La nueva solidaridad (2016)

En el 2016, Roberto Lovato publicó el artículo “Mapeando la nueva solidaridad” y hay varias cosas que me llaman la atención; especialmente después de haber leído este artículo que habla de cómo la comunidad latina en Estados Unidos ha vivido el ataque al capitolio por los seguidores de Trump: Un salvadoreño hace la conexión con la entrada de Bukele junto al ejército a la Asamblea Legislativa el 9 de febrero del 2020 (con ayuda de Guillermo Gallegos). Un venezolano hace la reflexión del impacto del populismo de derecha de Trump y lo compara con el populismo del que él escapó. Por supuesto que el artículo termina con la misma retórica de lo maravillosa que es la democracia estadounidense y que hay que defenderla, blablabla… el mismo discurso al que tienen que someterse ahí. Ya sabemos que todas las minorías tienen que cumplir cuarenta mil requisitos y ser casi perfectos para que se les consideren sus Derechos Humanos mínimos.

Pero hoy quería enfocarme en estas frases tan certeras de hace casi 5 años que nos invitan a unirnos desde abajo y no creer que la narrativa dominante es la verdad absoluta:

Según (Adelina) Nicholls, “La solidaridad comienza y termina con las necesidades de la gente, con sus familias aquí y en México Ya no lidiamos con los movimientos sociales tradicionales liderados por organizaciones políticas, sino con gente que entra en la política formando clubes que recaudan dinero para enviar a sus lugares de origen, para carreteras en Guerrero, para una clínica en Zacatecas, o para ayudar a que la gente lidie con el tema de las drogas en Michoacán. En ausencia de asistencia gubernamental, la gente no tiene otra elección que emprender estas iniciativas de pueblo a pueblo. Este es el futuro de la solidaridad ”.

LLAMANDO A EVANGELINA!!!

Las palabras y el trabajo de Adelina Nicholls reflejan lo que se convertirá en el modelo de solidaridad imperante en la era del cambio climático, la migración masiva, y la demografía racial, étnica y electoral que cambia rápidamente; una era de organización mediada por la tecnología y la destrucción del estado de bienestar; una era testigo del rápido declive de la hegemonía estadounidense en América Latina, el surgimiento de nuevos actores no estatales y el surgimiento de nuevas formas de solidaridad, incluida la de la Derecha latinoamericana en los EE. UU.


Para Leroux, quien, junto con el filósofo Charles Fourier y el economista Henri Saint-Simon fue uno de los primeros que abogó por el “socialismo”, la solidaridad podría reemplazar los conceptos cristianos de caridad; la solidaridad, según Leroux, era una alternativa más colectivizada al individualismo y la falta de igualdad que, en su opinión, era inherente a la caridad cristiana. Y lo que es más, el socialismo, creía Leroux, podría lograrse primero resaltando y luego expandiendo las ondas de solidaridad que ya estaban presentes en la sociedad misma.


El ascenso de (John) Kerry de veterano de Vietnam y activista de la solidaridad a Secretario de Estado de los EE. UU. muestra cómo los actuales y futuros oponentes de la solidaridad latinoamericana de izquierda tendrán ellos mismos experiencia de cómo los movimientos solidarios funcionan.


En 2014, el secretario de Estado Kerry denunció un período de disturbios antigubernamentales en Venezuela que dejó un total de 43 muertos – el mismo número de desaparecidos que en Ayotzinapa – como una “campaña de terror” apoyada por el gobierno. Aunque muchos de los decapitados, baleados y asesinados durante las revueltas de 2014 fueron chavistas (un punto que pasó por alto la mayoría de los medios de comunicación estadounidenses), Grupos conservadores venezolanos en Miami y Nueva York cosecharon tanta, si no más, atención que aquellos que denuncian la violencia apoyada por el Gobierno México. Esto a pesar de la existencia de abundantes, pero en gran medida pasados ​​por alto, reportes de Derechos humanos que muestran que las fuerzas de seguridad de México son responsables de asesinatos, desapariciones y torturas en una escala que supera con creces la de cualquier otro gobierno en la región.



La lucha política en torno a Venezuela (y la ausencia de tal lucha en torno a la política de EE.UU. con México) es solo una ilustración de cómo los solidarios de hoy se enfrentan a un campo de juego cada vez más sesgado hacia la derecha, incluso cuando el ascenso del electorado latino en los Estados Unidos parece haber ayudado al Partido Demócrata a consolidarse en la presidencia en el futuro cercano. El caso de Venezuela también demuestra cómo el trabajo de solidaridad en la región ahora debe lidiar con el hecho de que las posiciones de las principales redes de medios y el gobierno de EE. UU. tienden a alinearse con las de los grupos de incidencia de la derecha latinoamericana, muchos de los cuales también han optado por organizarse en los Estados Unidos

Debido a su estatus legal, las personas centroamericanas tuvieron que ejercer el poder y organizarse por debajo del radar, dando la falsa impresión de que solo los anglos concibieron y lideraron los movimientos de solidaridad con El Salvador o Guatemala. De hecho, el liderazgo y las directivas principales (no solo el “liderazgo moral” que se menciona a menudo en los libros sobre el Movimiento Santuario) vino de las mismas personas salvadoreñas y guatemaltecas, como quienes fundaron los grupos de apoyo del Bloque Popular Revolucionario en San Francisco a mediados de la década de 1970. Hoy, el liderazgo de los movimientos centroamericanos, de inmigración y otros viene más claramente de abajo, en formas que reflejan nuevas oportunidades de cooperación regional en torno a un tema solidario como la inmigración.


La decisión de la administración Obama a principios de enero de 2016 de organizar redadas y deportaciones dirigidas a mujeres y niños centroamericanos huyendo de la violencia en sus países de origen solo ha profundizado un sentido de causa común entre centroamericanos y otros grupos latinos, así como entre centroamericanos y sus países de origen. En muchos sentidos, este es una inversión del modelo de solidaridad de fondos-del-Norte-rico-y-defiende-al-pobre-Sur de una época anterior. Más de 60 grupos liderados por latinos han realizado acciones conjuntas en Los Ángeles, San Francisco y otras importantes ciudades de Estados Unidos, denunciando las órdenes de deportación de la Administración Obama. Y eso es sólo el comienzo.


Después de tanta devastación y tantas promesas rotas, la desilusión corre profundamente dentro de las comunidades latinas: los votantes latinos recuerdan que Obama prometió eliminar los programas de deportación que terminó expandiendo por todo el país. Y aquí radica el potencial para una política de solidaridad que trasciende la esfera electoral dentro de las fronteras de los Estados Unidos.


“Creo que es una cobardía perseguir a personas vulnerables que vinieron aquí huyendo del tipo de violencia extrema que nunca hemos visto aquí en los Estados Unidos”, argumenta (Esther) Portillo. “¡Estamos hablando de niños, niños encarcelados porque dejaron una situación escandalosamente peligrosa que nuestra guerra y nuestras políticas económicas ayudaron a crear!”

Reforzando aún más las conexiones realizadas por Portillo y otros centroamericanos están las revelaciones hechas en julio de 2015 de que, durante el golpe de Estado de 2009 en Honduras, la entonces secretaria de Estado (Hillary) Clinton aprobó planes para mantener al depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya fuera de su puesto. Incluso envió al amigo de ella y de su esposo, el abogado cabildero Lanny Davis, para ser intermediario con el régimen golpista de Roberto Micheletti. Esto le permitió a Clinton dar una negación creíble respecto a un golpe sobre el que la administración Obama había permanecido callada.


“Esos informes de la participación de Clinton en el Golpe de Honduras traen malos recuerdos a las personas centroamericanas sobre la década de 1980 y cómo la administración Reagan rechazó a personas refugiadas que huían de las guerras”, dijo Suyapa Portillo Villeda, profesora asistente de estudios trasnacionales Chican@ -Latin@s en Pitzer College. “Cuando consideras que esas guerras, patrocinadas por la administración Reagan, mataron a 80.000 en El Salvador y más de 200.000 en Guatemala y que la mayoría de nosotros estamos aquí por esas guerras”, dijo Portillo.

“Los políticos que quieren nuestro voto pronto se darán cuenta que votamos por nuestras familias aquí en los Estados Unidos y en casa”, sostiene Nicholls. “No nos hemos olvidado de los inmigrantes y no nos olvidaremos de México”.

La “ética marica” de Paco Vidarte

Yo creo que ser marica o bollera en estos momentos ha dejado de ser una opción ética autónoma y que la opción sexual ha pasado a un segundo plano puesto que ya no contiene potencial emancipador alguno, obedeciendo las más de las veces a espurios intereses de clase, de privilegios consolidados, de estatus económico, de raza o procedencia, de nacionalidad. Una Ética Marica debería recuperar la solidaridad entre sí de los oprimidos, discriminados y perseguidos, evitando ponerse al servicio de éticas neoliberales criptorreligiosas heredadas en las que nos hemos criado y en la que se han forjado nuestros intereses de clase; y recuperar la solidaridad con otros que han sido y son igualmente oprimidos, discriminados y perseguidos por razones distintas de su opción sexual.

No cabe una Ética Marica sin memoria, memoria larga que podemos extender años, lustros, siglos y que nos devolverá tal vez cierto espíritu solidario y disolverá el repugnante autoconcepto que tenemos ahora de nosotras mismas como sujetos consumidores libres y autosatisfechos copartícipes de la economía capitalista de democracia de mercado; y memoria corta, incluso percepción inmediata de la realidad, sin hacer mucha memoria, de cuántas maricas y bolleras han quedado excluidas de la posibilidad de enunciarse como sujetos libres que gozan plenamente de los derechos y ventajas que la sociedad sólo reserva para unos cuantos. Hay una responsabilidad inalienable por todos aquellos a los que la lucha por nuestros derechos ha excluido, silenciado, pisoteado y mantenido al margen de cualquier mesa de negociación; responsabilidad por las prioridades que ha habido en la lucha, primero gays y lesbianas, luego transexuales… nunca los presos, los enfermos de SIDA, los chaperos, las maricas sin techo, las bolleras latinoamericanas, las maricas emigrantes asiáticas, africanas; responsabilidad porque todo lo que se ha conseguido ha dejado sin discurso, sin recursos, sin capacidad de convicción, sin credibilidad a los colectivos e interlocutores que parecen haber sacrificado cualquier reivindicación, todavía pendiente y más urgente que las obtenidas, a cambio de no constituirse en un sector molesto para el sistema y los partidos políticos, ridiculizando, despreciando, minusvalorando desde nuestras propias instituciones supuestamente representativas cualquier reivindicación social verdaderamente relevante, desestabilizadora, ingrata para los gobernantes y parca en resultados electorales.


Si le choca el término “marica”, aquí le dejo esto:

Además de ser una forma ingeniosa de desmontar al interlocutor, la reapropiación del insulto es un acto de reivindicación política. Cuando nos reapropiamos de un insulto, lo que estamos haciendo es abrazar con alegría aquello con lo que los otros aspiraban a estigmatizarnos, dejando claro que no sentimos ninguna vergüenza ni deshonra por aquello que intentan afearnos. Al hacer bandera de la ofensa, no solo se desactiva el insulto y se desmonta el ataque, sino que además se le da la vuelta a la tortilla poniendo en evidencia a quien intentaba herir.

Los insultos funcionan como el dinero o como el prestigio: solo tienen valor mientras el grupo se lo otorgue, así que si el propio colectivo insultado pasa a autodenominarse con el término con el que se le intenta ofender, el insulto deja de funcionar.



Y si se quedó picado con las palabras de Paco Vidarte (1970-2008), aquí le dejo este otro enlace.
Yo termino este (cuasi) post con esta joya:

Una Ética Marica quiere justamente luchar contra el sálvese quien pueda: se trata de que se salve quien quiera y no sólo quien pueda. Porque los que pueden son los de siempre. Lo mismo que no es marica quien quiere, sino quien puede. El problema es que los que ya se han salvado, los que ya nos hemos salvado, los que hemos podido, los que siempre hemos podido, ya no nos preocupamos por los que aún no lo han hecho. Una vez instalada y a buen recaudo, la marica se olvida de sus compañeros de celda, de prisión, de exilio, de fuga, no conoce a nadie, se olvida de amistades inconvenientes en su nueva situación, de un pasado en el que se vio obligada a juntarse con indeseables, impotentes, incapaces de liberarse a sí mismos como ellas y comienza a preocuparse y ocuparse únicamente de su propio coño, de su culito de marica privilegiada que sólo quiere tener amistades convenientes e influyentes. Me da la sensación de que muy pocas maricas y bolleras superarían el Test de la Única Pregunta: «¿Cuándo fue la última vez que no pensaste únicamente en el bienestar de tu coño, en la satisfacción privada de tu puto culo?».

Paco Vidarte

La activa labor de la fundación Heritage contra la población LGBT+

Mi aprendizaje del día es que el tanque de pensamiento “Heritage Foundation” no simplemente es de ultraderecha y conservador, sino que activamente ha buscado dañar a la población LGBT+.
¿Por qué el presidente de “nuevas e invencibles” ideas decidiría dar su primer discurso ahí? Bueno, como descubrimos en su plática con el igualmente egocéntrico René Pérez, de calle 13, sus ideas realmente son las mismas de siempre.
#LaMismaMicaConDistintaCola

Al actual gobierno ha funcionado ponerle un empaque novedoso (con el pantone adecuado) a las mismas políticas excluyentes que siempre han atraído a las personas conservadoras a las que históricamente ha apelado la derecha y, específicamente, su partido de lanza, GANA (nacido de ARENA con maniobras de Herbert Saca), cada vez que propugnan “defender la vida” y, al mismo tiempo, piden pena de muerte para pandilleros.


Tal como le dijo Jesucristo a Toby jr.


Espero que la blasfemia contra Jesús y contra el líder supremo Bukele no le haya hecho correr inmediatamente a leer La Página o La Brittany #LaMismaMica. Lo más controversial ya pasó, ahora me dedicaré a reproducir esta publicación de 2019 que enumera los ataques de la Fundación Heritage a la comunidad LGBT+. Todos sabemos que esa es una realidad más digerible y aceptable que causa menos controversia.

Aquí vamos:


El 16 de enero, el fiscal general interino Matthew Whitaker pronunció un discurso en la Fundación Heritage, que se promocionó como un apoyo al derecho a utilizar las llamadas “exenciones religiosas” como una forma de discriminar a otros estadounidenses, incluidas las personas LGBTQ. En sus comentarios, Whitaker defendió a la extremadamente hostil Alliance Defending Freedom diciendo que la organización no debería ser designada como un grupo de odio por respaldar causas anti-LGBTQ.

Whitaker

…Él es el duodécimo —¡duodécimo! – funcionario de gabinete o alto nivel de la Administración Trump en dirigirse a esta organización anti-LGBTQ en los únicos dos años que esta administración anti-LGBTQ ha estado en la Casa Blanca. La lista es la siguiente:

  • Diciembre de 2016: Vicepresidente Mike Pence
  • Septiembre de 2017: Secretario del Interior Ryan Zinke
  • Octubre de 2017: presidente Donald Trump
  • Octubre de 2017: Fiscal General Jeff Sessions
  • Enero de 2018: Secretario de Estado adjunto para Asuntos Europeos y Euroasiáticos A. Wess Mitchell
  • Septiembre de 2018: Diputado AG Rod Rosenstein
  • Octubre 2018: Sessions nuevamente
  • Abril de 2018: Secretario del Ejército Mark Esper
  • Mayo de 2018: Secretario de Estado Mike Pompeo
  • Julio de 2018: Embajadora de la ONU Nikki Haley
  • Julio de 2018: Secretario del HHS, Alex Azar
  • Diciembre de 2018: asesor de seguridad nacional John Bolton
  • Enero de 2019: Fiscal General interino Matt Whitaker


Eso es mucho alcance en menos de dos años.

“We’re hoping that this meeting will only strengthen our relationship even more, and I think it will because, you know, President Trump is very nice and cool, and I’m nice and cool, too. We both use Twitter a lot, so, you know, we’ll get along.”

Pero las conexiones de Heritage no terminan con estos discursos. La Administración Trump se ha llenado de personal de alto nivel que alguna vez ocupó cargos en Heritage. Algunos de estos incluyen:

  • La Secretaria de Transporte de EE. UU. Elaine Chao es una ex becaria distinguida en Heritage,
  • El secretario del ejército, Mark Esper, solía ser el jefe de personal de Heritage,
  • El Director de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Roger Severino fue Director del Centro de Heritage para la Religión y la Sociedad Civil,
  • El abogado general de Seguridad Nacional, John Mitnick, fue el ex vicepresidente senior de Heritage y
  • Hans von Spakovsky de Heritage fue nombrado miembro de la comisión electoral del presidente Trump.


Ed Feulner, el fundador y presidente de la organización admitió que “desde la toma de posesión de Trump, la influencia de Heritage solo ha crecido”, y agregó que “[la] administración parece estar con nosotros en muchas prioridades (…) A fines de 2017, Heritage evaluó su trabajo y dijo: “[un] año después de asumir el cargo, el presidente Donald Trump y su administración han adoptado casi dos tercios de las recomendaciones de política del ‘Mandato para el liderazgo’ de la Fundación Heritage“.

La conexión entre la Fundación y la Casa Blanca ha sido bien documentada. Pero lo que ha faltado en la cobertura es la intensa oposición al activismo anti-LGBTQ de la Fundación Heritage. La verdad es que hay muy poca luz entre Heritage y cualquiera de las otras organizaciones anti-LGBTQ que luchan contra nuestros derechos.

Puede remontarse a principios de los noventa, cuando Heritage era uno de los más agresivos contra las personas gais que prestaban servicio en el ejército. Heritage no estaba contenta ni siquiera con la discriminatoria negociación de “No preguntes, no digas nada(Don’t ask, don’t tell) porque querían una prohibición total:

“El Congreso debería resolver este problema aprobando una ley que afirme que la homosexualidad es incompatible con el servicio militar y otorgando a los comandantes militares la autoridad para examinar y despedir a los homosexuales bajo cualquier circunstancia”.

“El juicio y la experiencia militares profesionales indican que mezclar homosexuales reconocidos con heterosexuales degrada la cohesión y la efectividad del combate. No son las cualidades individuales del homosexual, sino la homosexualidad misma, lo que es incompatible con el servicio militar ”


A principios de la década de 2000, Heritage defendió a la organización Boy Scouts de America por discriminar a la “quejumbrosa” comunidad LGBTQ:

“En opinión de los Boy Scouts, la homosexualidad está mal. Aquellos que no están de acuerdo son libres de quejarse y quejarse todo lo que quieran, e incluso formar su propia organización alternativa, pero no les da derecho a intentar utilizar al gobierno para obligar a una organización privada a modificar su código de ética”.


…En 2013, cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos escuchaba un caso crucial de matrimonio igualitario, Heritage argumentó que el matrimonio igualitario es en realidad una mentira:

“El matrimonio entre personas del mismo sexo nunca será ampliamente aceptado en Estados Unidos por una sencilla razón: se basa en una mentira”.

Ese mismo año, Heritage continuó afirmando que el matrimonio igualitario haría que las personas fueran menos monógamas:

“Redefinir el matrimonio abandonaría la norma de la complementariedad sexual hombre-mujer como característica esencial del matrimonio. Hacer eso opcional también haría que otras características esenciales, como la monogamia, la exclusividad y la permanencia, fueran opcionales … ”


Me hace recordar a cierta señora innombrable.

…Van mucho más allá del matrimonio igualitario. En 2015, el más dedicado miembro del personal anti-LGBTQ de Heritage, Ryan Anderson, expresó su indignación por la prohibición en Nueva Jersey de las prácticas de la llamada “terapia de conversión“:

“El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, firmó un proyecto de ley que prohíbe la terapia para los residentes estatales menores de 18 años que luchan con la atracción no deseada por personas del mismo sexo. Con un movimiento rápido de su pluma, Christie usurpó la autoridad de los padres al decidir el cuidado que sus hijos deberían recibir. Sorprendentemente, una terapia específicamente permitida es la asistencia para menores en la “transición” de hombre a mujer o de mujer a hombre “.


… El otoño pasado, Heritage condenó a Hollywood por:

“Presentar solo un lado del debate sobre la consejería para aquellos que experimentan atracción no deseada hacia el mismo sexo, y busca silenciar a aquellos que pueden ofrecer ayuda a los que luchan”.

La nueva guerra de la Fundación Heritage: dañar a los estadounidenses transgénero

Desde que perdió su guerra contra el matrimonio igualitario, Heritage ha centrado su atención en atacar a las personas transgénero, generando algunos de los comentarios más obsesivos y crueles que existen. He aquí una muestra:

“Muchos psicólogos y psiquiatras piensan que la disforia de género es similar a otras disforias, o formas de malestar con el cuerpo, como la anorexia. Los sentimientos de incomodidad pueden llevar a creencias erróneas sobre uno mismo o sobre la realidad, y luego a acciones acordes con esas creencias falsas. Las terapias más útiles no se enfocan en lograr lo imposible (cambiar los cuerpos para adaptarse a los pensamientos y sentimientos) sino en ayudar a las personas a aceptar la verdad sobre sus cuerpos y la realidad … A pesar de los mejores esfuerzos de los activistas por presentar un frente unificado, Harry no puede convertirse en Sally. La desesperada insistencia de los activistas en lo contrario sugiere que el momento transgénero es fugaz “.

“Normalmente, no se anima a un niño a persistir en una creencia que no concuerda con la realidad. Una forma tradicional de tratamiento para la disforia de género “funcionaría con y no en contra de los hechos de la ciencia y los ritmos predecibles del desarrollo psico-sexual de los niños”. Un curso de tratamiento prudente y natural permitiría a los niños “reconciliar su identidad de género subjetiva con su sexo biológico objetivo”, evitando intervenciones dañinas o irreversibles. Las terapias más útiles no intentan rehacer el cuerpo para que se adapte a los pensamientos y sentimientos, lo cual es imposible, sino más bien ayudar a las personas a encontrar formas saludables de manejar esta tensión y avanzar hacia la aceptación de la realidad de su ser corporal. Este enfoque terapéutico se basa en una sólida comprensión de la salud física y mental, y de la medicina como práctica destinada a restaurar el funcionamiento saludable, no simplemente a satisfacer los deseos de los pacientes “.

“Sería imprudente e inmoral permitir que las personas transgénero se alistaran en las fuerzas armadas antes de que tengamos la seguridad basada en hechos de que tienen la capacidad de recuperación mental necesaria para sobrevivir al crisol del combate y los despliegues”

En 2017, Heritage organiza un panel sobre “disforia de género en niños”, que una vez más contó con un panelista del marginal, desacreditado y extremadamente anti-LGBTQ American College of Pediatricians: EVENTO


Heritage ni siquiera quiere que las empresas estadounidenses apoyen a la comunidad LGBTQ. En junio pasado, Heritage “honró” el Mes del Orgullo al atacar a las principales empresas estadounidenses por respaldar simple justicia:

“En nombre de promover la” tolerancia “para algunos clientes, estas corporaciones erosionan las libertades de otros”.


Lo anterior es solo una muestra del compromiso anti-LGBTQ de Heritage, y de ninguna manera debe considerarse como un trabajo completo. Heritage ha luchado contra leyes como la Ley de crímenes de odio de Matthew Shepard y James Byrd y la Ley de no discriminación en el empleo (ENDA). Criticaron a la Administración Obama por casi cualquier cosa que hiciera para promover la aceptación LGBTQ. También han pasado un tiempo considerable durante los últimos cinco años argumentando que los empleadores y dueños de negocios religiosos deberían tener derecho a utilizar las llamadas “exenciones religiosas” como una forma de discriminar a los trabajadores y clientes LGBTQ, que era el enfoque del discurso de Whitaker. Si Heritage tuviera éxito en cada uno de sus objetivos, es justo decir que la aceptación LGBTQ tal como la conocemos desaparecería por completo.

No hay discusión sobre la posición de esta organización. Puede intercambiar la Asociación de la Familia Americana (AFA), el Consejo de Investigación de la Familia (FRC), la Alianza Defendiendo la Libertad (ADF) o cualquier otro grupo anti-LGBTQ, y su agenda sería exactamente la misma. Sin embargo, solo hay una organización que tiene este nivel de acceso y persuasión dentro de la Casa Blanca de Trump. Esa es la Fundación Heritage. Si esta organización va a ser un funcionario en la sombra dentro de esta Casa Blanca, entonces es hora de que los medios de comunicación describan con precisión cuán extrema realmente es.



Para leer el artículo completo (EN INGLES), haga clic aquí.

Programa – XXXI aniversario de los #MártiresUCA

En el mismo año en que El Salvador ha visto resurgir el militarismo, la condena de Montano, las mentiras de Bukele que se resiste a abrir los archivos militares de El Mozote y los ataques a la UCA por criticar a su gobierno, no cabe duda cuál era su intención al decir que ya habímos pasado la página de la postguerra con su elección. Si dejamos de ver el pasado, es más fácil ignorar las señales de alerta, deslumbrados por la inteligencia/sagacidad/presencia de nuestro actual presidente:

Inteligencia
Sagacidad
Presencia y garbo


Ahora que ya saqué eso de mi organismo, puedo pasar a lo importante (para aquellas personas interesadas en algo más que lo que Ernesto Sanabria les ponga enfrente vía Facebook o Brittany), el programa de actividades para conmemorar el asesinato de los sacerdotes jesuitas de la UCA y de Elba y Celina Ramos, quienes se encontraban ahí ese 16 de noviembre buscando sentirse más seguras que en su propio hogar. El Salvador, siempre El Salvador.