En vísperas de la Beatificación de Romero

Oscar Romero está a punto de ser beatificado. Para poder sentarse tranquilamente y cómodamente bajo los canopis como una iglesia unida, se inventaron lo de “mártir por amor”. Esto es un poco simplista. Carlos Dada, se explaya sobre esto en el New Yorker:

La iglesia ha declarado que Romero fue asesinado a causa de su fe. Sin embargo los escuadrones de la muerte, los militares y los ricos que financiaron su muerte profesaban todos ser seguidores de Cristo. Algunos de ellos, aún vivos, son miembros activos de comunidades clericales, dan mucho dinero a organizaciones católicas conservadoras, mandan a sus hijos a escuelas católicas y no se pierden la misa dominical. Dicen que agradecen a Dios por todas sus posesiones (sin importar su corrupción, explotación de los pobres, represión, impunidad y su histórica posición como los dueños de hecho del Estado). Con fundamentos religiosos, se oponen firmemente al aborto, al matrimonio homosexual y a los métodos anticonceptivos. No se opusieron al asesinato de miles de personas que desafiaron sus puntos de vista. Y, durante el reinado de Juan Pablo y Benedicto, también tuvieron la ventaja en Roma.

(…)

Este año, Monseñor Vincenzo Paglia, obispo de la diócesis italiana de Terni y el postulante oficial de la causa para la santidad de Romero, reveló que tres embajadores salvadoreños en el Vaticano (rehusó dar sus nombres) habían presionado activamente en contra del proceso de canonización, argumentando que Romero era aún una figura políticamente divisiva en El Salvador y que su elevación a los altares podría ser manipulada por los grupos de izquierda.

 
 

Los grupos conservadores de El Salvador argumentaron que Romero fue asesinado por sus posturas políticas “subversivas” en el contexto de la guerra civil, una narrativa necesaria, especialmente cuando el organizador de su asesinato fue también el líder de los conservadores, y aún lo veneran.

Por el otro lado, quienes apoyan la canonización de Romero han tratado de quitarle a su legado cualquier controversia política. Romero, dicen, actuó estrictamente basado en los Evangelios. Fue asesinado por su fe.

Ninguna de estas teorías es correcta. Romero fue ciertamente deliberada e intensamente político. Descubrió el poder del arzobispado y decidió usarlo para influenciar el proceso político salvadoreño en favor de las víctimas y en contra del régimen militar. Pero su confrontación directa con los poderes establecidos no puede explicar su asesinato. Fue asesinado porque esos poderes pensaron que podían salirse con la suya. Y lo hicieron, porque la historia salvadoreña, para ellos, era una lección de cómo controlar el sistema a través de la represión

.

(La traducción y el enlace son propios)

 

Quizá se necesite una prueba de cómo esto puede ser posible. Cómo se podría ser “cristiano” y “bueno” y aún así defender el asesinato de alguien que desafíe el status quo. Aquí le dejo la respuesta:

1 2 3

Don René dejó esta imagen llena de errores ortográficos en el grupo de “Ninguna calle llevará tu nombre“, iniciativa que se opone a iniciativas como la de Norman de poner el nombre de Roberto D’aubuisson a una calle. El grupo también plantea estas demandas:

10996510_413187655539751_7685820687103102953_n

 

Estoy de acuerdo con todas menos con la primera. No importa cuán espantoso sea Robertillo como ser humano y cuántas malas decisiones tome, pero él no tendría que responder por las cosas que hizo su padre. Al menos no debería tener quehacerlo a título personal. Nadie tiene la culpa de lo que hayan hecho sus padres. Y si necesitan un fundamento bíblico, aquí les dejo Ezequiel 18:

El Señor se dirigió a mí, y me dijo: «¿Por qué en Israel no deja de repetirse aquel refrán que dice: “Los padres comen uvas agrias y a los hijos se les destemplan los dientes”? Yo, el Señor, juro por mi vida que nunca volverán ustedes a repetir este refrán en Israel. A mí me pertenece todo ser humano, lo mismo el padre que el hijo. Aquel que peque, morirá.

Jamás se esperaron que terminara con una cita bíblica, ¿verdad? Pues así termina y no agrego nada más. Solo quise provocar la reflexión.

Anuncios

One comment

  1. Ligia · mayo 21, 2015

    Reblogueó esto en Qué Jodery comentado:
    Oiga:

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s