Saliendo del homosexualismo con Paul Monroy

Porque hoy el día no ha tenido suficientes cosas espantosas, aquí les traigo:

Primero, ¡me encanta la elección de colores de este video!
Y luego, las partes más interesantes de este educativo video de don Monroy:

1:15 Se quiere hacer ver normal por los movimientos femEnistas “o” otro tipo de movimientos en nuestros países.

1:37 “Todos nacemos hombre o mujer. No existe una persona que nazca gay”.
Así que si sos gay, no sos ni hombre ni mujer. ¡Felicidades! Saliste de lo binario.
Y solo por información científica…aunque ¿a quién le interesa cuando contamos con don Monroy y sus sabias palabras?, pero WTF: https://www.bbc.com/mundo/noticias-47226097

1:46 “Desde el momento en que uno nace se sabe el tono de voz, su timbre…”
Él fue quien se inventó la leyenda del bebé que dijo “más feo lo que les va a pasar el 13 de febrero (del 2001)”.

3:45 Sodoma y Gomorra
Se destruyó a Sodoma y Gomorra, pues no resultó el ofrecimiento de Lot de que abusaran sexualmente de sus hijas (Dios aprueba). Les tocó irse sin la madre que se hizo sal; pero, afortunadamente, las hijas luego emborracharon a su padre para tener sexo con él durante dos noches seguidas y así tener descendencia (¡GRACIAS A DIOS SE DEJÓ ATRÁS LAS PECAMINOSAS PRÁCTICAS SODOMITAS): Génesis 19:30-38

4:20 “No hay un tercer género”
¿Está diciéndome que dios se equivocó aquí?
https://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/04/160422_salud_intersexualidad_trangenero_agenero_cultura_testimonio_alec_butler_lb

5:11 Lo de odiar al padre o culpar a la madre que tomó “el rol de hombre” es LITERALMENTE una de las cosas que pretendían que hiciera el autor de “Boy erased” (ya disponible en película) a quien enviaron a terapia de conversión – SPOILER ALERT: el que daba la terapia ahora vive con su esposo hombre.

6:22 “Una señorita no es recomendable que vaya a pedirle ayuda a otra señorita por muy líder que sea”

6:34 “Hay que tratar de ponerlos en grupos heterosexuales”
¿Me está diciendo que, dentro de su iglesia, no son TOOOOODOS heterosexuales? ¿Hay de donde elegir?

6:50 “lo lógico es que la niña se desarrolle con otros niños”
¿Pero qué tal que esta niña le contagia la homosexualidad a algún niño? ¿Qué tal si ese niño aprende a tocar sus juguetes de niña? o peor ¿Qué tal que la niña empieza a jugar con soldaditos o cosas de hombres? ¡Pastor! Me confunden estas soluciones.
Pensé que me iba a mandar a que la pusiera con monjas. ¿O no porque ahí también son víctimas de abuso sexual de parte de los sacerdotes?
https://www.nytimes.com/es/2019/02/07/monjas-abuso-sexual-papa-francisco/

6:50 “A un niño pongamoslo en un grupo donde pueda tener relación con las niñas”
¡Squads!

7:41 Hay iglesias diciendo “si usted es gay, venga; si usted es lesbiana, venga”.
Tampoco entiendo por qué habrían de ser incluyentes. Jesús nos dijo que nos lleváramos con las élites.
¡y con lo fácil que es dejar que adolescentes LGBT se sientan solos e intenten suicidarse como Dios preferiría!
https://www.psyciencia.com/adolescentes-lgbt-mayor-riesgo-suicidio-segun-estudio/

8:31 “Sentir atracción por una persona del mismo sexo no es que sea normal, pero tampoco significa que usted sea homosexual”
Es exactamente lo que significa.
homosexualidad
Gral. Atracción sexual hacia personas del mismo sexo.


9:06 Hay quienes tienen una experiencia homosexual “con el objetivo de experimentar qué se siente”.
Mmmmm
Declaración sospechosa.

9:24 “Qué muchachas llegan a dormir…cuando hacen pijamadas”.
Supongo que lo recomendable es quedarse espiándolas.

9:38 Que tipo de muchachos de la iglesia se reúnen para ir a un campamento…
Wow. La iglesia suena como un lugar super peligroso. Lo mejor sería evitar esos riesgos y tentaciones.

10:01 “un muchacho puede llegar a confundir a otro que esté totalmente seguro de su sexualidad”
Suuuuuuuuuuuuuuper seguro

10:09 “Más del 75%, 80% de las estadísticas dan certado (?) y son casos de éxito cuando una persona que tiene problemas psicológicos con su sexualidad puede salir avante y seguir su sexo normal”.
A) ¿Seguir su sexo normal? ¿O sus relaciones sexuales? ¿O su sexualidad
B) En realidad no hay ninguna estadística confiable:
https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=6803:2012-therapies-change-sexual-orientation-lack-medical-justification-threaten-health&Itemid=1926&lang=es

10:43 “las personas que practican la homosexualidad padecen de soledad, inseguridad, tristeza, desorden moral conductual (tienen múltiples parejas), son inadaptados…tienen tendencias suicidas, utilizan drogas y son inestables”.
Podríamos analizar cómo esto que enumera son consecuencias de un ambiente intolerante que desprecia su forma de ser y del cual no hay alternativa de salir.


11:30 “¿Cómo podemos brindarles nuestra mano sin que, de alguna manera, en lugar de nosotros sacarlos del problema, ellos nos halen a su problema”.
Mmm… otra persona suuuuuuuuuuuuuuuuper segura de su sexualidad.

11:52 Hay que buscarle las personas adecuadas y poner “como una agenda de trabajo”.
La agenda (no) gay.

12:23 “Lo primero es cortar esa relación (de pareja) y empezar a actuar como hombre si es hombre, que no finja su tono de voz…comenzar a usar la vestimenta de hombre…si la persona es cristiana, el cambio interno lo va a hacer el espíritu santo”.
¿Entonces por qué diablos estoy perdiendo casi veinte minutos de mi tiempo oyéndole su voz de macho y viendo su viril camisa?

12:53 “Ni pretenda hacer un cambio cuando una persona está atada al pecado”
-.-

13:08 “Los cambios de afuera le van a ayudar para que lo que internamente en él está fluyendo de buscar su verdadera heterosexualidad pues le ayuden mucho más”.
¿Cuánto le tengo que rezar al espíritu santo para alcanzar esta claridad de palabra y níveles de lógica?

13:55 (El cambio de ropa) “lo tiene que hacer supervisado por un profesional”
Que le espíe mientras se viste y desviste.

14:04 “Páselo al ministerio de ancianos o al pastor de la iglesia”
El pastor Carlos Rivas es una buena opción.

14:23 “Un joven con otro joven queriéndolo ayudar puede ser que él caiga en el pecado este, en lugar de ayudarlo”.
WOW. La tercera vez que tocamos este tema del heterosexual suuuuuuuuuuuper seguro.

14:49 “ahora los homofóbicos somos los heterosexuales”.
No. Los homofóbicos son los homofóbicos. Como usted. No todos los heterosexuales.

15:05 “Tiene que quitarse de victimizarse. Si usted por todo se hace la víctima, ¡ay! es que a mí me abusaron“.
Ya saben, dejen de andar denunciando babosadas. Solo cámbiense de ropa, recen y ya.

15:44 “En la iglesia, nosotros no juzgamos a los homosexuales”
-.-
Dele replay a todo este video.

16:09 “No va a decir ay, yo quiero cambiar, pero ahí me gusta andar en tacones y lo otro es no participar en movimientos gay cristianos”

16:28 “Y agarran textos de la biblia totalmente sacados de contexto diciendo ¡No! Si dios te ama…¡claro eso es verdad! En ningún momento lo vamos a negar”
Otra vez…quiero aprender a formular mis discursos con esta maestría.

16:44 “Cualquier trauma que usted tenga de lesbianismo “o” homosexualidad puede salir adelante”

17:11 “Los medios, la música, los videos…les está instando…les está atrayendo a la señorita a que tenga una relación homosexual, un lesbianismo ¿por qué? porque les dice los hombres son malos, los hombres son violentos, no hay un hombre bueno, el liberalismo femenino, todo este montón de cultura de…ehhh…de gay o estos movimientos satánicos de género que le quieren meter a los niños desde pequeñitos cosas totalmente torcidas…”
I see what you did there.

17:57 “Y esa confianza que usted tenía antes “ah, vienen a una pijamada las amiguitas de mi hija”, ¡tenga cuidado! Porque dentro de ellas puede haber una señorita que tenga tendencias gay y pueda confundir con su sexualidad al resto que tal vez no lo tengan…ahora ya tocan temas “¿y qué será experimentar esto?”, ya alguna que tuvo un problema o un abuso y puede contaminar al resto”.
Contaminar.
Definitivamente en este video no se está juzgando a nadie. Puro amor. No tóxico. No homo.

Otra vez en El Mozote

Yo fui a El Mozote por primera vez allá por el 2008, así que ya ameritaba ir de nuevo y ver qué había cambiado desde entonces.
El principal cambio es que han construido el “monumento a la reconciliación” a un kilómetro (caminable) desde el centro del pueblo. Se nota que hubo dinero para su construcción.



Tiene figuras piadosas y representativas de El Salvador como son Gandhi, la madre Teresa de Calcuta, Juan Pablo II y Martin Luther King:



Tiene rampas de acceso que llevan a la nada:

Inclusividad a medias



Tiene huishtes que evitan el robo de estatuas:



Y tiene rótulos para que dejen en paz los aguacates de las monjas que habitan el local de enfrente:

Monjas enojadas



Ya en serio, no está feo. Pero se nota que hubo suficiente dinero como para que hubiera sido más apegado a la realidad de la zona, de nuestro país y no a lo que quisieron los cooperantes o la orden religiosa que construyó la casa de oración y retiro.

Monseñor Romero ahí sí

Quizá todo mi problema con este monumento se debe a que oí a una visitante (que iba en micro con toda su familia) decir que ese monumento sí estaba bonito. Ese sí. No el que construyeron hace años los habitantes liderados por el padre Rogelio Ponselle y gracias al financiamiento que él buscó.

Cantidad de niñas y niños asesinados por órdenes de Domingo Monterrosa, homenajeado por “Milena tu amiga” ex embajadora de UNICEF en El Salvador


Sea como sea, lo más importante es llevar a la mayor cantidad de gente posible ahí. Si ponen atención, se darán cuenta de que hay muchísimas personas que ya son adultas y no vivieron la guerra. Personas a las que nunca se les habló de todas estas personas que murieron asesinadas a manos del ejército, que se quedaron creyendo que dios las iba a cuidar por no tener nada que ver con la guerrilla y cuya masacre fue negada por las autoridades del gobierno de Ronald Reagan que financiaron esto “para acabar con la amenaza del comunismo” y para tranquilidad de señoras provida como Evangelina del Pilar de Sol.




No se vale olvidar el sufrimiento de Rufina Amaya y su prole:




Otra muestra de inclusión a medias:

el hostal


Ciudad Merliot no es para peatones

No hay nada como recorrer la ciudad a pie para verla de verdad.

Hoy anduve caminando por la calle Chiltiupán y muchas preguntas surgieron en mi cabeza.
Soy perfectamente consciente de que todas las ciudades de nuestro querido El Salvador han sido diseñadas sin tomar en cuenta al peatón y mucho menos a aquel con discapacidades. (¿Qué tan lejos puede llegar una persona en silla de ruedas si quiere irse en la acera, como le corresponde por los impuestos que paga?)
A pesar de saber eso hoy me puse a cuestionarme la vida porque así hay que hacer…por mucho que naturalicemos las cosas.
Ahí estaba hoy preguntándome a quién le corresponde reparar las destartaladas pasarelas. Obviamente son necesarias porque no tenemos semáforos para peatones en todas partes, así que alguien debería darles mantenimiento si ya están muy lisas o si ya se está cayendo el cemento de sus gradas (como la pasarela que conecta FEPADE con Las Cascadas).
Nunca he sabido a quién le corresponde cuidar las pasarelas si fueron instaladas por empresas privadas, como la que lleva a plaza merliot. ¿Queda a la libre disposición de los dueños? ¿No importa que estén sobre la vía pública, cuyo mantenimiento es responsabilidad del gobierno?



Mi otra gran pregunta es respecto a los MUPIS. ¿Cuál es el proceso para poner un MUPI en la calle? ¿Cómo se decide a dónde ponerlo? ¿Importa si bloquea la visión del carro? Si se fijan, la mayoría están puestos en las esquinas o a los lados de las paradas de buses, dificultando la visión de aquel que quiere cruzar la calle con confianza o que espera una ruta de bus no iluminada en la noche.
¿Alguien piensa en eso?
Esta sí es una pregunta retórica. La mini acera que lleva de la UCA a la esquina del casino es respuesta suficiente.

Las otras sí son preguntas genuinas que me gustaría que alguien me respondiera.
Me pregunto también por qué un diputado como David Ernesto Reyes nunca hizo de este tema una prioridad. Sí, ya sé que es porque tenía su vehículo a disposición de la hermana. Esta también era una pregunta retórica.

Ahí se los dejo.
La cortesía, pásala.

Voces nuevas

Hace unos meses fui a la Alianza Francesa, al lanzamiento del libro “Lados B: Voces nuevas vol. 1” de la editorial “Los sin pisto”. En ese momento, solo había terminado de leer la primera parte del libro “Heterocity” de Mauricio Orellana Suárez que, a pesar de sus varios errores de dedo, me parecía que tenía una premisa interesante. Ya luego la ejecución de la segunda parte habría de destruirlo todo, pero esa es otra historia.

Esa vez había un conversatorio con los autores. Solo había tres mujeres en la mesa de los ponentes.

Esa era la verdadera secuela de Heterocity.

Lo que me pareció más interesante es que ellas tenían una actitud casi de excusa ante el atrevimiento de escribir. Me pareció interesante por el contraste enorme con las posiciones de algunos de los escritores hombres, especialmente las de Luis Contreras y Pedro Romero Irula, los compiladores, que -por cierto- incluyen dos cuentos de cada uno en el libro. Ellos tenían la actitud del hombre que siente que el mundo no ha reconocido sus talentos porque el mundo está lleno de gente pendeja. Creo que todos hemos pasado por esa etapa. Todo el mundo tiene derecho a hacerlo…supongo. Pero yo no estaba preparado para calármelo también en sus escritos. Creo que los mayores en la editorial, incluyendo Orellana Suárez podrían haber hecho algún comentario al respecto. Ya bien lo decía Hitler:

“…En general el hombre, excepción hecha de casos singulares de talento, no debe actuar en política antes de los treinta años, porque hasta esa edad se está formando en su mentalidad una plataforma desde la cual podrá él analizar los diversos problemas políticos y definir su posición frente a ellos (…) de otro modo corre el peligro de tener que cambiar un día de opinión en cuestiones fundamentales o de quedar -en contra de su propia convicción- estratificado en un criterio ya relegado por la razón y el entendimiento”


Sí, acabo de citar a Hitler.

Créanme que empecé el libro con muy buenas intenciones. No dejé que las quejas que oí esa noche de cómo los escritores son lo más descuidado del arte en El Salvador me influyera. Me hice el del ojo pacho al leer en la presentación (escrita por Contreras y Romero) que esto de publicar desconocidos (a ellos, entre tantos) era “de lo más audaz que hemos visto en los últimos años”.

No me costó ponerme de buenas con el cuento “S/T” de Michelle Recinos. “Por donde caminan los ciegos” de Jorge Mercado es raro, pero interesante y bien escrito. Todo tranquilo hasta entonces.

En el conversatorio ya mencionado, alguien dijo que en El Salvador no se apoya a los nuevos escritores y que lo único con lo que se cuenta es con los juegos florales donde se sigue premiando a gente que escribe como todo lo ya visto durante el boom latinoamericano. Que no dejan que fluya lo creativo y novedoso, en pocas palabras.

Eso resonó en mí cuando leí “Buenas personas” de Luis Contreras. Porque me hizo recordar a hombres que he conocido y disfrutan de ser percibidos como “oscuros” o “profundos/atormentados/interesantes” y que han visto mucho cine nórdico. Eso del protagonista con pensamientos homicidas, misógino e hipersexualizado no es nuevo. Está bien escribir sobre él. Está bien, pero que quede claro que este cuento no está mostrando nada novedoso a los que leemos más cosas que el boom latinoamericano.

Con todo y eso, no sufrí el cuento, pero sí me dejó mejor sabor de boca “El Alameda” de Melisa Conde, uno de los más cortitos, pero -quizá por eso- más claro y conciso.

Luego apareció “Venida del espacio” de Pedro Romero Irula.

En el conversatorio, como ya dije, hablaron de lo ineptos que son los jurados de los juegos florales que no reconocen a talentosos y visionarios.

¿Ya se hartaron de que yo lo mencione? Pues ahí lo hicieron porque estas aclaraciones vienen incluidas como pie de página en los cuentos de Romero y de Carlos González Portillo.

En esa página están pasando demasiadas cosas

Creo que entiendo la intención de irreverencia, de “asumir” la derrota como un distintivo honorífico. Pero no se lee así. Y de nuevo creo que los mayores podían haberles dicho que, en realidad, se percibe como aclaración de bicho dolido que siente que no reconocen su genialidad y quiere dejar en evidencia lo que considera un criterio ajeno estúpido.


Este fue el primer cuento que sentí como tarea. Demasiadas cosas pasaban. Me fue cansino, no atrapante.

Luego viene “Inquilino” de Balmore Azúcar que nos cuenta de un hombre que mata a una mujer. Inmediatamente después viene “Morir en llamas” de Jorge Mercado.

Misoginia en papel

¡Dios mío!

Cuando necesiten darle estructura tangible a la misoginia, ocupen ese cuento. Ahí nos narran, entre otras cosas, cómo violan el cadáver (etéreo, por supuesto) de una mujer. Alguien me dijo que él escribió este cuento en la universidad cuando, supuestamente, estaba enamorado de una chera que era igual a la ahí descrita. No me imagino el espanto de esta pobre muchacha al leer estas cosas.

Le doy crédito a Mercado por provocar algo en mí como lector. Me hizo ponerme a discutir sobre su obra con mi compañera de trabajo. Ella me dijo que no leería nunca algo así. Yo me preguntaba si, al final, era moralismo o censura de nuestra parte. Pero no. Honestamente sentí náuseas al terminar de leerlo. La violencia es gratuita y extremadamente gráfica. Lo critico por lo mismo que critican a “Game of thrones“, porque más parece el ejercicio voyeurista de alguien con problemas que encuentra placer en la vejación de una mujer que considera que debería tener y no tiene.

Para darnos un respiro…¡Otra voz masculina! La de Benjamín Silva, con “Anahualia”.

Aquí no hay violencia hacia las mujeres, solo abuso sexual de menores. ¡En fin! Yo me referiré solo a los problemas de plausibilidad del cuento. No por sus toques sobrenaturales ni porque tenga una invocación parecida a la de “Beetlejuice”, sino porque no logra que nada de lo narrado sea verosímil dentro de su ficción.

Por ejemplo. Nos cuenta de unos viejos que no salen de su casa (“la anciana era huraña, y no permitía a nadie entrar a la casa”), pero el protagonista decide -sin realmente ninguna razón de peso- ir a conocerlos. Es su primera vez y ¡adivinen! “Le pedimos a la señora que nos dejase pasar a su hogar, pero se negó, como nos lo temíamos. Tras unos 20 minutos de insistencia…la anciana por fin nos hizo pasar“. ¡Tiempus Ex Machina! Supongo que, en el pasado, nadie se lo pidió bonito o durante esos larguísimos e inimaginables veinte minutos.

Creo que este fue el primer cuento (pero no el último) con frases que me hicieron girar los ojos: “me es preciso contarla tal cual su boca la plantó en mi cerebro, con las mismas inauditas palabras...”

Siendo objetivos, quizá mi bondad y buena disposición simplemente ya se habían acabado.

Después venía “Para escribir como Hemigway” de Michelle Recinos.

Creo que uno como hombre puede aprender muchísimo al quedarse callado y simplemente escuchar cómo una mujer aborda el tema de violencia sexual. Recinos lo hace sin colochos, sin pretenciones, con capacidad para plasmar la posición ventajosa del agresor y con una crítica inteligente a la pose del escritor intenso que fuma sin parar (que me recordó al personaje de “Buenas personas”) y a la escena de poetas adulándose entre sí. Realmente me gustó.

Y luego viene otro cuento sobrenatural, “Cómo dejé de fumar”, de nuevo de Romero Irula.

Ojalá viniera con prólogo y una precuela porque ¿quién necesita llegar al mero cuento?

Gente fumando.

Astrid Ruiz sigue con un cuento de dos páginas. “Burbujas”. No necesita más. Dice lo que tiene que decir y lo dice bien. ¿Por qué no hay más cuentos de ellas aquí?

Otra lucha ardua fue terminar de leer “Panopticon” de Andreas Portillo. Tres protagonistas insufribles, más cosas sobrenaturales y frases como “está sobre una fosa océanica que acaba de emerger en el hemisferio sur” o “la masa del cuerpo es gelatinosa, como si alguien hubiera juntado un montón de vísceras y restos de animales para formar un cuerpo ovalado y las hubiese animado, y como si a ello le hubieran pegado seis pares de patas peludas para el desplazamiento en sí”. ¿Por qué no hay un premio para las frases rebuscadas y descripciones interminables?

Menos mal regresa Luis Contreras con “Jardines”. El protagonista empieza… ¡fumando! y luego tiene esta linda, nada tóxica ni cansina conversación con su pareja:

-¿Por qué fumás? – me pregunta

¿Por qué fumás vos?

-Yo pregunté primero – contesta enojada.

-Para soportarte

Ojalá sepa que es broma.

¿Por qué fumás? – vuele (SIC) a preguntar.

Pero no todo es violencia psicológica, también hay dulzura:

“Me da un beso simple antes de ir a la cocina, de esos besos que se parecen al pan dulce espolvoreado de azúcar fina”.


A Ricardo Arjona le gusta esto

Y finalmente terminé de torturarme con “Donde crecen las Rosas Salvajes” de González Portillo, que -por si quieren saberlo- “perdió los juegos florales en la rama de cuento, en 2016“. No encuentro nada realmente trascendental que comentar de este aparte de otras frases y diálogos que me hicieron ver mi cerebro:

Sudaba de vergüenza. Deseaba que la Tierra lo engullera como la serpiente engulle un ratón”.

Yo soy aficionado de las novelas policiacas, dijo el chico, me las daba mi abuelo; empecé a los 6 años, a finales de la guerra civil…creo haber leído ciencia ficción para entonces. Dijo Sara. a mí siempre me gustó la ciencia ficción, mi madre me daba a leer libros como…

y cada uno empieza a enumerarse lo que ha leído y a ser las personas más pedantes del mundo.

Fin.

Así terminé de leer “Heterocity 3: la venganza del macho alfa”.

Mi comentario final es que espero que, si ellos siguen escribiendo, dejen que sea su trabajo lo que hable y que sea la persona lectora (o la historia) quien juzgue el material. Seguro habrá alguien que no sufra este libro tanto como lo terminé sufriendo yo.

Y sí voy a buscar más escritos de ellas.