El agua y los matrimonios

Anoche leía que, según la opinión de la ex presidenta de la asamblea legislativa e hija merítisima de El Salvador, Gloria Salguero Gross, “Hablar del Derecho al Agua en la Constitución me parece que sería letra muerta“. Doña Gloria también cree que la reforma agraria fue un error, pero concentrémonos en sus primeras palabras.

El Derecho al agua sería letra muerta.

O sea que no sería importante.

No es fundamental.

Pero, por alguna razón, ARENA, PCN, PDC, GANA y Unidos por El Salvador creen que sí es importante prohibir los matrimonios homosexuales, invalidar lo que sí se permite en otros países y prohibir la adopción de infantes.

Quiere decir que en la mente de los legisladores salvadoreños es más importante tener leyes sobre matrimonios aún cuando no todo el mundo se casa, aún cuando hay tantos divorcios, aún cuando hay tanto niño sin hogar, que tener agua.

Decidí poner un dibujo que yo asumiría todos vimos con ciertas variantes cuando pasamos por la escuela (Nótese que no digo “cuando aprendimos o estudiamos en la escuela” para incluír a todo el mundo):

Ahora veamos el porcentaje de agua en el cuerpo humano:

Quiere decir que necesitamos agua para sobrevivir. PARA SOBREVIVIR.

Si los legisladores creen que la lluvia nos salvará pues déjenme recordarles cuántos mantos acuíferos hemos destruído, incluyendo el que está abajo de Multiplaza y los edificios del Pedregal. Ahora dependemos de las fuentes superficiales, nuestros ríos cada vez más ínfimos. Pueden leer más de cómo mucha lluvia no se traduce automáticamente en más agua, visitando este enlace.

Pero regresemos al punto de los legisladores.

Yo entiendo. Hay personas opus dei con poder adquisitivo que tienen cierta visión de mundo porque así las criaron sus madres como doña Evangelina. Perfecto. Tienen todo el derecho del mundo a creer en un dios que se las va a llevar en el rapto por ser las elegidas y no tienen problema alguno en llegar a un cielo lleno de personas egoístas que dejaron al resto de la humanidad perdiéndose. Genial. No me molesta en lo absoluto. El problema es que usen su dinero y sus influencias para imponerse legalmente a los demás, para publicar en los periódicos de mayor circulación sus opiniones, para mandar a los estudiantes de La Floresta y el Lamatepec a hacer presión. ¿Qué sabíamos usted y yo a esas edades? A esas edades yo estaba absolutamente en contra del aborto porque así crecí y eso me decían. Luego fui aprendiendo, alejándome más de los dogmas religiosos y pude ver la otra cara de la moneda para entender por qué es importante dejar los absolutismos.

Yo, simple mortal no legislador, entiendo lo maleables que son las interpretaciones de creencias religiosas y los “principios morales”. Solo recuerde que en los parques públicos hay rótulos que “prohíben actos que atenten contra la moral” y salen dos muñequitos abrazándose. ¿Debo ver las muestras de afecto como un atentado contra la moral? Me parecen cursis, pero no me vulneran en lo absoluto y aún si lo hicieran, ¿por qué debería imponer mi amargura a esta pobre pareja que no tiene su casa en el lago para pasar juntos el fin de semana? Me vulnera más que un legislador le dispare a una policía o que golpee a su esposa, no importa lo caza-fortunas que esta pudiera haber sido.

Voy a traer aquí un fragmento de “The Good Wife”. En el capítulo “Loser edit” hay una simulación de juicio. En él, una planificadora de bodas quiere usar la “ley de libertad religiosa” para negar su servicio a una pareja homosexual.

“¿Cuántas veces condenó Jesús la homosexualidad?” le pregunta Diane a la planificadora. Ella, de mala gana, acepta que Jesus nunca lo hace. Diane luego le pregunta “¿Cuántas veces condenó Jesús el divorcio?” “¿Así que nunca planificó una boda para alguien que haya estado casado antes?” “¿Así que su exención religiosa es selectiva?” “No más preguntas”*

Es una gran hipocresía regirnos por esta “defensa a la familia”. ¿Cuántos legisladores no están divorciados, separados o en segundas nupcias? ¿Cuántos integrantes de los poderosos partidos políticos no pertenecen a la diversidad sexual? No digo que hay que sacarlos del closet. Ya están viejos y sería un shock terrible en sus vidas que no parecen estar dispuestos a enfrentar, pero podrían simplemente abstenerse de limitar los derechos de otros, incluyendo sus propios hijos e hijas que luego terminan casándose en el extranjero.

Algunos podrían pensar qué tiene que ver una cosa con la otra. Eso es exactamente lo que está mal. Pensar que mi problema es más importante que el del otro. Hay muchas maneras de ser excluido y no se debería permitir ninguna**.

Lo que me están diciendo 43 diputados de la asamblea es que es importante defender a los que son igual de privilegiados que yo, hay que legislar para los míos.

Hay que proteger a un óvulo fecundado por un espermatozoide que se convierte en un hombre o una mujer, sin lugar a duda alguna, y con suficiente dinero como para que no le importe la privatización del agua, después de todo, la homogeneidad es buena según San Adolf de Auschwitz y nadie dijo que un legislador se debe a todo el pueblo que paga sus salarios y viajes con sus impuestos, incluyendo los condenados impuestos homosexuales.

fetus

* Traducido de este artículo, en inglés. Si nunca ha visto “The Good Wife” y este capítulo será el primero, disculpe, porque no es uno de los mejores.

** Si le interesa, aquí le dejo un artículo sobre la interseccionalidad.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s