El nuevo Director Nacional de Artes, Augusto Crespín.

Y respecto a los teatros nacionales, ¿usted qué piensa: deberían utilizarse para eventos del Estado? Fueron utilizados incluso en la campaña presidencial del año pasado.
No necesariamente. Lo que sucede es que los teatros, como cualquier teatro que sea del gobierno, hay que darle prioridad a todos los eventos del gobierno, del Ejecutivo, porque nos pertenecen a todos, y el que está de turno puede hacer uso de esos recursos. Y es prioridad que la Sinfónica se presente, ese es su derecho. Igual en el de Santa Ana y en el de San Miguel tienen que presentarse nuestras compañías, otras privadas, otros bailarines, qué sé yo, se pueden rentar. Eso está permitido, pero hay prioridad para las cosas del gobierno. Si a la Dirección de Artes le corresponde hacer una observación, tiene que hacerla, porque es responsabilidad de esta división cuidar los teatros. Y yo creo que en esto de proteger nuestro patrimonio es importante asumir la responsabilidad a quien le corresponde.

Usted también ha prometido autocrítica y proponía hacer una especie de curaduría para presentar solo lo mejor.
Yo estudié siete años arte: cinco en El Salvador y dos en Costa Rica. Después de eso viajé mucho por diferentes países, entonces, tuve la oportunidad de ver exposiciones y las metodologías como para poder determinar o tener los elementos para diferenciar el trabajo de un principiante del trabajo de un profesional. Eso es muy fácil, pero cuando se conoce. En eso me considero bastante experto. Yo he visto que la Dirección de Artes, o la cultura en términos generales, tiene su deficiencia, tiene que ver un poco con las escuelas, con las formaciones de los artistas, de los pintores. Eso incide mucho para los niveles de calidad. Además, estoy terminando de revisar el dinero que se les da a unas instituciones culturales, pero tengo que ver realmente si cumplen los criterios para poder entregarles ese dinero, porque muchas veces se hace uso del dinero del Estado, con exposiciones o con eventos que carecen de calidad. A mí me preocupa como artista y como director de Artes la calidad. Claro, eso implica, probablemente, crearse enemigos, que eso es lo que sucede generalmente. Pero me interesa correr ese riesgo. Creo que es sano reconocer nuestros errores, como reconocer la mediocridad y la calidad.

¿A qué instituciones se refiere?
He visto el Museo de la Palabra y la Imagen, la Fundación Julia Díaz, que teóricamente me parece que todo está muy bien en papel, pero ya en la parte técnica, ya en la parte concreta es que se ve realmente si está bien… Si a mí me explican la idea de una película me puede parecer bien, pero ya al verla filmada puede salir otra cosa. Entonces, eso es lo que diferencia lograr un equilibrio entre la teoría y la práctica. Puedes ser un muy buen teórico, pero ya en la práctica puedes no ser tan bueno. Entonces, lograr ese equilibrio toma muchos años. Yo tengo 58 años de edad, he producido mucho trabajo y considero que son bastante medianos mi trabajos pictóricos. Necesito unos 100 años más, probablemente, para mejorarlos. Yo estoy constantemente en el reto de mi autocrítica para mejorar. Primero hay que ser autocríticos para después hacerlo con los demás
.

Ay no. El arte en nuestro país. Ya saben, a sus reuniones lleven un lienzo en blanco y una película quemada en blanco y negro para empezar a platicar.

(LA NOTA COMPLETA)

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s