Mauricio Colorado, la respuesta a la pregunta que nadie hizo

El día de hoy el diario El Mundo publicó un editorial del abogado Mauricio Colorado. En él, habla de la reacción de las autoridades de la UCA ante la decisión de la Corte de no extraditar a España al coronel Benavides por el asesinato de los sacerdotes jesuitas en 1989, cuando Cristiani era presidente y, por tanto, comandante en jefe de la fuerza armada.

54a22ef71958e

El señor Colorado seguro estudió en el Externado en los tiempos en que todavía era un colegio para “niños bien” y en los que, como el liceo salvadoreño, estaba más cercano al Franquismo de lo que ahora le gustaría recordar. No me extrañaría que ahora sea opus dei para que nos ofrezca frases trascendentales como la siguiente:

A quienes tuvimos como mentores a los sacerdotes jesuitas en nuestra juventud, en el Colegio Externado de San José, y a muchos practicantes del catolicismo, nos provoca incredulidad y nos confunde, como (SIC) la Compañía de Jesús, (¿por qué las comas?) insiste en procurar una venganza por lo sucedido, pese a la esencia de la filosofía católica, de perdón, bondad, humildad que por siempre recibimos quienes tuvimos el privilegio de recibir la doctrina católica como respuesta a todas las vicisitudes de la vida, y al ejemplo de los miles de mártires de toda la humanidad, acogidos a la doctrina del perdón, expuesta por el Hijo de Dios cuando pendía de una cruz en el monte Calvario al expresar “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”

tumblr_n2d8b2m0a91so37lho1_250

¿Sabe qué, señor Colorado? La inmensa mayoría de este país se dice “cristiana” y estamos a punto de tener como presidente de la asamblea legislativa a un hombre que imponer de nuevo la pena de muerte y no ve cómo eso contradice su proclamada religiosidad. Este es un país que ha aprendido a usar su “cristiandad” a conveniencia. Patronas se convierten en estandartes de la virtud y no les importa que sus empleadas embarazadas se desangren y pierdan el niño, mujeres dentro de la Fiscalía no realizan bien su trabajo y dejan impune el asesinato y violación de una niña y, posteriormente, andan posteando sobre dios a diestra y siniestra.

A pesar de las prácticas de la Asamblea Legislativa, nuestra Constitución dice que -afortunadamente- este es un estado laico. Creo que, como abogado, lo sabe. Por eso me extraña que diga cosas como:

El malestar de los seguidores de la Compañía de Jesús, podría tener por lo menos un mínimo de justificación, si dentro de la petición que hacen de castigo para los militares, se incluyera un reclamo de justicia para todas las víctimas de la guerra, y si la realidad del país no hubiera cambiado con hechos como el logro de la paz, que detuvo en gran medida el derramamiento de sangre, que sea como fuere, siempre significara crímenes de toda clase que es necesario olvidar y perdonar.

(…)

Sencillamente es imposible hacer justicia para todas las víctimas, lo cual impone una solución que termine con ese lastre que significa mas que una solución, una venganza. Que el altísimo perdone a quienes ahora demuestran que no tienen la capacidad de olvidar ni perdonar los errores de otros, que a su vez también cometieron errores de gran peso, y que tampoco estaban exentos de equivocarse.

¿Por qué no me enseñaron esto cuando yo estudié Derecho?

En todos los casos hipotéticos hubiera respondido “que Dios los juzgue. Olvidémoslo”.

Para contestar la primera parte, como abogado, tendría que saber que los jesuitas sí han reclamado justicia para las otras víctimas, pero que -institucionalmente- no tendrían justificación para presentarse como parte interesada en cada una de las masacres ocurridas en este país. Me enfoco en las masacres porque, si lee usted la Ley de Reconciliación Nacional, verá que pretendía la amnistía de delitos políticos. Así que, a menos que usted pueda explicarme la justificación militar para asesinar a sacerdotes jesuitas y a dos mujeres civiles, aún ha de procesarse judicialmente. O claro, podríamos concentrarnos en su otra propuesta: “olvidar y perdonar”. En su vasta experiencia de vida, ¿cuántas veces el ignorar un problema lo ha resuelto? Si hay un país que necesita lecciones de justicia es este. Es un gran paso que se investigue a expresidentes, ya sean Pacos o Funes. Decir que “no era mi pisto”, “que es por envidia” o alguna estupidez así, solo valida estos comportamientos. Tenemos que llegar a confiar en el sistema jurídico de este país. Actualmente, hasta las autoridades cometen delitos y se requiere que la sociedad civil se mantenga vigilante y ejerza presión. Si no, ¿para qué tenemos autoridades? Andemos por ahí con nuestros cilicios para acercarnos a dios y ya. Así viviremos en el paraíso de las atalayas.

cilicio

Le voy a dejar las apropiadas palabras del embajador saliente de Alemania, Heinrich Haupt:

Si estas acusaciones se confirman, es importante que haya castigos porque, como dijo el señor fiscal general, cada ciudadano es igual ante la ley; y si un policía o militar o una persona privada que participa en grupos de exterminio comete crímenes, tiene que ser castigado según la ley. (…) Hay que distinguir entre los criminales y los que están haciendo su trabajo bajo condiciones muy difíciles. Ellos están arriesgando su vida para la protección de los derechos de los ciudadanos en los territorios. Es importante, también, para la gran mayoría de los policías y militares -que son honestos y que hacen su trabajo bajo tales condiciones- que se separen de los criminales. También para ellos es importante que los criminales encuentren su castigo. Para demostrar la diferencia que existe entre los honestos, serios, profesionales y los criminales.

Es esta misma tónica la que hace que la Corte deniegue la extradición a España: querer ser congruentes con la sentencia de inconstitucionalidad de la amnistía, llevando las cosas al estado en que se encontraban previamente. Lamentablemente yo, como las “rencorosas y vengativas” autoridades de la UCA, tengo muy frescos en mi mente todos los procesos en los que, aún teniendo evidencia de torturas a miles de inocentes, nunca parece que la justicia y la reparación debida lleguen. Aunque me imagino que para usted, señor Colorado, esto que estoy escribiendo y lo que diga la Corte Interamericana importará un carajo, pues creerá que saber que la gente muerta ahora forma parte del coro de querubines tocando el arpa en la Corte Celestial debería ser suficiente consuelo para sus familiares. Por cierto, ahora que ya no existe el limbo, ¿qué cree que pasó con los niños sin bautizar que fueron asesinados en El Mozote?

Anuncios

2 comments

  1. Pingback: El Museo de la Esclavitud. | Qué Joder
  2. Aniuxa · agosto 23

    La próxima vez que veamos a un genocida hay que decir: perdónalos porque no saben lo que hacen. *vomita*

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s