Así nacidos

En verdad, ¿nacemos clara e indiscutiblemente hombres o mujeres? O mejor dicho, ¿ofrece la naturaleza la posibilidad de una realidad dicotómica indiscutible?

El sexo de los seres humanos está determinado por el fenotipo, el genotipo y las hormonas. Por el lado del fenotipo, lo tenemos claro desde el estribillo infantil que se enseña desde la primera infancia: “Los niños tienen pene, las niñas tienen vagina”, y ello basta para inscribir a un bebé en el registro civil. Pero, ¿es suficiente? Evidentemente no. Por un lado, tenemos a quienes padecen de hermafroditismo y comparten rasgos fenotípicos de ambos sexos. Por otro, genotípicamente, el sexo lo determina la ausencia o no del cromosoma Y. La mujer está determinada genéticamente por tener una combinación cromosómica XX y el varón por tener XY. Pero, ¿es posible que existan nacimientos fenotípicos distintos a los genotípicos, es decir, que los cromosomas de una persona no coincidan totalmente con sus genitales externos?

Lea el texto completo escrito por Nivaria Ortega Monche, catedrática del Departamento de Sociología y Ciencias Políticas aquí.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s