Plática laboral juvenil

El día de ayer fui a cenar con mis amigos Andrés y María. Ellos tuvieron una plática interesante en la que, aunque yo haya aportado algo, hoy me parece más interesante compartir solo las situaciones de ambos.

Les doy un poco de contexto: A Andrés lo conozco por el mundo ONGístico. Él es músico (y tiene un toque este fin de semana en Suchitoto). Como ya está a punto de cumplir treinta años, ya empezó a afligirse por un futuro en el cual se requieren varios años de cotización en las AFPs para tener un “retiro digno”. María, por su parte, aún no ha terminado la universidad, pero se sigue encargando de los recibos de su casa a pesar de que hace unos meses fue despedida del call center en el que trabajó por varios años.

Call-Center-Featured-Image

Así no luce ni María ni ningún call center salvadoreño con su horrible iluminación y su temperatura para filmar “El Exorcista”

 

Actualmente, María ha logrado retomar los estudios de una manera más estable. Ya no lleva solo dos o tres materias por ciclo. Ahí está el dilema: necesita un trabajo, pero también quiere terminar pronto la universidad y trabajar en algo relacionado a su carrera. Le aflige que sus ahorros se vayan consumiendo y le molesta no haber recibido la indemnización que le correspondía por su despido. ¿Por qué no la recibió? Porque en el Ministerio de Trabajo la invitaron a ir a una conciliación. Cuando la conciliación no llegó a nada, ya había pasado el mes que tenía para irse por la vía judicial. Así que, ¡gracias Ministerio!, se quedó sin el dinero al cual tenía derecho.

Andrés, por su parte, recientemente fue a una entrevista con una compañía trasnacional para un puesto administrativo. Nos contó que, en la entrevista, le preguntaron por qué alguien con sus experiencias laborales y sus intereses musicales estaba buscando ese tipo de trabajo. “Que los convenciera”.

En lo personal entiendo las dos visiones: la empresa quiere saber si él está ahí con visión a futuro o si se irá a la primera oportunidad que se presente. Pero también veo la situación de él. Con mayor empatía, por su puesto. Él tiene la capacidad, aptitud y sabe varios idiomas, solo que nunca ha estado apasionado por el mundo empresarial. Ahora es el momento del realismo: en este país, ¿cuántas opciones tiene? Así que hizo lo que cualquiera haría, mentir. Así habló de su interés en darle un giro a su carrera y la necesidad de tener más estabilidad que la que produce trabajar por proyecto (Esto último sí es cierto).

R8u9C

Lo cierto es que Andrés también anda buscando la oportunidad de tener un trabajo que le permita vivir y ahorrar para su futura familia, pero que también le dé la oportunidad de continuar con lo que sí ama: la música. Eso es lo que de verdad amaría hacer y por lo que querría recibir un salario.

Pero así es como le toca a un artista en este país. No solo en este, es cierto. Pero en otros países hay más opciones eventuales y/o temporales a las cuales agarrarse para irla llevando.

María, con toda la razón, no quiere volver a trabajar en un call center; pero su mayor experiencia está en ese campo, limitando sus aspiraciones. Ante eso yo dije “suerte que ustedes pueden hablar inglés, ¿y si no pudieran?“.

debbie-downer1

Empezamos a pensar en las opciones: trabajar en el pollo campero o algo así y que te paguen mal, que no te alcance para nada más que para sobrevivir y no tener aspiraciones a futuro. ¿Sobrevivir sin aspiraciones ni expectativas vale la pena? Luego nos dimos cuenta de por qué es tan fácil (o comprensible) terminar de “postero” o andar pidiendo renta para una pandilla. ¿Qué otra opción tienen jóvenes que han pasado por la educación pública? ¿Qué opción realista que resuelva sus necesidades? Y si ni siquiera hay un futuro o una meta a largo plazo a la cual aspirar, ¿por qué habrían de detenerse a pensar en las consecuencias de sus actos? ¿Qué tendrían que perder?

Después terminamos pensando que a nuestro pobre muchacho hipotético trabajador del pollo campero lo terminan asaltando camino a su casa y se queda sin sueños y sin el salario que acaba de ganar también.

ACTUALIZACIÓN 3:10 PM – Sí hay futuro en la industria del pollo.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s