Talentos ocultos

Hoy fui a ver “Hidden Figures“, la película cuyo título han traducido como “Talentos ocultos”. Tengo un par de boletos para entrar gratis al cine y decidí darle uso a uno de ellos ahora y verla. Era una opción que me parecía interesante, especialmente cuando la mayoría del año solo traen cosas como “XXX (not the good kind)”, “More Fast More Furious: a little bit more homoerotic”, “Transformers 61: La venganza de Optimus Prime”, “Resident evil 6 (¡SEIS!)” o joyas como “¿Por qué él?” con James Franco.

¿Sabían que tengo la tarjeta de cinemark y solo la uso a finales e inicios del año porque, durante el resto del año, no hay babosada alguna que amerite el gasto de gasolina y respirar aire viciado junto a extraños en una sala oscura?

¿No extrañaban mis quejas?

¡Nuevo año, mismo yo!

Yo soy la certeza que necesitan en sus vidas.

hidden-figures

Pero regresemos a lo que nos ocupa: esta película que nos lleva al pasado. No solo porque está ambientada en los 60s durante la carrera espacial, sino porque, si la hubieran hecho en los noventas, no habrían cambiado nada. Es la “Filadelfia” del racismo, es “The help” reloaded y la “Erin Brockovich” para la comunidad negra.

Se trata de estas 3 mujeres que trabajan en la NASA y que lidian con la gente racista acartonada que es mala-mala, racista por convicción (no porque era algo naturalizado, lo cual es peor). Si vio a Dallas Bryce-Howard en The Help, ya vio a Kirsten Dunst en esta. Si vio cualquier película, ya vio a Kevin Costner siendo el hombre blanco ligeramente consciente ante la situación de su subalterna que (SPOILER) bota el rótulo de los baños para que todos puedan usar cualquier baño dentro de la NASA, sin distinción alguna. ¡Racismo resuelto!.

Vean esta escena:

Si la recuerdan, tampoco tienen que ver esta película. Aquí también hay una escena donde, casualmente, el día en que dejan que el personaje de Taraji P. Henson entre a la reunión, su superior egoísta y envidioso olvida las cifras para que ella pueda apantallar al resto porque las sabe todas. (¡Aplausos!)

Mi mayor problema es que justo hoy leí esto y no andaba de humor para oír cuán maravillosa es América, la grande. Si “Filadelfia” fue la película de “Hey, al simpático, blanco y buena onda Tom Hanks también lo pueden discriminar si le da SIDA, así que no discrimines“, esta es la “hey, hubo mujeres negras que contribuyeron a la carrera espacial y nos ayudaron a ganarle a los malvados rusos, volviendo el espacio democrático, así que no discrimines porque se ganaron nuestro aprecio y aportaron a nuestra causa“, en lugar de “¡Hey! Es otro ser humano”, sin importar si es antipático, feo, gorda, atea, etcétera. Esta es la típica peliculuzcula gringa que creí que ya no estaban haciendo. Pero por supuesto que, después de la campaña #OscarsSoWhite y de los cambios en los Bafta, alguien pensó que debían capitalizar el “no” al racismo (WINK WINK), pero de una manera no confrontativa, sino más hallmark-channel, más accesible y digerible, así como cuando la historia de la guerra en El Salvador solo ameritó ser filmada contando con el alivio cómico de Jim Belushi en “Salvador”. Tenemos la musiquita que acompaña los momentos en que una de las protagonistas tiene que caminar mucho dentro de las instalaciones de la misma NASA para encontrar un baño en donde poder hacer pipí (Se le caen las cosas, jaja, ¡qué bueno que puedo reír mientras esto pasa porque dios no quiera que tenga que ver algo que me haga pensar!). Por supuesto que tenían que incluir el momento en que Kevin Costner le pregunte a dónde se va tantas veces para que ella pueda hacer su berrinche dramático y que todos, súbitamente, reflexionen sobre lo que está pasando (Clip seleccionado para los SAG awards). Y, por supuesto, Kevin Costner tiene su momento para brillar compartiéndonos su angustia porque América la grande logre conquistar el espacio y no ganen los rusos con su potencial de bombardearnos y no defender los altos ideales de libertad sobre la luna.

En esencia: es super cursi y, aun con tres super buenas protagonistas (Janelle Monae es muy buena en esta y en “moonlight“), no puede con un guión tan básico y predecible más una dirección tan anticuada y chantajista. Me salí antes de que terminara. Esas son las ventajas de que no duela pagar el boleto.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s