Esperanza en El Salvador

El otro día leí el racional de una obra de un artista joven. Ahí decía que hay personas que tienden a explotar la imagen de El Salvador que aún sufre tras la guerra y está lleno de desesperanza. Después de tres días, aún sigo pensando en ese mensaje.

Quizá mi percepción del asunto es muy limitada por mis experiencias de vida (que tal vez sean menores que las de él). Como yo he tenido suerte y en los últimos años me he movido sobretodo en carro, la amenaza de ser asaltado es un abstracto que puedo estar sobredimensionando. Durante mucho tiempo viví cerca de los negocios del primo de un expresidente. Quizá me imaginé que su poderío demarcaba claramente los terrenos para el narcomenudeo. Ingenuamente creí que era especial al no sentir tan fuertemente lo que siente mucha gente que ya no puede salir de su casa a partir de cierta hora. Me sentía especial por no ver mensajes en las paredes de mi vecindario de “Ver, oír y callar”, el claro mensaje de las pandillas diciendo quién manda ahí.

Pero no puede ser que esté tan desconectado del mundo, ¿o sí? Ya he experimentado que me asalten. Me dolió perder el Ipod que me compré aquí en el país a un precio ridículamente alto. Pero logré mantener el humor y pensé que así estaba también cumpliendo una labor social, educar musicalmente a los asaltantes.

También sé que muchos lugares remotos del país que alguna vez visité hoy están controlados por las maras y que, aún con la compañía de gente de la zona (con quienes casi siempre logré contactar a través de conocidos mutuos), me estaría exponiendo inútilmente a un peligro. ¿Me han lavado el cerebro y me paraliza el miedo?

Límites a mi libertad como no poder caminar solo de noche, en un territorio extraño o cargando mi cámara son algo que poco a poco he naturalizado. Mejor dicho, integrado, porque aún mantengo la conciencia de que no es algo natural. No creo que esto esté bien, pero al mismo tiempo me recuerdo que las cosas podrían ser peores y soy más afortunado que muchos. ¿He estado autocastigándome judeo-cristianamente con datos falsos?

Díganme que no es por gusto que piense que muchas personas viven con solo un dólar al día y que debo sentirme bien aun cuando tengo un trabajo que está a punto de desaparecer y con el que no me alcanza para hacer muchas de las cosas que quisiera.

Creo que este es el punto de inflexión. El otro día me dijeron que dios solo manda las cosas con las que uno puede aguantar. Otro me dijo que las casualidades no existen. Así que esto debería ser la señal para mí de que, hasta hoy, he sido yo quien no ha puesto de su parte y no ha dejado que la esperanza inunde su corazón.

Si en nuestro país hay una tienda Swarovski y traen artistas internacionales casi cada semana, quiere decir que en este país hay pujanza y ambición. Quizá sí soy yo uno de esos que sobredimensiona la vulnerabilidad de las comunidades, las historias de injusticia, acoso, abuso e intolerancia. Quizá mi limitada visión de mundo no me ha permitido creer con todo mi corazón que estamos bien, que con sobrevivir basta y que, mientras sepamos que hay un mundo de lujos en este país, podemos tener esperanza. Podemos ser diputados, imagen de UNICEF y de la campaña “No te indigna” y, al mismo tiempo, rendirle homenaje a quien masacró niños. Lo podemos hacer todo. Si tenemos un corazón puro, podemos comernos al mundo. Hoy me decido a cambiar con este post. Escribo esto como el primer paso para convertirme en un nuevo yo y decirle al mundo que el artista arriba mencionado tenía razón, que El Salvador es lindo, mágico y su sonrisa, que se mantiene intacta desde que fuimos sede del concurso Miss Universo, nos sacará a flote, que debemos enfocarnos única y exclusivamente en todo el potencial que tenemos. Dejemos lo malo para otro momento y vibremos como una sola energía mágica en el cosmos, tal como querría el rubio comandante Ashtar.

Anuncios

¿Está de acuerdo o quiere mandarme a la chonguenga?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s