacionales), el embajador Corr fue uno de los líderes de una asociación de universidades estadounidenses trabajando con universidades iraquíes. Esto incluyó visitas a Iraq en 2003 y 2004, reuniones y diálogos con oficiales del gobierno iraquí y profesores durante 2003 – 2007, dándole así información y perspectivas sobre la guerra ahí. (…) Él participa y habla en los programas de las escuelas militares y comandos de Estados Unidos y, durante tres años, ha ayudado liderando cursos terminales sobre contrainsurgencia para el programa de maestrías del comando de los cuerpos de la Marina Estadounidense…

…Ha servido como Director de los Cuerpos de Paz para la región oriental de Colombia (1966-68). Fue parte del equipo inicial de la Fundación Interamericana (FIA) creada en 1971 para trabajar con los “más pobres de los pobres” en Latinoamérica; y, como tal, fue un contribuyente enorme a las políticas y procedimientos de la FIA.

Fue el presidente de la junta de directores del Instituto Memorial para la prevención del terrorismo (MIPT) hasta 2009 y sirvió como Director en jefe desde que el MIPT se fundó, luego del bombardeo en la ciudad de Oklahoma en 1995. El MIPT ha sido un aliado clave del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en su investigación sobre terrorismo, el creador de las bases de datos del DHS sobre terrorismo, el creador del “Centro de lecciones aprendidas” en el DHS.

De 1995 a 2001, el señor Cor fue el creador y director del Instituto de Energía de las Americas (EIA)… una organización multinacional no gubernamental con su secretaría en la Universidad de Oklahoma. Los miembros de EIA eran universidades con investigadores de clase mundial en el campo de la energía, creando una red inter-americana que se ocupara de la creciente interdependencia de las américas del desarrollo de recursos energéticos y sus consecuentes problemas de manejo ambiental a través de educación, investigación, desarrollo de recursos humanos e intercambio de información. Una importante actividad del EIA era facilitar el diálogo de independientes compañías americanas de petroleo y gas con compañías privadas y estados extranjeros para alcanzar acuerdos.

James Dean Giant

(…)

El gobierno de Bolivia le dió en 1985 el máximo galardón para extranjeros, “El cóndor de los Andes” por su trabajo ayudando a que el país pasara de la dictadura a la democracia. (…) También recibió el máximo galardón que se le puede dar a un extranjero en El Salvador (¿¿¿???) en 1988 cuando el presidente Duarte le otorgó la decoración José Matías Delgado.

Conclusión: Suena como alguien en cuya palabra puedo confiar y alguien a quien querría a mi lado, defendiéndome, para poder trabajar juntos interviniendo en los países latinoamericanos apoyando a los más pobres de los pobres.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s