La vida Uquense

Soy un hombre católico que alguna vez fue feto, formado en instituciones jesuitas y, principalmente, con acceso a internet y con una cuenta de Disqus. Todo eso, automáticamente, me da derecho a tener una opinión y compartirla con ustedes.

El día de hoy fui al salón de audiovisuales de la UCA como único asistente a la proyección del documental “One for ten“, una recopilación de varias viñetas sobre personas que estuvieron condenadas a muerte y que, por “suerte”, lograron probar su inocencia antes de que las mataran. Uno de los entrevistados comparte cómo un juez antes de condenarlo a morir le dijo “que Dios lo bendiga”.

Nunca deja de sorprenderme la maleabilidad de nuestra misericordia y empatía cristiana y cómo llegamos a convencernos de que nuestros actos realmente tienen lógica. Todo para sentirnos buenos y poder dormir tranquilos.

Pero me estoy yendo por las ramas. Lidiar con nosotros mismos requiere mucho trabajo, así que mejor critiquemos cosas. Al regresar a la UCA no evitar sentir alivio por no tener que ir todos los días y lidiar con las mismas personas una y otra vez y oír cosas como las que hoy oí. Estaba en una mesa trabajando. En la misma mesa estaba una estudiante. Me puse los audífonos para darle sensación de privacidad a ella. Luego llegó un joven a ayudarle a estudiar. Mi música no evitó que yo oyera cómo su conversación llegaba al punto en el que él decía que si él fuera mujer, sería bisexual. Luego concluyeron que en este país no era bueno ser lesbiana. Creo que, al final, aprobaban a las lesbianas “femeninas” únicamente. Luego ella le decía algo y él fingía molestarse y ella le decía “¿Solo vos me podés molestar?”, “Sí, así es”, le decía él. Yo pensaba “Ya bésense”.

¡Ah! Las mentes jóvenes con el privilegio de una educación de calidad.

Esa fue la cereza del pastel que empezara con este lindo mural cerca de los edificios A. Lo siento. No andaba nada más que mi computadora para tomar estas torcidas fotos:

WIN_20160407_10_24_48_ProWIN_20160407_10_26_16_Pro

Sí, incluye un espejito chantajista para que usted desista de su diversión dominical de ir y abortar.

WIN_20160407_10_26_43_Pro

 

Me alegra que lo hagan porque este país ya es demasiado laico y la religión ya nos soltó demasiado las riendas. No tenemos suficientes voces con dinero para publicar sus puntos de vista en periódicos de circulación nacional que manden al infierno a todas las mujeres que sufren cualquier tipo de aborto (porque el mural también incluía un repudio al aborto por Chikungunya).

Gracias, encargados, por balancear la información que le llega a nuestra juventud.

Aquí les dejo una de las viñetas, presentando a una mujer que fue encarcelada después de que halló a su bebé que no respiraba. Ella intentó ayudarlo a respirar. Por eso el cuerpo del bebé tenía moretes. Los doctores dijeron que ella lo había matado. Así que, después de lidiar con la muerte de su hijo, tuvo que lidiar con ser encarcelada y, posteriormente, condenada a muerte. Ella casi es asesinada por culpa de estas personas y otros expertos, como los forenses, quienes años más tarde admitieron no haber hecho bien la autopsia porque no tenían fondos.

¡Pero eso es en Estados Unidos! En El Salvador eso no pasaría. Amamos la vida (No dijimos qué calidad de vida) y nos aseguramos de que un grupo de niños se quede sin madre y una madre llore por su hija por la mera suposición de que abortó:

Otra mujer encarcelada por un aborto que no cometió

Y si creen que esto lo digo solo porque es una mujer pobre y no se trata de un aborto voluntario, no es así. Yo sí creo que una mujer debería tener derecho a decidir qué ocurre con su cuerpo. Yo no querría que ninguna niña que sufra una violación sexual, además de sufrir ese abuso, tenga que aguantar las consecuencias en su cuerpo y en su psiquis durante nueve meses porque “así tiene que ser”, porque así lo quiere dios, porque así sería la vida para la familia Cardenal, con dinero para niñeras (o con medios para sobrevivir sin hacer nada) y para grabar discos navideños. Yo no creo que deba aguantarse esa tortura durante NUEVE MESES. Si fuera SU decisión, estaría bien. Pero en este caso hipotético, se trata de una niña. Si se tratara de su hija, ¿usted querría eso? ¿Usted sabía qué quería para el resto de su vida antes de los 18 años? Y aún si no fuera menor, si estuviera usted aquí y ahora a merced de las decisiones de los diputados salvadoreños, ¿querría que alguien como Rodolfo Parker determinara qué puede y no puede hacer usted con su pene o su vagina? ¿Se lo aguantaría en nombre de la moral?

(Por cierto, don Rodolfo también tiene la potestad de decidir cuál moral y cuál vida defender porque así trabaja la mente humana y el dinero)

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s