Collages

Sentado en el Show’s, tomándome mi juguito de naranja de casi 2 dólares y disfrutando del aire acondicionado, pude disfrutar de mi libro “The American Way of Life. Fotomontajes: 1952-1966” de Josep Renau.

Como el calor no estaba achicharrándome y no había música en el lugar, podía realmente ponerle atención a la obra y a las palabras que la acompañaban. No podía dejar de hacer mi propio collage en algunas e incluirles la tropicalización salvadoreña.

1

Cuando me quede solo, espero al menos conseguir mi hotel.

Sobre la juventud descarriada que siempre en la actualidad está peor que en el pasado:

2

Los linchamientos clandestinos que, históricamente, han probado ser una solución duradera a los problemas y en absoluto causa de división:

3

En la siguiente foto,

4

imagino la sonriente cara de nuestro diputado Guillermo Gallegos.

Guillermo Gallegos

Y al ver esta,

5

solo pienso en cómo nuestro presidente Sánchez Cerén, la exprimera dama Vanda Pignato y la diputada Norma Guevara están en la posición de “con nosotros o contra nosotros” al referirse a la Sala de lo Constitucional que, finalmente, declaró inconstitucional la ley de amnistía. Vanda Pignato salió hoy en el 21 diciendo que la Sala tiene claro contra quien irse, dando a entender que es algo personal y van contra sus amigochos, olvidando nuestra Evita que esta declaratoria de inconstitucionalidad abre las puertas para hacerle justicia a otra mujer, Rufina Amaya, quien vio cómo mataban a sus hijos y vecinos en El Mozote. Norma Guevara habla de coherencia cuando su partido nacido-de-las-bases-del-pueblo-y-demás-demagogia-y-verborrea no se ha pronunciado oficialmente por las raras compañías de Oscar Ortiz y Sigfrido Reyes. En cualquier otro país (no latinoamericano), ellos mismos ya habrían salido en conferencia de prensa anunciando que se ponen a disposición de las autoridades para una investigación y, en el caso de Ortiz, que renuncia a su cargo. Al menos Lorena Peña sabe cuándo zafarse a tiempo.

Mientras tanto, las palabras del presidente en cadena nacional:

Sanchez Ceren Sala constitucional

Porque la situación de criminalidad que vivimos no tiene relación alguna con la guerra sufrida, porque los jóvenes no van a tener otra visión de la justicia y la institucionalidad del Estado si, aunque pasen años, se procesa a los culpables de crímenes, porque vivir con estas culpas bajo de agua y minimizadas por “el otro” nos ha ayudado hasta ahora a mantenernos en una realidad digna de dibujante de la Atalaya.

Las estimaciones de la Comisión de la Verdad expuestas en su informe de 1993 son que un 85 % de los casos de graves delitos en el marco de la guerra civil fueron responsabilidad de instituciones del Estado, particularmente la Fuerza Armada y los cuerpos de seguridad adscritos al Ministerio de la Defensa“, publica El Faro. Esta gente de la izquierda, que supuestamente se regía por otros principios, preferiría dejar así al ovlido las masacres del Sumpul, del Mozote, el asesinato del único santo que va a tener este país, entre otros, solo por estos “pequeños” inconvenientes:

…el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, podría tener responsabilidad por las matanzas que realizó el comandante Mayo Sibrián, en la zona paracentral del país. Pablo Parada Andino -de seudónimo guerrillero Goyo- era el principal asesor militar de Sánchez Cerén, cuando el hoy presidente se hacía llamar Leonel González y comandaba a una de las cinco organizaciones que integraron el FMLN, las Fuerzas Populares de Liberación (FPL). Goyo concluyó que en el frente paracentral se estaba matando gente inocente, según dijo Parada Andino a El Faro, en un reportaje publicado en 2007. Sánchez Cerén hizo caso omiso de esa información, según Goyo y otros comandantes de la guerrilla, y actuó tardíamente.

Lo mismo podría ocurrir con Manuel Melgar, secretario privado de la Presidencia. Aunque el informe de la Comisión de la Verdad no lo menciona, investigaciones realizadas por el FBI en El Salvador retrataron a Melgar como uno de los autores intelectuales de la masacre de la Zona Rosa, el 19 de junio de 1985. Cuatro infantes de marina, nueve civiles y uno de los atacantes murieron en ese atentado en un lugar de bares y restaurantes exclusivos de la capital salvadoreña.

El director de Protección Civil, Jorge Meléndez, sí aparece en el informe de la Comisión de la Verdad por haber participado en las decisiones de llevar a cabo dichas ejecuciones sumarias de alcaldes entre 1985 y 1988. En esa misma lista también aparecen excomandantes del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) como Joaquín Villalobos, Ana Sonia Medina, Mercedes del Carmen Letona, Marisol Galindo y la exdiputada por el PDC Ana Guadalupe Martínez. Martínez dijo este miércoles a la radio 102.9 que “la amnistía sirvió para ordenar al país y la declaratoria de inconstitucionalidad desordenará el sistema judicial desbordado por la delincuencia pandilleril (sic)”.

Fuente

Estamos en un momento de grandes incoherencias, donde los movimientos reivindicativos salen de la Empresa Privada (¡¡!!) y donde los periodistas no necesariamente nacidos en las cuevas de trabajadores mineros llaman “muchacho fresa” al alcalde y le hacen ver su complejo de mesías.

 

Clipboard02

 

large

 

 

6

Aprovechando que el pueblo norteamericano no ha resentido en su propia carne los horrores de la guerra moderna, las oscuras fuerzas del capital y de la reacción han varado al norteamericano medio en una especie de sopor irresoluto (…) La inmensa mayoría de los norteamericanos están hastiados de esta guerra, pero no quieren que las fuerzas USA abandonen las tierras vietnamitas sin una victoria militar total“. (1966)

“Queremos paz”, pero no pensar en política; queremos justicia, pero no si nos toca responder a nosotros también o traer cuerpos internacionales porque eso demostraría que somos un Estado débil; queremos la solución y si es pop, cool y con calcetines de colores, mejor. Hasta ignoraremos que toda su familia ocupe los cargos a su alrededor y esos puestos los pudiera ocupar otras personas sin los mismos recursos económicos para hacerlos ad honorem. Queremos unas cosas y nos hemos acostumbrado a querer solo las partes bonitas de las mismas.

 

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s