Chomsky, Kennedy y la política exterior gringa

Un amigo me prestó hace un tiempo “Chomsky esencial“. Esta semana, finalmente, empecé a leerlo. Las estadísticas de mi wordpress me hacen sospechar que muchos jóvenes caen aquí buscando hacer sus tareas y quizá buscando fuentes confiables (lo siento), así que les comparto algo para que lo repitan la próxima vez que reciban algún beneficio desinteresado de la embajada estadounidense.

chomsky

El primer discurso incluido en esta recopilación está basado en las discusiones celebradas en Rowe, Massachusetts, de los días 15 y 16 de abril de 1989.

Uno de los actores principales es Israel, que ayudó a Estados Unidos a penetrar en el África negra, y prestó apoyo al genocidio en Guatemala; cuando Estados Unidos no podía involucrarse directamente en las dictaduras militares del Cono Sur en Sudamérica, Israel lo hizo por nosotros. Es muy valioso contar con un Estado mercenario como este, muy avanzado desde el punto de vista militar y tecnológicamente competente.

Pero la pregunta es: ¿qué necesidad había de desplegar esta inmensa red terrorista internacional con la participación de Estados mercenarios? Ello se debió a que el gobierno estadounidense ya no podía intervenir directamente cuando quería, por lo que tuvo que hacerlo de forma muy poco eficaz. Es mucho más eficiente hacer lo que hizo Kennedy, y lo que hizo Johnson -simplemente, enviar a los marines-(…) la administración Reagan apoyó a Guatemala, pero lo hizo de manera indirecta. Tuvo que llevar allí asesores israelíes, agentes de contrainsurgencia taiwaneses, etc.

john-f-kennedy

(…)

Lo que quiero decir es que solo en Guatemala durante los años ochenta fueron asesinadas quizá unas cien mil personas, y los movimientos populares fueron diezmados. Pero por letal que ello sea, hubiese sido mucho peor sin las restricciones impuestas por la disidencia interna de los últimos veinticinco años en Estados Unidos (…) Si desea medir los resultados de los movimientos populares en el país, lo que hay que preguntarse es: ¿qué hubiese sucedido de no existir estos? Y las cosas hubiesen sucedido como en Vietnam del Sur en los años sesenta, cuando el país fue barrido, y puede que no se recupere nunca. Y recuérdese que Centroamérica tiene un interés mucho mayor para Estados Unidos que Vietnam: hay un compromiso histórico por controlarla, es nuestro solar, y los negocios norteamericanos lo quieren como el equivalente de lo que Asia Oriental es para Japón, es decir, una zona de explotación de trabajo barato. Pese a todo, la administración Reagan no pudo intervenir allí igual que intervino Kennedy en una zona de interés marginal para Estados Unidos, como era Vietnam.

(…)

Existe una intercomunicación, ahora desclasificada, entre Robert McNamara (secretario de Defensa) y McGeorge Bundy (asistente especial del presidente para Asuntos de la Seguridad Nacional) en la que ambos hablan de que el papel de los militares en las sociedades latinoamericanas consiste en derribar a los gobiernos si, a juicio de los militares, estos no persiguen el “bienestar de la nación”, que resulta ser el bienestar de las multinacionales norteamericanas.

(…)

Operación MONGOOSE. Justo después de que fracasase el intento de invasión de Bahía Cochinos, Kennedy lanzó una operación terrorista de envergadura contra Cuba (que empezó el 30 de noviembre de 1961). Fue inmensa -creo que tenía un presupuesto anual de cincuenta millones de dólares (eso se sabe)-; tenía unos 2,500 empleados, alrededor de quinientos de ellos norteamericanos y aproximadamente dos mil de lo que llaman “activos”, ya saben, exiliados cubanos o cosas así. Se lanzó desde Florida, y fue totalmente ilegal. Quiero decir, del derecho internacional no podemos siquiera hablar, pero incluso por el derecho nacional fue ilegal, porque fue una operación de la CIA desarrollada en territorio norteamericano, algo ilegal. Y fue seria, pues consistió en volar hoteles, hundir barcos de pesca, explosionar instalaciones industriales, bombardear aviones. Fue una operación terrorista muy seria. La parte que llegó a conocerse bien fueron los intentos de asesinato -hubo ocho intentos de asesinato de Castro conocidos-. Gran parte de esto salió a la luz en las sesiones del Comité de las iglesias del Senado de 1975, y otras partes se desvelaron gracias a los buenos informes de investigación.

(…)

Resulta que la operación MONGOOSE estuvo a punto de hacer saltar el mundo en pedazos. No sé cuántos de ustedes han venido siguiendo el material nuevo que se ha publicado sobre la crisis de los misiles cubanos, pero es muy interesante.

(…)

Por ejemplo, se ha sabido que rusos y cubanos tuvieron planes diferentes durante el curso de la crisis. Veamos, la tesis estándar es que los cubanos no eran más que marionetas de los rusos, pero esto no es cierto, ni por asomo; puede ser cómodo creerlo, pero no es cierto. Y, de hecho, los cubanos tenían sus propias inquietudes, pues estaban preocupados por una posible invasión norteamericana. Y ahora resulta que aquellas preocupaciones eran muy válidas -dado que Estados Unidos tenía planes de invasión en octubre de 1962-; la crisis de los misiles tuvo lugar en octubre de 1962. De hecho, ya se habían desplegado unidades navales y militares para la invasión antes del inicio de la crisis de los misiles (…) Por otra parte, los rusos estaban preocupados por la enorme diferencia de sus arsenales de misiles, que de hecho estaba a favor de Estados Unidos y no a favor de ellos como aseguraba Kennedy.

ikhrush001p1

Lo que sucedió es que hubo aquella famosa conversación entre Kennedy y Khrushchev en la que se alcanzó un acuerdo para poner fin a la crisis. Poco después de eso, los rusos intentaron tomar el control de sus misiles en Cuba, para ejecutar el acuerdo al que habían llegado con Estados Unidos. Pues bien, en ese momento los rusos no controlaban los misiles y los misiles estaban en manos de los cubanos -y los cubanos no querían entregarlos, porque aún estaban preocupados, y con razón, por una posible invasión norteamericana-(…) Entonces, en medio de esta situación, tuvo lugar una de las actividades de la operación MONGOOSE. Justo en uno de los momentos más tensos de la crisis de los misiles, la CIA hizo volar una fábrica en Cuba, que mató a unas cuatrocientas personas según los cubanos. Afortunadamente, los cubanos no reaccionaron, pero si nos hubiese pasado algo como eso en aquel momento, Kennedy sin duda habría reaccionado y hubiésemos tenido una guerra nuclear. Estuvimos muy cerca.

(..) Los dos únicos lugares donde pueden encontrar lo recogido son en una nota, de hecho sobre otro tema, en una de esas publicaciones sobre la seguridad nacional, International Security, y también en un libro muy interesante de uno de los principales especialistas de Inteligencia del Departamento de Estado, Raymond Garthoff, un muchacho sensible. Tiene un libro llamado Reflections on the Cuban Missile Crisis, en el que incluye parte de este material.

thomas-s-power

Se han revelado también otras cosas sobre la crisis absolutamente asombrosas. Por ejemplo, resulta que el jefe de la Fuerza Aérea estadounidense de la época, el general Thomas, sin consultarlo con el gobierno -de hecho, incluso sin “informar” al gobierno-, elevó el nivel de la alerta de seguridad nacional al segundo nivel más elevado (el 24 de octubre de 1962).

(…)

Ahora bien, cuando elevas el nivel de la alerta el objetivo es informar a los rusos y a otras potencias mayores de lo que estás haciendo, pueden ver en el aire a los bombarderos del Mando Estratégico Aéreo y el despliegue de los barcos: todo esto “tiene por objeto” ser visto. Así, uno de los generales superiores de Estados Unidos elevó abiertamente el nivel de la alerta de seguridad justo al nivel anterior a la guerra nuclear en medio de la crisis de los misiles, y no informó a Washington -el secretario de Defensa ni siquiera lo supo-. El Secretario de Defensa ruso lo supo, porque su inteligencia lo averiguó, pero Washington no lo supo. Y el general lo hizo simplemente para hacer un feo a los rusos. Esto se divulgó hace ahora aproximadamente un año.

chomsky

(…)Stark Draper, que dirige el gran laboratorio sobre misiles del MIT y que inventó la guía de inercia y cosas por el estilo, no ve razón alguna para las clasificaciones de materia reservada, porque ello impide la comunicación adecuada entre los científicos norteamericanos. Por lo que a él respecta -dice- puedes coger el manual de instrucciones para construir los misiles más avanzados y dárselo a China o Rusia; no importa. En primer lugar, dice que no pueden hacer nada con él porque carecen del nivel tecnológico e industrial para darle utilidad. Y si “tuviesen” ese nivel, también lo habrían inventado, con lo que no les estás diciendo nada nuevo. Y todo lo que se consigue es que los científicos norteamericanos tengan más dificultades para comunicarse.

En cuanto al registro diplomático secreto, entre el material divulgado que anteriormente estuvo clasificado es difícil encontrar algo relacionado con la seguridad; se hizo para tener al margen a la población, esa es la finalidad de los secretos de Estado.

(…) La idea subyacente a la realeza es que se trata de una especie de individuos distinta que están más allá de las normas y a los que supuestamente el pueblo no comprende. Esta es la manera normal de ocultar y proteger el poder: haces que parezca misterioso y secreto, por encima de las personas normales. Si no fuera así, ¿por qué habrían de aceptarlo? Bien, están dispuestos a aceptarlo por miedo a que algún gran enemigo esté a punto de destruirles, y en razón de eso cederán su autoridad al señor, el rey, el presidente o así, solo para protegerse. Así es como funcionan los gobiernos, la manera como funciona “cualquier” sistema de poder, y el secretismo forma parte de ello.

(…)

Durante la guerra revolucionaria hubo una constante represión de las opiniones disidentes.

(…) En la actualidad los métodos son diferentes. Hoy no es la amenaza de fuerza lo que asegura que los medios de comunicación vayan a presentar las cosas en un marco que sirve a los intereses de las instituciones dominantes, hoy los mecanismos son mucho más sutiles. Y, no obstante, existe un complejo sistema de filtros en los medios de comunicación y en las instituciones educativas que termina por asegurar la supresión de las perspectivas disidentes, o su marginación de una u otra manera. Y el resultado final es, de hecho, bastante similar: lo que en los medios de comunicación se denominan opiniones “de izquierdas” y “de derechas” representan solo un espectro limitado del debate, que reflejan la gama de necesidades del poder privado, pero no hay esencialmente nada más allá de esas posiciones “aceptables”.

De modo que, lo que hacen los medios, en definitiva, es tomar el conjunto de supuestos que expresan las ideas básicas del sistema de la propaganda, ya sea sobre la guerra fría o el sistema económico o el “interés nacional”, etcétera, y a continuación presentar una serie de de debates dentro de ese marco, con lo que el debate no hace sino reforzar estos supuestos, incardinándolos en la mente de las personas como el espectro posible total de opiniones existentes. Así vemos que en nuestro sistema lo que podría llamarse “propaganda de Estado” no se expresa como tal, como se haría en una sociedad totalitaria, sino que está más bien implícito, se presupone, constituye el marco del debate entre las personas admitidas dentro de la discusión central.

Los dictadores no suelen comprender la naturaleza de los sistemas occidentales de adoctrinamiento, no comprenden la utilidad que tiene para los fines de la propaganda el “debate crítico” que incorpora los supuestos básicos de las doctrinas oficiales y con ello margina y elimina la discusión crítica auténtica y racional. Bajo lo que en ocasiones se ha denominado el “lavado de cerebro en libertad”, los críticos o, por lo menos, los “críticos responsables” realizan una contribución mayor a la causa situando el debate dentro de ciertos límites aceptables: esta es la razón por la que son tolerados e incluso reconocidos(*).

(*) De manera similar funciona la heteronormatividad. (El pie de página es propio)
Anuncios

2 comments

  1. Editorial Vox Box · febrero 9

    Hola, nos gustaría contactarnos contigo. ¿Puedes escribirnos a nuestro correo de info@voxboxmag.com?

  2. Pingback: Talentos ocultos | Ex360

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s