Una escuela pública

El otro día anduve por el centro escolar “Eduardo Salaverría” en Santa Catarina Masahuat. No pude evitar que me chocara la situación y preguntarme qué efecto tiene para un niño o una joven educarse en un ambiente así. Uno ve documentales como “La clase” y se da cuenta de que es posible tener un buen lugar para acoger a individuos en formación (aunque no pertenezcan a la élite), algo que les diga “Ustedes también se merecen algo de calidad. Aprovechen esto y cuídenlo“.

Pero eso requeriría hablar de todo un sistema educativo que no ha vuelto a ser atendido como alguna vez lo fue por Walter Béneke y que no está invirtiendo en el futuro, a pesar de ya saber lo que eso implica. Hasta ayer vi la cara del actual ministro de Educación, el señor Canjura. Eso dice algo, ¿no?*

* Sí, puede que diga algo también de mi como ciudadano que no está pendiente, que no busca otras fuentes de información y no hace contraloría social.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s